Linkages home
Boletín de la Cumbre Mundial sobre Seguridad Alimentaria
· · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · ·
Informe diario de la Cumbre Mundial sobre Seguridad Alimentaria
Formato PDF
Versión en francés
Versión en inglés
Japanese version
Volver a IISD coverge
Volumen 150 Número 7 - miércoles, 18 de noviembre de 2009
SÍNTESIS DE LA TERCERA CUMBRE MUNDIAL SOBRE SEGURIDAD ALIMENTARIA
16 AL 18 DE NOVIEMBRE DE 2009

La tercera Cumbre Mundial sobre Seguridad Alimentaria se realizó del 16 al 18 de noviembre de 2009 en la sede de la Organización de las NU para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en Roma, Italia. En esta Cumbre se reunieron más de 4.700 delegados de 180 países, incluyendo 61 Jefes de Estado y gobiernos, y representantes de gobiernos, agencias de las NU, organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales (ONG), el sector privado y los medios. Los delegados se reunieron a lo largo de la Cumbre tanto en el Segmento de Alto Nivel como en una serie de mesas redondas, que trataron los siguientes temas: reducción al mínimo de las repercusiones negativas de las crisis alimentarias, económicas y financieras en la seguridad alimentaria mundial; aplicación de la reforma de la gobernanza mundial de la seguridad alimentaria; adaptación al cambio climático y mitigación del mismo: desafíos para la agricultura y la seguridad alimentaria; medidas para mejorar la seguridad alimentaria mundial: consideraciones relativas al desarrollo rural, los pequeños agricultores y el comercio.

Tras el 136o período de sesiones del Consejo de la FAO, realizado del 15 al 19 de junio en Roma, Italia, se estableció un Grupo de Trabajo de composición abierta para decidir sobre los arreglos necesarios para la Cumbre. El Grupo de Trabajo de composición abierta, también negoció el texto de la Declaración de la Cumbre Mundial sobre Seguridad Alimentaria, el cual los delegados de la Cumbre adoptaron por unanimidad el día de la apertura de la Cumbre.

Entre los resultados de la Cumbre se incluye un informe de la tercera Cumbre Mundial sobre Seguridad Alimentaria y una Declaración de la Cumbre Mundial sobre la Seguridad Alimentaria. La Declaración define los objetivos estratégicos, compromisos y acciones, y establece los Cinco Principios de Roma para una Seguridad Alimentaria Global Sostenible.

BREVE HISTORIA

Cumbre Mundial sobre los Alimentos: La Cumbre Mundial sobre los Alimentos se realizó del 13 al 17 de noviembre de 1996, en Roma, Italia. Fue organizada en respuesta a la persistencia de una desnutrición generalizada y al crecimiento de la preocupación sobre la capacidad de la producción agrícola de responder a las futuras necesidades alimentarias. La Cumbre de 1996 reunió a cerca de diez mil participantes y produjo la adopción de la Declaración de Roma sobre la Seguridad Alimentaria Mundial y el Plan de Acción de la Cumbre Mundial sobre los Alimentos. La Declaración de Roma establece siete compromisos que definen las bases para el logro de una seguridad alimentaria sostenible para todos, mientras que el Plan de Acción define los objetivos y acciones relevantes para la implementación práctica de estos compromisos. En la Cumbre también se formularon los objetivos para el logro de la seguridad alimentaria para todos, a través de distintos esfuerzos para la erradicación del hambre en todos los países, con vistas a que el número de personas desnutridas se reduzca a la mitad para el año 2015.

Cumbre Mundial sobre los Alimentos: Cinco Años Después: Esta Cumbre se realizó en Roma, Italia, del 10 al 13 de junio de 2002, y en ella se renovaron los compromisos asumidos en la Cumbre de 1996. Los delegados pidieron a los Estados que aumenten sus esfuerzos y actúen como una alianza internacional en contra del hambre.

Primera Consulta Técnica de la FAO sobre Bioenergía y Seguridad Alimentaria: Especialistas de todo el mundo se reunieron del 16 al 18 de abril de 2007 en las oficinas centrales de la FAO, en Roma, Italia, para discutir la producción de bioenergía y las oportunidades y los riesgos relacionados para la seguridad alimentaria y el ambiente. Los participantes acordaron que si las preocupaciones ambientales y de la seguridad alimentaria se toman en cuenta, los gobiernos pueden utilizar la bioenergía como fuerza positiva para el desarrollo rural. En la reunión se recomendó que la Plataforma Internacional de Bioenergía de la FAO redacte un grupo de directrices dirigidas a los gobiernos y potenciales inversores para tratar con la industria de los biocombustibles.

Reunión semestral de los jefes de las agencias de las NU y el Secretario General de las NU: Durante la reunión semestral entre el Secretario General de las NU Ban Ki-moon y los jefes de agencias de las NU de los días 28 y 29 de abril de 2008, Ban Ki-moon anunció planes para desarrollar una estrategia comprensiva para el tratamiento de la crisis alimentaria mundial. Se creó un Grupo de Acción de Alto Nivel (GAAN) de las Naciones Unidas sobre la Crisis de la Seguridad Alimentaria Mundial, coordinada por el Subsecretario de Asuntos Humanitarios, John Holmes, y el Coordinador de la Gripe Aviar y Humana del Sistema de las NU, David Nabarro. La FTAN, que es presidida por Ban Ki-moon e incluye los directores del Banco Mundial, el FMI, el Programa Alimentario Mundial, la FAO, el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola, y la Organización Internacional del Trabajo, desarrolló un plan de acción para que sea discutido, en la Conferencia de Alto Nivel de 2008 sobre Seguridad Alimentaria Mundial.

Décimo sexto período de sesiones de la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible (CDS-16): La CDS 16 se realizó del 5 al 16 de mayo de 2008, en Nueva York, Estados Unidos, para revisar el grupo temático de agricultura, desarrollo rural, tierra, sequía, desertificación y África. Los participantes destacaron las conexiones entre la agenda temática de la sesión y la actual crisis alimentaria y el cambio climático. La CDS-16 identificó motores clave del aumento de los precios de los alimentos, entre los que se incluyen la degradación de la tierra, los altos costos de la energía, el cambio climático, la pobreza de las cosechas, la especulación sobre las materias primas agrícolas, la desigualdad comercial, el declive de las inversiones para el desarrollo agrícola, y el aumento de la producción de biocombustibles a partir de cultivos alimentarios.

Reunión especial de ECOSOC sobre la Crisis Alimentaria Mundial: El Consejo Económico y Social de las NU (ECOSOC) mantuvo una reunión especial sobre Crisis Alimentaria Mundial del 20 al 22 de mayo en las oficinas de las NU en Nueva York, Estados Unidos. Los participantes acordaron prioridades a corto plazo, entre las que incluyeron acciones inmediatas por donantes y gobiernos que permitan que los agricultores respondan a las demandas de producción. También identificaron medidas a mediano y largo plazo para lidiar con la crisis alimentaria, incluyendo un re-análisis del monto de la asistencia oficial para el desarrollo dedicada a la agricultura.

Conferencia de Alto Nivel sobre la Seguridad Alimentaria Mundial: Desafíos del Cambio Climático y la Bioenergía: Entre el 3 y el 5 de junio de 2008, más de 4.700 delegados de 183 países se reunieron en Roma, Italia, en la Conferencia de Alto Nivel sobre Seguridad Alimentaria Mundial: los desafíos del Cambio Climático y la Bioenergía. Allí reafirmaron las conclusiones de la Cumbre Alimentaria Mundial de 1996 y su objetivo —confirmado por la Cumbre Alimentaria Mundial: cinco años después— de lograr la seguridad alimentaria para todos, con miras a reducir a la mitad el número de personas desnutridas no más tarde que en 2015. También reafirmaron su compromiso con el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Los resultados de la conferencia incluyeron una Declaración, concluida tras largas negociaciones. En ella se establecieron las prioridades y actividades propuestas para las medidas a corto y mediano plazo, y el monitoreo y la revisión.

