Boletín de Negociaciones de la Tierra

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Servicio Informativo sobre Negociaciones Relacionadas con el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible

 

Formato PDF
Versión en inglés
Versión en francés


Publicado por el Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible (IIDS)

 

Vol. 25 No. 41
Jueves 28 de junio de 2007

HECHOS DESTACADOS DEL PCO-8:

MIÉRCOLES 27 DE JUNIO DE 2007

El miércoles, los delegados de la octava reunión del Proceso Abierto de Consultas Oficiosas de las Naciones Unidas sobre Océanos y Derecho del Mar (Proceso Consultivo o PCO8) volvieron a reunirse el un panel de discusión sobre los recursos genéticos marinos (RGMs). Por la mañana, hubo una discusión sobre la cooperación internacional y la coordinación de las cuestiones de los RGMs relacionados con las actividades en curso a nivel mundial y regional. Por la tarde, los delegados se ocuparon de cuestiones vinculadas con los retos actuales y futuros. Al final de la sesión, se distribuyó entre los delegados un documento de los Copresidentes sobre los posibles elementos a sugerir a la Asamblea General de las Naciones Unidas.

PANEL DE DISCUSIÓN ACERCA DE LOS RECURSOS GENÉTICOS MARINOS

actividades en curso a nivel mundial y regional: Presentaciones: Jihyun Lee, de la Secretaría de la CDB, se refirió a los Artículos de la CDB y a las decisiones de la CdP8 relacionadas con los RGMs, como la decisión acerca de la conservación y la utilización sostenible de los recursos genéticos del fondo del mar, más allá de los límites de las jurisdicciones nacionales, que recomendó que las Partes y otros Estados tomen medidas para controlar las amenazas a los RGMs y la mejora de la investigación científica. También dijo que la CDB y la División de las NU sobre Océanos y Derecho del Mar están colaborando en la elaboración de un documento acerca de la mitigación y las amenazas al hábitat del lecho marino, y se refirió a una serie de estudios acerca de la gestión del alta mar que deberá ser revisado y analizado en la décimo tercera reunión del Órgano Subsidiario de Asesoramiento Científico y Tecnológico (OSACT), en febrero de 2008.

Rama Rao, de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) se refirió al trabajo de la OMPI sobre los recursos genéticos, que —según dijo— se ocupa principalmente del conocimiento tradicional en relación con los recursos genéticos. Rao mencionó también un grupo de proyecto de disposiciones desarrollados por el Comité Intergubernamental sobre Propiedad Intelectual y Recursos Genéticos, Conocimiento tradicional y Folklore (CIG) para asistir a quienes deciden políticas en el diseño de la protección del conocimiento tradicional y los derechos de propiedad intelectual de productos derivados de la utilización de recursos genéticos a partir del conocimiento tradicional. Finalmente, Rao agregó que las patentes pueden ser diseñadas de modo que incluyan la participación en los beneficios y los requerimientos de transferencia de tecnologías y que, al mismo tiempo, permitan que los desarrolladores comercialicen un producto.

Tony Ribbink, del Fondo Fiduciario Sostenible para los Mares, de Sudáfrica, se refirió al Programa Africano del Ecosistema del Celecanto que según explicó es un proyecto marino de la Nueva Alianza para el Desarrollo de África. También explicó que el Programa es un proyecto de conservación realizado en colaboración entre nueve países africanos que limitan con el océano Índico occidental, y que el celecanto africano —un tipo de pez que se creía extinto— se ha convertido en un ícono de esperanza para la conservación de la diversidad biológica marina en el África. E hizo hincapié en que el Programa busca “alcanzar, entrenar, retener y sostener” el proyecto y a sus empleados y da mucha importancia a la creación de capacidades.

