Boletín de Negociaciones de la Tierra

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Servicio Informativo sobre Negociaciones Relacionadas con el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible

 

Formato PDF
Versión en inglés
Versión en francés


Publicado por el Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible (IIDS)

 

Vol. 25 No. 39
Martes 26 de junio de 2007

HECHOS DESTACADOS DEL PCO-8:

LUNES 25 DE JUNIO DE 2007

La octava reunión del Proceso Abierto de Consultas Oficiosas de las Naciones Unidas sobre Océanos y Derecho del Mar (Proceso de Consultas o PCO) comenzó el lunes 25 de junio de 2007, en las oficinas de las NU en Nueva York. Los delegados se reunieron en el Plenario por la mañana, se ocuparon de asuntos organizativos e intercambiaron puntos de vista sobre preocupaciones y acciones necesarias. Por la tarde, hubo un panel de discusión sobre el entendimiento de los recursos genéticos marinos (RGMs).

PLENARIO

APERTURA: El Copresidente Cristián Maquieira (Chile) destacó la importancia de que en el PCO-8 se obtenga conocimiento acerca del acceso, la complejidad científica y cuestiones económicas y legales relacionadas con los RGMs. Tras hacer hincapié en a complejidad del tema, destacó que las el PCO-8 es un período de sesiones preliminar en el que se obtendrá la información que formará la base para las futuras negociaciones y discusiones.

La Copresidente Lori Ridgeway (Canadá) destacó la necesidad de encontrar un entendimiento común acerca de las tendencias y el camino futuro en relación con los RGMs. También dijo que la ciencia y tecnología relacionada con tales RGMs podría estar por delante del desarrollo político, y destacó la necesidad de —entre otras cosas— crear un puente entre las acciones a corto y largo plazo, e identificar las características únicas de los RGMs y los riesgos asociados.

Luego, la Copresidente Ridgeway presentó la agenda de la reunión, que fue adoptada sin enmiendas (A/AC.259/L.8).

INTERCAMBIO DE POSICIONES SOBRE ÁREAS DE PREOCUPACIÓN Y ACCIONES NECESARIAS: Pakistán, por el G-77/CHINA, vio con agrado que se considere a los RGMs en esta reunión, afirmó que los RGMs son parte del patrimonio común de la humanidad, y recordó —con BRASIL— que la distinción entre investigación marina pura y aplicada aún no ha sido universalmente aceptada. Alemania, por la UE, hizo hincapié en la necesidad de discutir de forma separada sobre los RGMs que están dentro y fuera de las zonas de las jurisdicciones nacionales. También subrayó la necesidad de conservar y proteger a los RGMs que están fuera de las jurisdicciones nacionales, y pidió un enfoque integrado, cooperativo y coordinado para la gestión del medio ambiente marino. Papúa Nueva Guinea, por el FORO DE ISLAS DEL PACÍFICO, recibió con agrado el hecho de que el foco del PCO-8 esté puesto en los RGMs, destacó la tercera ronda de negociaciones para el establecimiento de una Organización de Gestión Regional de la Pesca en el Pacífico Sur, e hizo hincapié en la necesidad de enfoques regulatorios efectivos para la conservación y la utilización sostenible de la diversidad biológica marina.

BRASIL dijo que el debate del PCO-8 contribuirá a la reunión de 2008 del Grupo de Trabajo Especial, de composición abierta, sobre la diversidad biológica marina en las zonas que están fuera de las jurisdicciones nacionales, y agregó que la discusión sobre los RGMs debería estar centrada en las áreas que están fuera de las jurisdicciones nacionales. PALAU destacó que criaturas únicas habitan en condiciones oceánicas extremas, y advirtió que sin una gestión precautoria, basada en los ecosistemas, estos recursos podrían ser sobreexplotados antes de que se puedan desarrollar beneficios a largo plazo. Instó a los países a que le presten especial atención al reciente llamado de la Asamblea general a cerrar las pesquerías de fondo de mar en los ecosistemas marinos vulnerables, y a que utilicen este enfoque como un modelo general para la gestión de la diversidad biológica oceánica.

EE.UU recordó a los delegados que los recursos que están dentro de las jurisdicciones nacionales también deberían ser considerados, señalando que tal investigación es relativamente efectiva en términos de costo y que aún queda mucho por descubrir. Y afirmó que los hallazgos relacionados con los RGMs no conducirán a una “fiebre del oro” en busca de ganancias, pero si mejorarán el conocimiento científico y el entendimiento de la diversidad biológica del fondo del mar. Finalmente, la delegada de EE.UU. advirtió que un nuevo régimen internacional de protección de los RGMs en las zonas que están fuera de las jurisdicciones naciones inhibiría las investigaciones, y señaló su preferencia porque sean los propios científicos quienes desarrollen códigos de conducta autoimpuestos. Tras señalar la dificultad de distinguir entre la investigación científica y la bioprospección, JAPÓN dijo que la bioprospección aumenta el conocimiento científico y beneficia a la humanidad, y se opuso a una regulación innecesaria de la bioprospección.