Cumbre de 2008 del G8: Los participantes de la Cumbre Mundial de 2008 del G8, realizada en Toyako, Japón entre el 25 y el 27 de junio de 2008, expresaron su preocupación por la emergencia alimentaria y, en una Declaración sobre la Seguridad Alimentaria Mundial, anunciaron medidas para tratar las causas que están en la raíz de la crisis y actuar sobre ellas. También acordaron que trabajarían con la comunidad internacional para formar una alianza mundial sobre la agricultura y los alimentos, que involucre a todos los actores pertinentes, incluyendo los gobiernos de los países en desarrollo, el sector privado, la sociedad civil, los donantes y las instituciones internacionales. También señalaron su compromiso con una profunda reforma de la FAO, que permita mejorar su efectividad a la hora de ayudar a garantizar la seguridad alimentaria para todos.

Trigésimo quinto período (especial) de sesiones de la Conferencia de la FAO: En esta sesión especial, convocada en Roma, Italia, del 18 al 21 de noviembre de 2008, el Director General de la FAO, Jacques Diouf propuso que se convoque a una Cumbre Mundial de la FAO de Jefes de Estados y Gobiernos sobre Seguridad Alimentaria en 2009, justo después del trigésimo sexto período de sesiones de la Conferencia de la FAO. El objetivo de la Cumbre sería alcanzar un consenso más amplio para la rápida y total erradicación del hambre en el planeta.

Segmento de Alto Nivel sobre Seguridad Alimentaria para Todos: Esta reunión se realizó en Madrid, España, los días 26 y 27 de enero de 2009, para: acelerar los avances en el logro de los ODM sobre hambre y pobreza extrema; tratar los efectos de las fluctuaciones de precios en las poblaciones vulnerables y revisar los avances logrados tras la Conferencia de Alto Nivel de 2008 sobre Seguridad Alimentaria Mundial.

Los participantes de más de 126 países expresaron su apoyo a la FTAN sobre la Crisis Mundial de la Seguridad Alimentaria y acordaron la importancia de un proceso inclusivo y amplio de consulta sobre opciones que conduzcan al establecimiento de una alianza mundial para la agricultura, la seguridad alimentaria y la nutrición.

CDS-17: Realizada del 4 al 15 de mayo de 2009 en las Oficinas de las NU en Nueva York, en esta reunión se tomaron decisiones sobre la base de las discusiones de la CDS-16. Asimismo, se enfatizó, entre otras cosas, en la urgente necesidad de tratar la seguridad alimentaria y el desarrollo agrícola, y se destacaron las decisiones relevantes de varios foros sobre esta cuestión, así como sobre el comercio. Se incluyeron referencias al “derecho a una alimentación adecuada” y a la erradicación de la pobreza en zonas rurales. Y pidieron el establecimiento de una nueva alianza mundial sobre la agricultura y la seguridad alimentaria y para una revolución verde que mejore la productividad agrícola, la producción de alimentos y la seguridad alimentaria.

Cumbre de 2009 del G8: En la Cumbre que se realizó en L’Aquila, Italia, del 8 al 10 de julio de 2009, los líderes del G8 y 34 Estados y organizaciones y agencias internacionales aprobaron una Declaración Conjunta sobre la Seguridad Alimentaria Mundial (“La Iniciativa de L’Aquila sobre la Seguridad Alimentaria”). La Declaración elogia los compromisos asumidos por los países representados en L’Aquila para la movilización de US$20 mil millones durante tres años, a través de una estrategia coordinada y comprehensiva centrada en el desarrollo agrícola sostenible, manteniendo un fuerte compromiso con garantizar una adecuada ayuda alimentaria de emergencia. La estrategia se ocupa, entre otras cosas, del desarrollo agrícola y rural, del financiamiento sostenido y predecible, y de la remoción de las restricciones a la exportación de alimentos y de los impuestos extraordinarias, especialmente de los alimentos adquiridos con fines humanitarios. Centrándose en la mejora de la gobernanza mundial para la seguridad alimentaria, la Declaración promete adelantar la implementación de la Alianza Mundial para la Agricultura y la Seguridad Alimentaria para fines de 2009.

CAMINO HACIA LA CUMBRE MUNDIAL SOBRE SEGURIDAD ALIMENTARIA

Foro de Expertos de Alto Nivel: Cómo alimentar al mundo en el 2050: Más de 300 especialistas internacionales se reunieron en Roma, Italia, del 12 al 13 de octubre de 2009 para tratar el desafío de responder a la demanda mundial de alimentos en el 2050, con el fin de contribuir al debate en la próxima reunión de la Tercera Cumbre sobre Seguridad Alimentaria. Estos especialistas destacaron que se proyecta que la demanda global por alimentos, forraje y fibras aumentará un 70% en la primera mitad del siglo. También señalaron que el desarrollo agrícola en los países en desarrollo requerirá de inversiones netas por US$83 mil millones anuales (un aumento de cerca del 50%) si se espera que haya alimentos suficientes para abastecer a la población proyectada de 9.1 mil millones en 2050. Los expertos también abordaron los desafíos del cambio climático, la demanda de biocombustibles y las demandas en competencia de agua y tierra, y discutieron sobre las inversiones y opciones políticas adecuadas para tratar la seguridad alimentaria durante los próximos cuarenta años.

Trigésimo quinto período de sesiones del Comité para la Seguridad Alimentaria Mundial: Establecido como resultado de la crisis alimentaria de los años 70, y a partir de la recomendación de la Conferencia Mundial sobre Alimentos de 1974, el Comité para la Seguridad Alimentaria Mundial (CSA) es el foro de las NU donde se revisa y se hace el seguimiento de las políticas relacionadas con la seguridad alimentaria mundial. En su trigésimo quinto período de sesiones, llevado a cabo en Roma, Italia, del 14 al 17 de octubre de 2009, los miembros del CSA acordaron reformas de amplio alcance que harán que el CSA se convierta en la plataforma internacional e intergubernamental más inclusiva para lidiar con la seguridad alimentaria y la nutrición, y en un componente central de la Alianza Mundial para la Agricultura, la Seguridad Alimentaria y la Nutrición. Las reformas del CSA fueron diseñadas para centrar la visión y función del Comité, en la coordinación de los esfuerzos mundiales para eliminar el hambre y garantizar la seguridad alimentaria para todos.

Pre-Cumbre y eventos conectados: Tres eventos especiales precedieron a la Tercera Cumbre Mundial sobre Seguridad Alimentaria: un foro de la sociedad civil para las ONG, las organizaciones de la sociedad civil y las organizaciones de agricultores realizado en Roma, Italia, entre el 14 y el 16 de noviembre de 2009; un foro del sector privado realizado en Milán, Italia, el 12 y 13 de noviembre de 2009; y una reunión parlamentaria nacional, llevada a cabo en Roma, Italia, el 13 de noviembre de 2009. Además, el Movimiento de los No Alineados (MNA) mantuvo la Segunda Cumbre de Primeras Damas del MNA el domingo 15 de noviembre de 2009, en las oficinas de la FAO, en Roma, Italia.