Margaret Tivey, de la Institución Oceanográfica Woods Hole, de EE.UU., hizo hincapié en la necesidad de investigación para obtener conocimientos acerca del modo en que los organismos de los respiraderos hidrotermales se adaptan a las altas presiones, la poca luz, el que haya poco o nada de oxígeno y la alta toxicidad asociada a los campos de respiraderos. También se refirió al modo en que el Grupo de Trabajo sobre Biología de InterRidge, una red de investigadores de cadenas oceánicas, desarrolló un código de conducta voluntario sobre la investigación responsable en los respiraderos hidrotermales del mar profundo. Y explicó las directrices para la realización de investigación científica evitando, entre otras cosas, impactos dañinos sobre la sostenibilidad de las poblaciones de organismos que viven en los vents; la recolección que no sea fundamental; y el transplante de material geológico de un sitio a otro.

Discusión: Lee pidió precaución a la hora de aplicar modelos de gestión agrícola a los océanos, teniendo en cuenta los diferentes contextos económicos y ecológicos, y la naturaleza trans-sectorial y multidisciplinaria de la gestión de los océanos. También destacó la cooperación con las Fuerzas de Tareas de Océanos-NU, y con la FAO, el PNUMA y otros.

En respuesta a un comentario sobre la adopción de códigos de conducta por parte de los científicos, sin participación de los gobiernos, Tivey dijo que los científicos necesitan estar íntimamente involucrados en la regulación del uso de los respiraderos hidrotermales y que por eso tomaron la iniciativa en el desarrollo de políticas. En cuanto a las penalidades para aquellos que violen los códigos de conducta, dijo que la adhesión a estos códigos suele ser voluntaria, excepto en las ZEEs. Tivey acordó que los gobiernos podrían ayudar al desarrollo de códigos de conducta a través de: la inclusión de aportes de usuarios que no sean científicos; la identificación de políticas necesarias como la evaluación de la efectividad; y la vinculación del financiamiento de las investigación con el cumplimiento de un código de conducta, como ocurre en los Estados Unidos. Durante la discusión acerca de si los códigos podrían aplicarse a científicos que estén investigando sistemas de océanos que no son cadenas oceánicas, Tivey dijo que las directrices podrían ser utilizadas como un borrador para el desarrollo de códigos para otras áreas de investigación.

Cuando se le preguntó acerca de los beneficios que podrían obtener las comunidades que dependen de los océanos a partir del conocimiento indígena, Ribbink instó a las personas a encontrar formas de hacer que la conservación genere mayor renta que la explotación, y sugirió la creación de fondos fiduciarios comunitarios en los que todos son propietarios y gestionan los recursos, más allá de alguna supervisión gubernamental. En cuanto a la participación de las comunidades tradicionales en la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), Rao dijo que los se habían asignado fondos voluntarios para la participación de los pueblos indígenas en la CIG. Con respecto a la ciencia necesaria para sostener las iniciativas internacionales, Lee sostuvo que la Secretaría de la CDB no tiene en sí misma capacidad científica pero trabaja consultores, talleres de expertos y alianzas como las de la División de Océanos y Derecho del Mar-NU (DNUODM-NU), la FAO y la UICN para garantizar la integridad científica. Ribbink agregó que los proyectos bandera de NEPAD apoyan el desarrollo de capacidades, la capacitación y la orientación operativa en las áreas científicas.

En relación con la accesibilidad de las bases de datos, Tivey señaló que, aunque InterRidge no tiene una base de datos colectiva, algunos Estados sí la tienen; y que a las compañías e investigadores que financia la Fundación Científica Nacional de EE.UU. se les exige que hagan que sus datos estén públicamente disponibles. Rao dijo que las bases de datos de la OMPI son abiertas y gratuitas para que las utilicen los países en desarrollo. Con respecto a la exploración, Tivey comentó que los desarrollos comerciales y medicinales basados en descubrimientos de respiraderos del mar profundo se producirán en el futuro. Ribbink enfatizó que las áreas marina protegidas (AMPs) son fundamentales para la conservación marina y que son más efectivas cuando se las desarrolla como una red.

La discusi�n tambi�n estuvo centrada en: la posibilidad de establecimiento de patentes internacionales; la comunicaci�n del origen del material gen�tico que contribuye a un producto potentado; y la necesidad de una mejor taxonom�a para apoyar la propiedad intelectual. Finalmente, Ribbink agreg� la necesidad de comercializar de un modo m�s eficaz, y Lee pidi� un aumento del financiamiento para la taxonom�a en los pa�ses en desarrollo.