INFORME DE LA REUNIÓN

PLENARIO DE APERTURA

La Cumbre Mundial sobre la Seguridad Alimentaria (la Cumbre) comenzó en Roma el 16 de noviembre de 2009. El Director General de la Organización de las NU para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Jacques Diouf, dio la bienvenida a los delegados a la Cumbre y expresó su gratitud a Arabia Saudita por brindar el financiamiento para albergar la reunión. Renato Schifani, Presidente del Senado de Italia, hizo hincapié en que el acceso a los alimentos y el agua son derechos universales, y alentó un nuevo multilateralismo para eliminar el hambre y la inequidad. El Secretario General de las NU, Ban Ki-moon, dijo que no puede haber seguridad alimentaria sin seguridad climática e hizo hincapié en la importancia de las próximas negociaciones sobre el clima que se realizarán en Copenhague y del acuerdo de un tratado climático jurídicamente vinculante. El Alcalde de Roma, Giovanni Alemanno, dijo que su ciudad estaba orgullosa de hospedar a la Cumbre.

Diouf advirtió que el interés internacional sobre la cuestión del hambre está disminuyendo, como lo indica la ausencia en la Cumbre de algunos de los líderes clave del mundo. Pidió una mayor inversión en la agricultura para superar el hambre. Y expresó su deseo de que el reformado Comité de la FAO sobre Seguridad Alimentaria Mundial (CSA) sirva como la principal plataforma internacional para un efectivo tratamiento de la seguridad alimentaria.

Silvio Berlusconi, Primer Ministro de Italia y Presidente de la Cumbre, hizo hincapié en la necesidad de convertir las palabras en acciones. Los delegados eligieron como Vicepresidentes de la Cumbre a: Mahaman Moussa (Niger); Li Zhengdong (China); Eva Kjer Hansen (Dinamarca); Michelle Bachelet Jeria (Chile); Abdul Latif Jamal Rashid (Irak); Alonzo Fulgham (EE.UU.); y David Carter (Nueva Zelanda). También adoptaron la Agenda (WSFS 2009/1 Rev.1) y el Cronograma (WSFS 2009/INF/1 Rev.1).

Mohammad Saeed Nouri-Naeeni, Presidente del Grupo de Trabajo de composición abierta, presentó la Declaración de la Cumbre Mundial sobre Seguridad Alimentaria, que los delegados adoptaron por unanimidad.

En un discurso realizado a media mañana, Su Santidad, el Papa Benedicto XVI, instó a los líderes del mundo a que cultiven la concientización pública acerca del derecho de todos a los alimentos y el agua, sin discriminación, haciendo hincapié en la importante función que tiene la FAO de destacar estos derechos. Tras reconocer diferentes etapas o desarrollos, pidió que haya una relación de paridad entre los países para garantizar que cada uno actúe como un protagonista.

DECLARACIÓN DE LA CUMBRE MUNDIAL SOBRE SEGURIDAD ALIMENTARIA

La Declaración contiene una introducción y dos secciones sobre: Objetivos Estratégicos; y Compromisos y Acciones. Comienza con el compromiso de los Jefes de Estado y Gobierno y sus representantes de tomar medidas urgentes para erradicar el hambre del mundo.

En la Introducción, la Declaración señala que el número de personas que sufren de hambre y pobreza excede ahora los mil millones, y que para alimentar a una población mundial que se espera que supere los 9 mil millones en el 2050, la producción agrícola deberá aumentar un 70%.

En la sección sobre Objetivos Estratégicos, la Declaración establece un número de objetivos para:

  • Garantizar acciones nacionales, regionales y globales para alcanzar de manera total la meta del Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) 1 y el objetivo de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación de 1996, a saber: reducir la proporción y el número de personas que sufren hambre y malnutrición para mediados del 2015.
  • Trabajar dentro de la Alianza Mundial para la Agricultura, la Seguridad Alimentaria y la Nutrición, a partir de las estructuras existentes, para mejorar la gobernanza y la cooperación y promover la mejor coordinación a nivel global, regional y nacional. Implementar la reforma del CSA, que es la plataforma internacional e intergubernamental más inclusiva de partes interesadas comprometidas y para hacer avanzar a la Alianza Mundial.
  • Revertir el declive del financiamiento para la agricultura, la seguridad alimentaria y el desarrollo rural en los países en desarrollo y promover nuevas inversiones.
  • Encarar los desafíos que impone el cambio climático para la seguridad alimentaria y la necesidad de adaptación y mitigación en la agricultura.

La Declaración sostiene que para lograr estos objetivos estratégicos, los compromisos y las acciones deberán basarse en los Cinco Principios de Roma para una Seguridad Alimentaria Global Sostenible. La sección sobre Compromisos y Acciones describe estos principios como aparecen a continuación (los cinco Principios aparecen en negritas, seguidos de una breve síntesis del texto que sigue a cada principio en la Declaración):

  • Invertir en planes nacionales que tengan por finalidad canalizar recursos hacia asociaciones y programas bien diseñados y basados en resultados. La seguridad alimentaria debe ser articulada a nivel nacionales y construida en consulta con todos los sectores interesados.
  • Fomentar la coordinación estratégica en los planos nacional, regional y mundial para mejorar la gobernanza, promover una mejor asignación de los recursos, evitar la duplicación de esfuerzos y determinar insuficiencias en las respuestas. Se apoya la importancia del CSA, en especial en las áreas de coordinación a nivel global, la convergencia política y el apoyo y asesoramiento a los países y regiones, así como la creación de un Grupo de alto nivel de expertos, cuyo objetivo es garantizar la provisión periódica de asesoramiento basado en datos científicos.
  • Fomentar un planteamiento dual amplio de la seguridad alimentaria que comprenda: 1) medidas directas destinadas a las personas más vulnerables para hacer frente inmediatamente al hambre y 2) programas sostenibles a medio y largo plazo sobre agricultura, seguridad alimentaria, nutrición y desarrollo rural a fin de eliminar las causas fundamentales del hambre y la pobreza, entre otros medios a través de la realización progresiva del derecho a una alimentación adecuada. La Declaración afirma el derecho de todos al acceso a alimentos seguros, suficientes y nutritivos. Se tomarán medidas para permitir que los agricultores —en especial las mujeres y los pequeños agricultores de los países más vulnerables al cambio climático— se adapten al cambio climático y mitiguen sus impactos a través de tecnologías y prácticas adecuadas que mejoren la resistencia de los sistemas de cultivo.
  • Asegurar un papel importante del sistema multilateral mediante la constante mejora de la eficiencia, capacidad de respuesta, coordinación y eficacia de las instituciones multilaterales. La Declaración alienta la coordinación intensificada entre todas las agencias de las NU, especialmente la FAO, el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA), el Programa Alimentario Mundial (PAM) y las instituciones financieras internacionales. Se reconoce la importante labor emprendida por el Grupo de Acción de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Crisis de la Seguridad Alimentaria Mundial.
  • Garantizar el compromiso sustancial y duradero de todos los asociados de invertir en la agricultura así como en la seguridad alimentaria y la nutrición, proporcionando de forma oportuna y previsible los recursos necesarios para planes y programas plurianuales. La Declaración reafirma todos los compromisos de asistencia oficial para el desarrollo (AOD), incluyendo el compromiso de muchos países desarrollados de lograr la meta de 0.7% del producto interno bruto para la AOD a los países en desarrollo en 2015. Asimismo, da la bienvenida a los compromisos de la Declaración Conjunta de L’Aquila sobre Seguridad Alimentaria Mundial de julio de 2009, que incluyen aquellos que buscan el objetivo de movilizar US$ 20 mil millones durante tres años.

SEGMENTO DE ALTO NIVEL

Luego de la ceremonia inaugural, y a lo largo del resto de la Cumbre, 148 representantes de países y organizaciones hicieron declaraciones en el plenario. Entre ellos se incluyeron 42 Jefes de Estado y Gobierno; 81 ministros y representantes a nivel ministerial; doce embajadores y otros representantes nacionales; y nueve representantes de un grupo variado de organizaciones y agencias. También hablaron el Presidente de la Comisión Europea (CE) y el Viceprimer Ministro de Suecia, que actualmente ostenta la Presidencia de la Unión Europea (UE),

Oradores: Los siguientes países fueron representados por Jefes de Estado y Gobierno: Jamahiriya Árabe Libia; Egipto; Brasil; Qatar; Chile; Eslovenia; Guyana; Mali; Seychelles; Malawi; Angola; Bangladesh; Albania; Zambia; la República Unidad de Tanzania; Surinam; Suazilandia; San Marino; Burundi; la República Central Africana; Chad; Gabón; Mozambique; Comoros; Zimbabwe; Guinea-Bissau; la República de Congo; Paraguay; Sierra Leona; Turquía; Marruecos; Islas Cook; Armenia; Andorra; Fiji; Somalia; Malasia; Camboya; Turkmenistán; Camerún; Indonesia; China; y Sudáfrica.

Los siguientes países fueron representados por ministros y representantes de nivel ministerial: España; la Federación Rusa; India; Francia; Alemania; Noruega; Cuba; Mauritania; Arabia Saudita; Argelia; Gambia; Kuwait; Nigeria; Austria; Emiratos Árabes Unidos; Italia; Jordania; Senegal; Bahrain; Ruanda; Kyrgyzstán; Cabo Verde; Islandia; Bután; Uganda; Mongolia; Moldavia; Nambia; Lesoto; Niue; República Democrática del Congo; Nepal; Gana; Países Bajos; República Islámica de Irán; Argentina; Laos; Vietnam; Serbia; Barbados; Haití; Filipinas; Guatemala; Yemen; El Salvador; Suiza; Dinamarca; Portugal; Siria; Kenia; República de Corea; Pakistán; Uruguay; Irak; Canadá; Sudán; Myanmar; Irlanda; Omán; Madagascar; Finlandia; Tailandia; Botswana; Trinidad y Tobago; Djibouti; Panamá; Ecuador; Samoa; Israel; Luxemburgo; Eslovaquia; Saint Kitts & Nevis; Islas Solomon; Burkina Faso; Australia; Liberia; Papua Nueva Guinea; Kazakhstán; Nueva Zelanda; Bélice; y Palestina.

Otros representantes hablaron en representación de los siguientes países: Venezuela; Côte d’Ivoire; Guinea Ecuatorial; Croacia; Mauricio; EE.UU.; Malta; Chipre; RU; Afganistán; Japón; y Grecia.

Las siguientes organizaciones y agencias de las NU también hicieron declaraciones: Comisión de la Unión Africana; Fondo Común para las Materias Primas; Banco Islámico para el Desarrollo; Grupo de Contacto para la Reforma del Comité sobre Seguridad Alimentaria Mundial; Biodiversidad Internacional; Derecho a los Alimentos; Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos; Organización Mundial de Comercio (OMC); y la Organización Meteorológica Internacional.

Declaraciones: Los delegados lamentaron que los participantes de la Cumbre no pudieran cumplir un objetivo establecido en la Cumbre Alimentaria Mundial de 1996 para reducir a la mitad el número de personas desnutridas en 2015. Varios señalaron que el número de personas afectadas por el hambre de hecho ha aumentado en 100 millones desde 2008. Aunque algunos aplaudieron el aumento de la atención dada a la seguridad alimentaria desde 2008, otros apuntaron a la ausencia de varios países ricos de la Cumbre como un signo de la falta de urgencia en torno a esta cuestión.

Varios delegados concordaron con que la alimentación no sólo es esencial para la supervivencia sino que también es un derecho humano básico. Algunos países insistieron en que la seguridad alimentaria y nutricional debe ser considerada un derecho jurídico, y la erradicación del hambre una norma de la legislación internacional. Tras destacar la proliferación de enfermedades como diabetes de tipo 2, enfermedades coronarias y cáncer en los países en desarrollo, un delegado hizo hincapié en cuán fundamental es la calidad alimentaria y garantizar que las poblaciones de los países en desarrollo tengan acceso a alimentos ricos en energía y nutrientes. También dijo que esto requiere investigación en intensificación y diversificación agrícola. Algunos delegados hicieron hincapié en la importancia de la proteína de los peces en las dietas de muchas personas pobres del mundo, y dijeron que el deterioro de los ambientes marinos amenaza la seguridad alimentaria.

Aunque los delegados destacaron con frecuencia la correlación entre crisis económica, financiera y alimentaria, no se pudo llegar a un acuerdo sobre cómo es que se vinculan estas crisis. La mayor parte de los delegados acordó, sin embargo, que el descuido del desarrollo agrícola y rural de parte de los países desarrollados y en desarrollo y las agencias donantes durante las últimas décadas, ha hecho una importante contribución a la inseguridad alimentaria y pidieron el aumento de las inversiones. Una delegación sostuvo que la seguridad alimentaria y el desarrollo rural son responsabilidad de numerosos ministerios, y no sólo de los de agicultura.

 Muchos hicieron hincapié en que la agricultura es uno de los motores de crecimiento más poderosos de los países en desarrollo pero que los presupuestos han declinado en las últimas décadas. También argumentaron que las inversiones en este sector no deberían reducirse por la crisis financiera. Representantes de varios países africanos señalaron que ellos estaban luchando por dedicar el 10% de sus presupuestos nacionales a la agricultura, como fue establecido en la Declaración de Maputo de 2003 de la Unión Africana. Ellos destacaron diferentes áreas en las que se requiere inversión, haciendo hincapié en la necesidad de invertir en los pequeños agricultores, en especial las mujeres productoras.

Aunque los delegados acordaron que la seguridad alimentaria es un problema nacional, regional y global que requiere acciones coordinadas en todos los niveles, ellos difirieron en su análisis de quién debería asumir el liderazgo en la provisión de asistencia financiera y técnica para el tratamiento de la seguridad alimentaria, o qué papel deben cumplir los diferentes actores. Algunos países en desarrollo invocaron la deuda que se les debe por años de explotación colonial de sus recursos, mientras que otros culparon al sistema mundial capitalista. Algunos dijeron que los países desarrollados deberían asumir el liderazgo en la provisión de asistencia técnica y financiera para el tratamiento de la seguridad alimentaria, y que los países en desarrollo deben garantizar un ambiente amigable para las inversiones. Otros delegados sugirieron que la obligación de los países desarrollados no es brindar ayuda sino crear condiciones que conduzcan al desarrollo, haciendo hincapié en la transferencia de tecnologías, la creación de capacidades y el acceso a los mercados. Varios países europeos dijeron que el aumento de los recursos debería ir acompañado de buena gobernanza. Los delegados de los países desarrollados y en desarrollo también pidieron programas liderados por los países que contribuyan a la seguridad alimentaria.

Los países en desarrollo discutieron enfoques hacia la movilización de inversiones, y algunos señalaron que el avance económico en los países pobres tendrá efectos positivos sobre el comercio internacional. El delegado de un país sugirió que se haga campaña por llamar la atención de las personas de los países desarrollados de modo de generar la voluntad política necesaria para brindar fondos a los países en desarrollo. Otro dijo que muchas de las necesidades alimentarias de los países en desarrollo pueden ser empaquetadas como propuestas comerciales y rentables, atractivas para los países desarrollados. Y algunos acordaron que los países en desarrollo deberían centrarse en el comercio y las transacciones empresariales, no en la asistencia.