DESAF�OS ACTUALES Y FUTUROS: Presentaciones: Harlan Cohen, de la UICN, habl� acerca de la importancia de garantizar la conservaci�n y el uso sostenible de los RGMs. Tambi�n discuti� el modo en que se pueden aplicar las pr�cticas propias de los �mbitos nacionales en zonas que est�n fuera de las jurisdicciones nacionales, por ejemplo a trav�s de la notificaci�n anticipada de las actividades, las evaluaciones previas de los posibles impactos ambientales, la publicaci�n de los resultados y hallazgos, y la participaci�n en los beneficios. Cohen explic�, asimismo, el modo en que el Tratado Ant�rtico y su Protocolo sobre la Protecci�n Ambiental podr�an servir como modelos para la evaluaci�n previa de los impactos ambientales, y de qu� modo las disposiciones del DNUODM sobre la cooperaci�n internacional en la investigaci�n cient�fica marina y las evaluaciones del impacto ambiental tambi�n ofrecen piedras angulares para la consideraci�n de la gesti�n de los RGMs en zonas que est�n fuera de las jurisdicciones nacionales.

Marcos de Almeida, Ministro de Defensa de Brasil �en representaci�n de Casiano Monteiro-Neto, de la Universidad Federal Fluminense de Brasil�, destac� la existencia de barreras a la investigaci�n cient�fica en alta mar, destacando entre ellas los altos costos y la falta de cooperaci�n internacional. Asimismo, se�al� la promesa que representan los RGMs para distintos usos de la biotecnolog�a, como la acuicultura, la producci�n farmac�utica y las industrias de cosm�ticos. Y dijo que existen cerca de 1700 grupos de investigaci�n en biotecnolog�a en Brasil, pero que s�lo unos pocos trabajan con los RGMs. En relaci�n con el establecimiento de un marco legal para los RGMs, destac�: una cuesti�n de implementaci�n pendiente sobre la relaci�n entre el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de la Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio y la CDB; la cuesti�n de la biopirater�a; y el hecho de que los RGMs utilizados fuera de las jurisdicciones nacionales deber�an tratar de beneficiar a todos.

Timothy Hidges, Copresidente del Grupo de Trabajo de Composici�n Abierta de la CDB sobre Acceso y Participaci�n en los Beneficios, discuti� acerca de los retos y oportunidades vinculados a la creaci�n de capacidades y la transferencia de tecnolog�as, destac� las conexiones entre las actividades sobre RGMs realizadas en el marco del DNUODM y la CDB, y se refiri� al �Plan de Acci�n� de la CDB sobre la creaci�n de capacidades en relaci�n con el acceso y la participaci�n en los beneficios. En cuanto a las colaboraciones en las investigaciones sobre gen�tica marina, abog� por la mejora de la tasa de participaci�n de los pa�ses en desarrollo y subray� la importancia de las redes cient�ficos. Tambi�n dijo que el marco institucional para la diversidad biol�gica marina en zonas que est�n fuera de las jurisdicciones nacionales ha sido poco entendido y que las estructuras de gobierno est�n en debate. E hizo hincapi� en el alto potencial de riqueza monetaria y no monetaria que surgir� de los RGMs y que, en su opini�n, podr�a conducir a una situaci�n en la que �todos ganan�; en especial si se da respuesta a la necesidad de creaci�n de capacidades de las comunidades ind�genas y costeras locales, y se reconocen sus conocimientos y capacidades. Finalmente, dijo que una mejor comprensi�n de la naturaleza y utilizaci�n los RGMs puede ayudar a crear capacidades.