En sus declaraciones, los representantes de países en desarrollo describieron el apoyo que necesitan de los países desarrollados. Muchos destacaron la importancia de la cooperación Sur-Sur o triangular. Los países en desarrollo pidieron apoyo para: los mecanismos para aumentar la transferencia de tecnologías; la creación de capacidades para procesar los productos primarios de manera de obtener mayores ganancias en las exportaciones; y para los programas dirigidos que buscan aumentar la producción agrícola en los países menos desarrollados. Un delegado de un país le pidió a la FAO que brinde especial apoyo a la investigación científica para la agricultura en los países en desarrollo, y otro que establezca bancos mejorados de semillas para tratar la seguridad alimentaria. Algunos oradores hicieron hincapié en la necesidad de que haya reservas internacionales de alimento, disponibles para todos los países en momentos de emergencia. Los países asiáticos destacaron el reciente acuerdo de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático para el establecimiento de una Reserva de Arroz de Emergencia del Este Asiático. Algunos delegados africanos alentaron la producción de insumos, como fertilizantes, dentro de África.

Muchos países en desarrollo hicieron hincapié en exitosas acciones y programas nacionales para vencer a la inseguridad alimentaria y promover el desarrollo agrícola y rural y la nutrición. Ellos describieron, entre otras cosas: las estrategias del país para lograr el ODM de reducir a la mitad la pobreza y el hambre para 2015; las estrategias de seguridad alimentaria que incluyan la diversificación económica, la agricultura sostenible, los programas de seguridad social y las plataformas intersectoriales para integrar a la sociedad civil; las estrategias de reforma de la tierra; los incentivos fiscales, los subsidios para los pequeños agricultores, programas de provisión de equipos; y la provisión de programas de crédito para los agricultores. Algunos delegados describieron inversiones en infraestructura rural y varios tipos de tecnologías adecuadas para diferentes condiciones. Otros se refirieron a las alianzas regionales en las que ha participado para proteger contra la inseguridad alimentaria. Se destacó el Programa Detallado para el Desarrollo de la Agricultura Africana.

Muchos países desarrollados destacaron los compromisos bilaterales y unilaterales para el tratamiento de la seguridad alimentaria, entre los que se incluyen: aumento de la ayuda para la seguridad alimentaria, el desarrollo agrícola y rural, y la nutrición; hacer que la seguridad alimentaria sea una de las principales prioridades de ayuda; liberar la ayuda alimentaria. Algunos países en desarrollo dijeron que habían comprometido una porción de su exportación de alimentos a los países con necesidades. El Banco Islámico para el Desarrollo hizo hincapié en el acuerdo del Banco con la FAO, realizado el 15 de noviembre de 2009, en el que comprometieron mil millones de dólares para el desarrollo agrícola de los países pobres que pertenecen a ambas organizaciones.

El comercio fue objeto de un significativo debate, y varios oradores hicieron hincapié en la imposibilidad de separarlo de la seguridad alimentaria. Tras llamar al hambre como el signo más cruel y tangible de la pobreza, Su Santidad, el Papa Benedicto XVI, lamentó la debilidad de los actuales sistemas de seguridad alimentaria y pidió un mejor acceso a los mercados para los países pobres. Varios representantes de países en desarrollo destacaron su potencial para ser exportadores pero dijeron que la falta de acceso a los mercados —a lo que se suma la débil organización regional y la insuficiente asistencia de la comunidad internacional— frena dicho potencial.

Algunos delegados argumentaron que los alimentos deberían ser producidos donde es mejor y más eficiente hacerlo, lo que requiere de un sistema comercial que permita que los alimentos se movilicen libremente. Tras advertir que las políticas para reforzar la seguridad alimentaria en base a la autosuficiencia reduce el poder de compra —que es fundamental para la reducción de la pobreza— algunos hicieron hincapié en que el comercio debe ser un componente esencial de un amplio paquete para el logro de la seguridad alimentaria. Muchos países pidieron: transparencia y regulaciones comerciales no discriminatorias; combate de la especulación en torno a los precios de los alimentos; acceso a los mercados para los países en desarrollo; y eliminación de subsidios. Algunos hicieron hincapié en que la seguridad alimentaria es una responsabilidad nacional. Los países desarrollados y en desarrollo también pidieron una exitosa finalización de la ronda de Doha de las negociaciones de la OMC.

Algunos países en desarrollo se opusieron al llamado del Banco Mundial y el FMI a reducir la participación de la agricultura en las economías nacionales, y pidieron una revisión de la clasificación de las economías del Banco Mundial para que reflejen las realidades en el terreno.

Muchos delegados destacaron los vínculos entre alimentos y seguridad global, y algunos sostuvieron que la estabilidad social y el cumplimiento de la ley no se pueden lograr si las personas tienen hambre. Algunos también describieron los desafíos que rodean a las aguas fronterizas compartidas, en especial dentro de un contexto de creciente escasez de agua. Tras destacar que la cooperación mundial entre los gobiernos en respuesta de la crisis financiera evitó una depresión, algunos hicieron hincapié en la necesidad de cooperación sobre la seguridad alimentaria para evitar un desastre social.

Numerosos oradores hicieron hincapié en la imposibilidad de separar a la seguridad alimentaria del desarrollo sostenible. También destacaron los vínculos con la diversidad biológica, la desertificación y la degradación de la tierra. La conexión entre la seguridad alimentaria y el cambio climático estimuló discusiones significativas. Los delegados enfatizaron tanto los impactos del cambio climático sobre la agricultura como sobre la seguridad alimentaria, y también el papel que puede cumplir la agricultura en la mitigación del cambio climático. Muchos países destacaron los devastadores impactos de los desastres naturales sobre sus poblaciones, y los pequeños Estados insulares en desarrollo y los países con regiones áridas hicieron hincapié en que ellos se ven especialmente afectados. En cuanto a los biocombustibles, algunos delegados destacaron los impactos potencialmente dañinos que pueden tener sobre la seguridad alimentaria, mientras otros argumentaban que la producción controlada y el uso de biocombustibles de segunda generación podrían ayudar a mitigar el cambio climático e impulsar el desarrollo rural.

Otros delegados sostuvieron que en las próximas negociaciones de Copenhague sobre el cambio climático se debe abordar el tema de la seguridad alimentaria, y varios sostuvieron que la movilización de financiamiento adicional para la seguridad alimentaria debe ser uno de sus resultados clave. Una serie de países en desarrollo dijo que ellos necesitan financiamiento para adaptar sus sistemas de producción de alimentos dentro del contexto del cambio climático. La delegación de un país desarrollado hizo hincapié en la necesidad de una mejor investigación e intercambio de conocimientos sobre la agricultura, en especial en relación con las consecuencias del cambio climático. Muchos delegados de países desarrollados y en desarrollo también expresaron su deseo de que haya un resultado positivo en las negociaciones climáticas de Copenhague, y unos pocos insistieron en que se debe llegar a un acuerdo jurídicamente vinculante.

Con respecto a la Declaración de la Cumbre, muchos señalaron que se había diluido significativamente el contenido del borrador original. Otros, sin embargo, dieron la bienvenida a los principios de la Declaración y sostuvieron que es un buen punto de partida y tiene el potencial de acompañar en el camino hacia una nueva y prometedora era de compromiso global. En referencia a la proliferación de cumbres y declaraciones, otros dijeron que la Declaración puede —y debe— servir como un peldaño hacia el establecimiento de metas mensurables y cronogramas, para acciones concretas en relación con los enfoques hacia la seguridad alimentaria a corto, mediano y largo plazo.