Sam Johnston, de la Universidad de las Naciones Unidas, ofreci� un panorama de los esfuerzos realizados a nivel regional para ocuparse de la utilizaci�n de los recursos gen�ticos, centr�ndose en ejemplos del sistema del Tratado Ant�rtico que �seg�n explic� ten�an mucho en com�n con los esfuerzos para considerar a los RGMs en el marco de la Convenci�n de las Naciones Unidas sobre Oc�anos y Derecho del mar. En ese mismo sentido, Johnston observ� que la falta de reglas clara sobre la bioprospecci�n del sistema del Tratado Ant�rtico est� restringiendo las investigaciones y la utilizaci�n de los recursos gen�ticos a trav�s, entre otras cosas, de: la creaci�n de incertidumbre para la industria; la obstrucci�n del intercambio de informaci�n entre cient�ficos; y la demora de los esfuerzos gubernamentales para la negociaci�n de acuerdos de participaci�n en los beneficios. Finalmente, se refiri� al desarrollo de una base de datos sobre bioprospecci�n que busca brindar a los cient�ficos y a quienes definen pol�ticas una presentaci�n m�s sistem�tica de los datos sobre esta cuesti�n.

Lisa Speer, del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales (CDRN), discuti� los retos relacionados con la conservaci�n y la gesti�n adecuada de los GRMs, poniendo un �nfasis especial en la sobrepesca, la pesca a trav�s de pr�cticas destructivas, el cambio clim�tico y la acidificaci�n de los oc�anos. Tambi�n dijo que el sistema legal est� retrasado en lo que se refiere a la gesti�n de las zonas que est�n fuera de las jurisdicciones nacionales y pidi� un nuevo acuerdo de implementaci�n de la CNUODM que considere el manejo de los RGMs en estas zonas, lo que a largo plazo incluir� un procedimiento uniforme de evaluaciones del impacto ambiental y el establecimiento de AMPs para la conservaci�n de la diversidad biol�gica.

Discusi�n: En respuesta a las preguntas sobre la transferencia de tecnolog�as y la creaci�n de capacidades entre los pa�ses en desarrollo, Hodges se�al� una serie de ejemplos de Asia en los que un pa�s desarrollado hizo una inversi�n inicial para ayudar a crear instituciones para la evaluaci�n del valor de los RGMs de un pa�s. Almeida enfatiz� que la voluntad pol�tico es vital para generar cooperaci�n internacional en relaci�n con la creaci�n de capacidades.

Almeida y el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales (CDRN) destacaron la necesidad de conservar los oc�anos por su valor intr�nseco y su valor para la humanidad. En respuesta a una pregunta sobre la evaluaci�n de los cambios en los h�bitats de las zonas que est�n fuera de las jurisdicciones nacionales, el CDRN destac� la necesidad de desarrollar las mejores pr�cticas disponibles de modo de evaluar �stos h�bitats en contraposici�n con aquellos que no est�n protegidos.

Cohen sostuvo, adem�s, que la intenci�n de los usuarios podr�a no importar si se siguen las pr�cticas de sentido com�n. Luego explic� c�mo se elabor� la lista de �pr�cticas de sentido com�n� de la UICN para las zonas que est�n dentro de las jurisdicciones nacionales, compilada a partir de las legislaciones nacionales de Australia y Filipinas. Y dijo que los pa�ses podr�an utilizar esta lista como base para la implementaci�n de esas pr�cticas a nivel nacional o regional, o para el desarrollo de c�digos de conducta o acuerdos de implementaci�n.

En esta ocasi�n, los participantes tambi�n se ocuparon de: evitar las pr�cticas destructivas; mejorar los controles de los Estado-bandera de las embarcaciones; la cooperaci�n internacional y la coordinaci�n para la conservaci�n de los RGMs; formas de regular las actividades del lecho marino profundo; la posibilidad de crear un mecanismo de intercambio de informaci�n para los RGMs que permita frenar la reiteraci�n en la toma de muestras; y el manejo similar para las patentes sobre complejos de zonas que est�n dentro y fuera de las jurisdicciones nacionales.