Los delegados también destacaron la debilidad de la Declaración en relación a cuestiones como: la especulación sobre mercados de futuros; los agrocombustibles; los salarios agropecuarios y sus condiciones de trabajo; y los efectos adversos que puede tener la agricultura dirigida a la exportación sobre los pequeños agricultores. Algunos aplaudieron el reconocimiento de la Declaración de las directrices voluntarias 2004 de la FAO de apoyo a la progresiva concreción del derecho a la alimentación adecuada en el contexto de la seguridad alimentaria nacional.

Otros hicieron hincapié en la necesidad de enfoques amplios y orientados hacia la acción para el tratamiento de la seguridad alimentaria, con claras responsabilidades para la sociedad civil, las agencias de las NU, el sector privado, las organizaciones multilaterales y otros sectores interesados relevantes. Algunos destacaron la necesidad de un sistema de gobernanza mundial participativo, basado en la centralidad de las UN, e hicieron hincapié en que la buena gobernanza es necesaria para garantizar que las inversiones tengan efectos durables. A este respecto, los delegados dieron la bienvenida a la reforma del CSA, aunque varios destacaron la necesidad de supervisar las reformas para garantizar una mejor gobernanza global. Algunos expresaron su deseo de que el CSA se convierta en el principal foro internacional para el desarrollo de soluciones en torno a la seguridad alimentaria, y muchos hicieron hincapié en la necesidad de expandir el número y el tipo de actores involucrados para garantizar que haya políticas de abajo hacia arriba orientadas a las necesidades de las regiones y comunidades.

Muchos delegados hicieron hincapié en el importante papel que deberán jugar el Grupo de Acción de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Crisis de la Seguridad Alimentaria Mundial, la FAO y la —en evolución— Alianza Global para la Agricultura, la Seguridad Alimentaria y la Nutrición. Varios pidieron una mejor coordinación entre la FAO, el PAM, el FIDA y las agencias pertinentes de las NU. También argumentaron que aunque ninguna institución puede ocuparse por sí sola de la seguridad alimentaria, la FAO puede tener una función más efectiva en la coordinación de las acciones de las instituciones pertinentes. Algunos recomendaron, asimismo, que la FAO mejore su cooperación con el sector privado.

Tras destacar que las acciones concretas requieren de inversiones concretas, varios países elogiaron las promesas hechas en L’Aquila de reunir US$20 mil millones durante los próximos tres años para la seguridad alimentaria, aunque algunos argumentaron que esos fondos por sí solos son insuficientes para superar el problema y aún deben materializarse. Los países en desarrollo pidieron a los países desarrollados que pongan a disposición los fondos de manera oportuna. Algunas delegaciones enfatizaron la necesidad de definir los principios de los fondos de inversión, y otras destacaron que el financiamiento no debe ser distribuido como donaciones para el alivio alimentario ni como transferencias agrícolas.

Para acceder a una cobertura más detallada del Segmento de Alto Nivel, por favor visite http://www.iisd.ca/download/pdf/sd/ymbvol150num5s.pdf y http://www.iisd.ca/download/pdf/sd/ymbvol150num6s.pdf

Durante la Cumbre, hubo cuatro mesas redondas (sintetizadas a continuación).

MESAS REDONDAS

MESA REDONDA 1:Esta mesa redonda, realizada el 16 de noviembre, se ocupó de los impactos negativos de las crisis alimentarias, económicas y financieras sobre la seguridad alimentaria (ver nota conceptual WSFS/2009/RT/1). Sabed Masri, Ministro de Agricultura de Jordania, y Beverley Oda, Ministro de Cooperación Internacional de Canadá, actuaron como copresidentes. Cuatro panelistas hicieron su presentaciones: Josette Sheeran, Director Ejecutivo, PAM; Vashee Ajay, Farming First; Koos Richelle, Director General de la Oficina de Cooperación de EuroAid de la CE; y Amit Roy, Presidente y Director Ejecutivo del Centro Internacional para la Fertilidad del Suelo y el Desarrollo Agrícola.

Tanto los panelistas como los participantes hicieron hincapié en el papel que cumplen los pequeños agricultores en relación con la seguridad alimentaria. Ellos destacaron que la mayoría de los pequeños agricultores son mujeres e hicieron hincapié, entre otras cosas, en: su particular vulnerabilidad ante los impactos de la crisis económica y los subsidios agrícolas de los países desarrollados; la necesidad de invertir en los mercados locales de alimentos, incluso a través de la canalización de parte de la ayuda a través de organizaciones agrícolas; y en la importancia del acceso a la información e insumos de los mercados, en especial a los fertilizantes.

En cuanto a cómo responder a las crisis de la seguridad alimentaria, los participantes diferenciaron las acciones para tratar: la falta de disponibilidad de alimentos; la imposibilidad de acceder a la alimentación por el precio de los alimentos; y la imposibilidad de acceder a los alimentos debido a la incapacidad de los agricultores de conectarse con los mercados. Loa Participantes también: destacaron la necesidad de mejorar los sistemas de alerta temprana y desarrollar redes de seguridad alimentaria; pidieron mejor información estadística para identificar a los países necesitados y cuáles son las acciones requeridas; señalaron que luego de una crisis alimentaria, las alianzas deben ir desde el alivio hacia el desarrollo; y recomendaron la planificación a nivel nacional y las alianzas público-privadas.

Para acceder a una síntesis más detallada de la mesa redonda, por favor dirigirse a: http://www.iisd.ca/download/pdf/sd/ymbvol150num5s.pdf

MESA REDONDA 2:En esta mesa redonda (ver nota conceptual WSFS/2009/RT/2), realizada el 17 de noviembre, se discutió la reforma de la gobernanza mundial en apoyo a las estrategias de seguridad alimentaria. Guilherme Cassel, Ministro de Desarrollo Agrario de Brasil, y Mariann Fischer Boel, Comisionado Europeo para la Agricultura y el Desarrollo Rural, actuaron como copresidentes. Los panelistas fueron: Maria del Carmen Squeff, Representante Permanente Alterno de la Argentina en la FAO; Pat Mooney, Directora Ejecutiva del Grupo de Acción sobre la Erosión, la Tecnología y la Concentración; Uma Lele, Asesora Especial de la Fundación Swaminathan; y Tesfai Tecle, asesor especial de Kofi Annan, Presidente de la Alianza por una Revolución Verde en África.

Los participantes discutieron la reforma del CSA, sosteniendo que con el actual aumento del multilateralismo y la participación de la sociedad civil, la FAO vive un momento decisivo. Ellos recomendaron que se llegue a un número mayor de actores que participan en la toma de decisiones y que se involucre a las agencias internacionales. También sugirieron que el CSA podría realizar una metaevaluación de la FAO, el FIDA, el PAM y el Grupo Consultivo sobre la Investigación Agrícola Internacional.

En cuanto a la gobernanza global de la seguridad alimentaria, los participantes: destacaron el papel de las alianzas; recibieron con agrado la tendencia a atraer nuevos actores, en especial de la sociedad civil; desearon que el debate sobre la gobernanza conduzca a una convergencia de acciones, especialmente a nivel nacional; pidieron una gobernanza global simplificada y la coordinación a nivel nacional, regional y global; hicieron hincapié en el papel de los expertos; y pidieron respuestas a la volatilidad de los precios.

Para acceder a una síntesis más detallada de la mesa redonda, por favor dirigirse a: http://www.iisd.ca/download/pdf/sd/ymbvol150num6s.pdf

MESA REDONDA 3:Esta mesa redonda, realizada el 17 de noviembre, se ocupó de la relación de la agricultura y la seguridad alimentaria con las políticas de mitigación y adaptación (ver nota conceptual WSFS/2009/RT/3). Hasina Wajed, Primer Ministro de Bangladesh, y Tony Burke, Ministro de Agricultura, pesca y Silvicultura de Australia, actuaron como copresidentes. Los panelistas fueron: M.S. Swaminathan, Presidente, Fundación M.S. Swaminathan; Mahmoud Solh, Director General, Centro Internacional para la Investigación Agrícola en Áreas Secas (CIIAAS); Florin Vladu, Funcionario de Programa, Convención Marco de las NU sobre el Cambio Climático (CMNUCC); y Ger Bergkamp, Director General, Consejo Mundial del Agua.

Los panelistas y participantes dijeron que tanto la silviculturavcomo las políticas agrícolas sostenibles pueden traer beneficios para la reducción de la pobreza, la seguridad alimentaria, la diversidad biológica y la mitigación del cambio climático y la adaptación al mismo. Identificaron, asimismo, como áreas de acción prioritaria a: la resistencia de los sistemas y ecosistemas de producción de alimentos; la conservación de los recursos genéticos; y el manejo integrado de pestes y enfermedades.

En cuanto a la adaptación, sugirieron que la diversificación de la producción de alimentos y el abastecimiento de agua pueden ser piedras angulares y pidieron por una cooperación mejorada de los países más vulnerables. También dieron ejemplos de planificación adaptativa proactiva, incluyendo, entre otras cosas: creación de escenarios regionales; la ampliación del rango de variabilidad genética; el desarrollo de variedades de cultivos para diferentes escenarios climáticos; y la creación de reservas de agua para el riego y el ganado. Al discutir sobre la contribución de la agricultura a la mitigación, los participantes hicieron hincapié en que responder a las demandas globales de alimentos es prioritario; pidieron incentivos para la agricultura y el manejo forestal sostenibles dentro del régimen del cambio climático, y solicitaron que se realicen investigaciones sobre prácticas agrícolas amigables con el clima.

Para acceder a una síntesis más detallada de la mesa redonda, por favor dirigirse a: http://www.iisd.ca/download/pdf/sd/ymbvol150num6s.pdf

MESA REDONDA 4: Esta mesa redonda, realizada el 18 de noviembre, se ocupó de las medidas para mejorar la seguridad alimentaria global (ver nota conceptual WSFS/2009/RT/4). En su declaración, Luisa Dias Diogo, Primer Ministra de Mozambique, describió la experiencia de su país en apoyo a la producción de alimentos, e hizo hincapié en la asignación de recursos, la creación de un sistema financiero rural, la paz y la estabilidad política, y el liderazgo.

El Copresidente Karel de Gucht, Comisionado Europeo para el Desarrollo, describió las políticas comerciales de la UE como no distorsionadoras, e hizo hincapié en que los pequeños agricultores requieren infraestructura y políticas fiscales de apoyo. La Copresidente Tina Joemat-Peterson, Ministro de Agricultura, Silvicultura y Pesca de Sudáfrica, dijo que la producción agrícola es la piedra angular del desarrollo económico, y sugirió que se establezcan alianzas para aumentar la producción y garantizar la seguridad alimentaria. Kanayo Nwanze, Presidente del FIDA, dijo que la seguridad alimentaria es parte integral de la seguridad internacional. También destacó las inversiones consistentes, la investigación y el acceso a los mercados. Clemens Boonekamp, Director de la División de Agricultura y Materias Primas de la OMC, habló de los aspectos positivos del comercio, advirtió en contra el proteccionismo y la noción de autosuficiencia, y explicó el estatus de las negociaciones de Doha. Joachim von Braun, Director General del Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias, informó que la investigación sobre las historias de éxito demostraban algunas características comunes, como el énfasis en la ciencia y la tecnología, los incentivos para el sector privado, las inversiones y el liderazgo. Karen Serres, Presidenta del Comité de Mujeres Productoras Agropecuarias, de la Federación Internacional de Productores Agropecuarios, dijo que las políticas comerciales deben favorecer a los pequeños productores en la cadena de valor de los alimentos.

Los ministros y otros delegados discutieron, en especial, sobre: la agricultura como parte de un paquete político abarcador; el desarrollo rural integrado; las medidas para impulsar la producción de alimentos; el acceso de los pequeños productores a los mercados; la agricultura de subsistencia familiar y la tenencia de la tierra; restricciones comerciales; la apropiación de la tierra ante la expectativa de una creciente escasez de alimentos; los impactos del cambio climático; y el papel de las mujeres.

CIERRE DE LA CUMBRE

El miércoles por la mañana, los representantes de los eventos realizados previos a la Cumbre sintetizaron sus contribuciones a la Cumbre y a la lucha contra la inseguridad alimentaria. La reunión de parlamentarios tuvo como resultado recomendaciones para: la adopción de marcos jurídicos y legislativos para la protección de derecho a los alimentos; la promoción de las mujeres, incluso garantizando su acceso a la tierra, el crédito y los mercados; el presupuesto para la seguridad alimentaria; y la lucha por cumplir los ODM para el año 2015. Los participantes del sector privado acordaron una Carta que se ocupa de cuestiones relacionadas con la productividad y la eficiencia, la sostenibilidad, las cadenas de valor de los alimentos y las prácticas empresariales, y las alianzas y las políticas habilitantes. También acordaron que Expo 15 —cuyo tema será “Alimentar al Planeta. Energía para la Vida” y que se llevará a cabo en 2015 en Milán, Italia— será una importante plataforma para facilitar las acciones globales y locales de promoción de la seguridad alimentaria. La Declaración de la reunión de las ONG y la sociedad civil destaca, entre otras cosas, la demanda por la soberanía alimentaria; el derecho a alimentos disponibles, accesibles, nutritivos y culturalmente aceptables; el potencial del CSA para convertirse en el órgano internacional más inclusivo para la seguridad alimentaria en el sistema de las NU y la falta de financiamiento suficiente para permitir que logre su objetivo; y el trabajo necesario dentro del CSA para garantizar la coherencia entre los diferentes órganos de la infraestructura de la seguridad alimentaria global.

Alexander Müller, Director General Asistente de la FAO, sintetizó las cuatro mesas redondas que se llevaron a cabo durante la Cumbre.

MarcelaVillarreal, FAO, leyó un mensaje recibido de parte de la segunda Cumbre de las Primeras Damas del Movimiento de No Alineados (MNA), realizado en Roma, el 15 de noviembre de 2009. Tras hacer hincapié en que ellas representan más de 2 mil millones de mujeres de los países en desarrollo, sostuvo que las participantes dijeron que la agricultura y el desarrollo rural son esenciales para la seguridad alimentaria. Villareal explicó que los participantes dijeron que las mujeres deben cumplir un papel fundamental pero carecen de acceso a recursos básicos como la tierra, el financiamiento y los insumos tecnológicos y pidieron a los gobiernos que prioricen la seguridad alimentaria y a las agencias de las NU que brinden un marco para el desarrollo de capacidades de las mujeres, incluyendo, entre otras cosas, condiciones legales e instituciones para que las mujeres accedan a los recursos; la identificación de las mejores prácticas; la preparación de datos separados por género; y la mejora de la cooperación de los países y organizaciones con un enfoque en la mujer.