EN LOS PASILLOS

Unos pocos delegados se sorprendieron, el mi�rcoles por la tarde, cuando los Copresidentes distribuyeron un proyecto inicial con los elementos a sugerir a la Asamblea General, recordando que en la reuni�n preparatoria de marzo se hab�a acordado que habr�a un proceso grupal abierto de redacci�n. Sin embargo, la mayor parte de los delegados qued� satisfecho con el cambio de procedimiento; y, en especial, los de aquellos pa�ses en desarrollo que sintieron que la posibilidad de mandar sus enmiendas directamente a los Copresidentes permitir�a que sean mejor representadas. Otros, en tanto, expresaron gratitud porque el cambio reducir�a el tiempo que destinar�an a �penosas negociaciones formales�, apuntando que la reuni�n ten�a como mandato las consultas informales y cooperativas. S�lo unas pocas voces en disidencia lamentaron que el PCO-8 destinara �demasiado tiempo a escuchar y muy poco a producir resultados�, e hicieron hincapi� en que las divergencias entre las posiciones de los pa�ses parec�an menores que las de sesiones anteriores del PCO.

Este n�mero del Bolet�n de Negociaciones de la Tierra � <enb@iisd.org> fue escrito y editado por Robynne Boyd, Andrew Brooke, Leila Mead y James Van Alstine. Editor Digital: Dan Birchall. Traducci�n al espa�ol: Socorro Estrada. Editora: Pamela S. Chasek, Ph.D. <pam@iisd.org>. Director de Servicios Informativos del IIDS: Langston James �Kimo� Goree VI <kimo@iisd.org>. Los donantes permanentes del Bolet�n son el Reino Unido (a trav�s del Departamento para el Desarrollo Internacional - DFID), el Gobierno de los Estados Unidos (a trav�s del Bur� de Oc�anos y Asuntos Ambientales y Cient�ficos Internacionales del Departamento de Estado), el Gobierno de Canad� (a trav�s del CIDA), el Ministerio de Relaciones Exteriores de Dinamarca, el Gobierno de Alemania (a trav�s de su Ministerio Federal de Medio Ambiente - BMU, y su Ministerio Federal de Cooperaci�n para el Desarrollo - BMZ), el Ministerio de Relaciones Exteriores de Pa�ses Bajos, la Comisi�n Europea (DG-ENV) y la Direcci�n General para la Protecci�n de la Naturaleza del Ministerio de Medio Ambiente y Territorio de Italia. El soporte financiero general del Bolet�n durante el a�o 2007 es brindado por la Oficina Federal para el Medio Ambiente (FOEN) de Suiza, el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio de Medio Ambiente de Noruega, el Gobierno de Australia, el Ministerio Federal de Medio Ambiente de Austria, el Ministerio de Medio Ambiente de Suecia, el Ministerio de Asuntos Internacionales y Comercio de Nueva Zelanda, SWAN Internacional, el Ministerio de Medio Ambiente de Jap�n (a trav�s del Instituto para las Estrategias Ambientales Mundiales - IGES) y el Ministerio de Econom�a, Comercio e Industria de Jap�n (a trav�s del Instituto de Investigaci�n Mundial sobre Progreso Industrial y Social - GISPRI). El financiamiento para la traducci�n al franc�s del Bolet�n es brindado por la Organizaci�n Internacional de la Francofon�a y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia. La financiaci�n para la traducci�n al espa�ol del Bolet�n es provista por el Ministerio de Medio Ambiente de Espa�a. Las opiniones expresadas en el Bolet�n de Negociaciones de la Tierra pertenecen a sus autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista del IIDS o de sus auspiciantes. Est� permitida la publicaci�n de extractos del Bolet�n de Negociaciones de la Tierra en publicaciones no comerciales y con la correspondiente cita acad�mica. Para obtener informaci�n acerca del Bolet�n de Negociaciones de la Tierra o solicitar su servicio informativo, contacte al Director de Servicios Informativos del IIDS por correo electr�nico <kimo@iisd.org>, tel�fono: +1-646-536-7556 o en 212 East 47th St.#21F, Nueva York, NY 10017, Estados Unidos. El equipo del BNT en el PCO-8 puede ser contactado por correo electr�nico escribiendo a <james@iisd.org>.