Diouf agradeció a todos los delegados por su participación y entusiasmo, y por adoptar de manera unánime la Declaración de la Cumbre. También dijo que se han dado importantes pasos en el logro del objetivo de un mundo sin hambre, e instó a todos los países a tomar medidas concretas y urgentes, aún cuando la Declaración no define los objetivos cuantificados ni tiene plazos límite. Finalmente, recordando a los participantes que “el hambre no puede esperar”, cerró la Cumbre a las 12:44 de la tarde.

PRÓXIMAS REUNIONES

DÉCIMO QUINTA CONFERENCIA DE LAS PARTES DE LA CMNUCC Y QUINTA REUNIÓN DE LAS PARTES DEL PROTOCOLO DE KYOTO: La CdP 15 de la Convención Marco de las NU sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y la CdP/RdP 5 del Protocolo de Kyoto se realizarán del 7 al 18 de diciembre de 2009, en Copenhague, Dinamarca. Estas reuniones coincidirán con la 31ª reunión de los órganos subsidiarios de la CMNUCC. En el marco de la “hoja de ruta” acordada en la Conferencia de las NU sobre el Cambio Climático de Bali, de diciembre de 2007, se espera que la CdP/RdP 5 concluya un acuerdo sobre un marco para la lucha contra el cambio climático post 2012 (cuando termine el primer período de compromiso del Protocolo de Kyoto). Para más información, contacte a: la Secretaría de la CMNUCC; tel: +49-228-815-1000; fax: +49-228-815-1999; correo electrónico: secretariat@unfccc.int; Internet: http://unfccc.int/meetings/unfccc_calendar/items/2655.php?year=2009

CUMBRE DE LAS REGIONES DEL MUNDO SOBRE SEGURIDAD ALIMENTARIA: Esta reunión se realizará del 18 al 19 de enero de 2010, en Dakar, Senegal. Organizada en base a un cuestionario enviado a las regiones del mundo para recolectar información sobre cuestiones relacionadas con la alimentación, esta Cumbre ayudará a identificar áreas específicas en las que la cooperación entre regiones puede brindar valor agregado a las iniciativas nacionales e internacionales. La Cumbre reunirá a representantes de las autoridades locales, los gobiernos nacionales y las organizaciones internacionales para que propongan soluciones innovadoras para la lucha contra la inseguridad alimentaria. Para más información, contacte a: Marie Imbs; correo electrónico: marie.imbs@crpm.org; Internet: http://www.regionsfoodsummit.org/en/index.php

CONFERENCIA GLOBAL SOBRE INVESTIGACIÓN AGRÍCOLA PARA EL DESARROLLO: Esta conferencia será realizada por el Foro Global sobre Investigación Agrícola (FGIA) en Montpellier, Francia, del 28 al 31 de marzo de 2010. La Conferencia brindará un plan de acción mundial y una estrategia para la mejora de la investigación agrícola con el objetivo de maximizar el impacto del desarrollo, especialmente de los pobres. El plan y la estrategia serán establecidos a través de consultas con los representantes de un amplio abanico de investigadores agrícolas de todo el mundo. Para más información, contacte a: Secretaría del FGIA; tel: +39-06-5705-3413; fax: +39-06-5705-3898; correo electrónico: gcard2010@fao.org; Internet: http://www.egfar.org/egfar/website/gcard

CUMBRE ALIMENTARIA DEL PACÍFICO: FACILITANDO ACCIONES PARA UN PACÍFICO CON SEGURIDAD ALIMENTARIA: Esta cumbre está programa para abril de 2010, y busca reunir a los líderes en salud, agricultura e industria sobre Seguridad Alimentaria. Al final, harán una Declaración del Pacífico sobre Seguridad Alimentaria y un Plan de Acción que la acompañe. El grupo de Trabajo por un Pacífico Seguro fue establecido como órgano preparatorio. Para más información, contacte a: Colin Bell; correo electrónico: bella@who.int; Internet: http://foodsecurepacific.org/summit.html

CUMBRE MUNDIAL DE 2010 DEL PACTO GLOBAL DE LAS NACIONES UNIDAS: Esta Cumbre —en la que sólo se puede participar por invitación— se realizará del 24 al 25 de junio de 2010. Reunirá a los líderes de todos los sectores para promover el papel de la responsabilidad empresarial y las inversiones en traer la transformación necesaria para que los mercados sean más sostenibles e inclusivos. En la Cumbre, se tratarán, entre otras cosas, los desafíos del cambio climático y el avance en el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Para más información, contacte a: Nessa Whelan: whelan@un.org; contacto de prensa: Matthias Stausberg; tel: +1-917-367-3423; fax: +1-212-963-1207; correo electrónico: stausberg@un.org: Internet: http://www.unglobalcompact.org/newsandevents/2010_Leaders_Summit/index.html

CUMBRE DE 2010 DEL G8: Esta Cumbre se realizará del 25 al 27 de junio de 2010 en Muskoka. Ontario, Canadá. Se espera la presentación de primer informe de rendición de cuenta sobre el desarrollo en África. Internet: http://www.canadainternational.gc.ca/g8/index.aspx

GLOSARIO

CSA
ECOSOC
CE
UE
FAO
GAAN

FIDA
FMI
ODM
AOD
PAM
OMC

Comité para la Seguridad Alimentaria Mundial
Consejo Económico y Social de las NU
Comisión Europea
Unión Europea
Organización de las NU para la Agricultura y la Alimentación
Grupo de Acción de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Crisis de la Seguridad Alimentaria Mundial
Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola
Fondo Monetario Internacional
Objetivos de Desarrollo del Milenio
Asistencia Oficial para el Desarrollo
Programa Alimentaria Mundial
Organización Mundial de Comercio

 
^volver al comienzo
Volver a IISD coverge

El Boletín de la Cumbre Mundial sobre la Seguridad Alimentaria es una publicación del Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible (IIDS) <info@iisd.ca>, editores del Boletín de Negociaciones de la Tierra © <enb@iisd.org>. Esta edición fue escrita y editada por Alexandra Conliffe, Andrey Vavilov, Ph.D., y Simon Wolf. Editor Digital: Diego Noguera. Traducción al español por Socorro Estrada - Revisión: Gmelina Ramirez. La Editora es Leonie Gordon <leonie@iisd.org>. El Director de los Servicios de Información del IIDS es Langston James “Kimo” Goree VI <kimo@iisd.org>. El financiamiento para la cobertura de este reunión fue brindado por la FAO. El IIDS puede ser contactado en 161 Portage Avenue East, 6th Floor, Winnipeg, Manitoba R3B 0Y4, Canada; tel +1-204-958-7700; fax: +1-204-958-7710. Las opiniones expresadas en el Boletín pertenecen a sus autores y no reflejan necesariamente la posición del IISD. Extractos del Boletín pueden ser utilizados en otras publicaciones con la cita académica correspondiente. Las versiones electrónicas del Boletín son enviadas a una lista de distribución por correo electrónico (en formato HTML y PDF) y pueden ser consultadas en el servidor en Internet de Linkages en <http://www.iisd.ca/>. Para obtener información acerca del Boletín y/o solicitar sus servicios informativos, contactar al Director de los Servicios de Información del IIDS en <kimo@iisd.org>, +1-646-536-7556 o 300 East 56th St., 11A, New York, New York 10022, USA.

| Volver a la página de inicio de “Linkages” | Visite IIDSnet | Envíe un correo electrónico al IIDS |
© 2009, IIDS. Todos los derechos reservados.