NUEVA ZELANDA destacó la importancia de que el PCO-8 brinde información en las discusiones llevadas a cabo en otros foros, como la Convención sobre la Diversidad Biológica (CDB) y el Grupo de Trabajo Especial Informal sobre la diversidad biológica marina en áreas que están fuera de las jurisdicciones nacionales. AUSTRALIA dijo que la CDB brinda un marco para el acceso y la distribución de los beneficios que deja que el alcance y la mecánica de estos sistemas sea determinada a nivel nacional, haciendo hincapié en que los países pueden implementar la CDB de diferentes maneras. E instó a un intercambio de experiencias nacionales como forma de avanzar más allá del punto muerto del acceso y a participación en los beneficios.

VENEZUELA sostuvo la necesidad de comprender mejor los aspectos técnicos, socioeconómicos, legales y ambientales relacionados con los RGMs, en especial en las áreas que están fuera de las jurisdicciones nacionales. INDIA subrayó que la participación de los países en desarrollo depende de los datos científicos disponibles para ellos, y destacó la importancia de la identificación de los riesgos que amenazan al patrimonio común, el acuerdo acerca de una base legal para la conservación y la gestión de la diversidad biológica, y el tratamiento de la participación en los beneficios de los RGMs que están fuera de las zonas de las jurisdicciones nacionales. Tras señalar la falta de conocimiento suficiente acerca del modo en que los RGMs interactúan con el medio ambiente marino, CHILE apoyó la aplicación del principio precautorio, que se enfoque en el ecosistema ampliado y que se tomen en cuenta los aspectos socioeconómicos. CANADÁ pidió por: la mejora del conocimiento acerca de los RGMs y sus usos potenciales; que se equilibren los beneficios de los sectores públicos y privados a través de alianzas; que se consideren enfoques regulatorios que brinden certidumbre, flexibilidad y participación en los beneficios; y que se maximice la investigación y se facilite el acceso sin poner en peligro a los RGMs.

SUDÁFRICA subrayó la distinción entre la regulación de la investigación dentro del Área —que es el fondo del mar y el subsuelo fuera de las zonas de las jurisdicciones nacionales— y la investigación fuera de la Zona Económica Exclusiva (ZEE). Y sostuvo que, en el marco de la CNUDM, el Área y sus recursos son parte del patrimonio común de la humanidad, y que las actividades desarrolladas en el Área deben realizarse en beneficios de la humanidad como un todo. ARGENTINA dijo que el PCO-8 debería centrarse en el desarrollo de estándares específicos para el acceso a los RGMs en las zonas que están fuera de las jurisdicciones nacionales, que —según sostuvo— son parte del patrimonio común de la humanidad.

La FEDERACIÓN RUSA apoyó el fortalecimiento de la integración internacional en la creación de bases de datos. El CLUB SIERRA pidió medidas multilaterales para el abordaje de la amenaza que representan los ruidos causados por fuentes antropogénicas para la diversidad biológica marina. GREENPEACE anunció un próximo relevamiento científico sobre los cañones del océano profundo del mar de Bering, y destacó que la actual falta de conocimiento sobre los ecosistemas del mar profundo hacen que su protección sea aún más urgente. Asimismo, pidió un nuevo acuerdo de implementación bajo la CNUDM para que se aplique un enfoque integrado, basado en los ecosistemas y precautorio con el objeto de preservar el medio ambiente marino. Y que se desarrolle una red mundial de áreas marinas protegidas.

PANEL DE DISCUSIÓN SOBRE LOS RECURSOS GENÉTICOS MARINOS

COMPRENDER LOS RECURSOS GENÉTICOS MARINOS, SU VULNERABILIDAD Y LOS SERVICIOS QUE BRINDAN: PRESENTACIONES: Frank Oliver Glöckner, del Instituto Max Planck para la Microbiología Marina, de Alemania, destacó que los microorganismos marinos: juegan un rol central en el “ciclo mundial de los elementos”, son tanto conductores como indicadores del cambio climático mundial, y serán inevitablemente utilizados como recursos genéticos para nuevas encimas y reacciones con aplicaciones farmacéuticas e industriales. Asimismo, explicó que existen en abundancia y gran diversidad, y se refirió a un proyecto a gran escala de secuenciación del genoma marino que ha creado un reservorio de genes funcionales. Glöckner señaló que las investigaciones sobre los RGMs se ven dificultadas por el alto costo de la infraestructura y la falta de un marco estable sobre los derechos de propiedad intelectual. Y subrayó la necesidad de que haya inversiones en bioinformática e infraestructura de laboratorio, de modo de que se puedan analizar las grandes cantidades de daros adquiridos a partir de los proyectos de secuenciación del genoma marino.

Curtis Suttle, de la Universidad de British Columbia, Canadá, se refirió al vasto reservorio de diversidad biológica no explorada que contienen los océanos y en especial sus recursos microbianos, que —según dijo— representan el 95% de la biomasa de los océanos y condicen ciclos geoquímicas mundiales. Suttle también dijo que aunque los microbios dominan los océanos, la humanidad sigue sabiendo muy poco acerca de su diversidad genética, la composición de sus comunidades y los factores que controlan su distribución. Señaló que la humanidad no tiene conocimientos acerca de la vulnerabilidad de los microbios a los cambios ambientales ni el papel que podrían cumplir en el cambio climático, y pidió que se mejore la investigación sobre la vida microbiana en los océanos.

Libby Evans-Illidge, del Instituto Australiano de Ciencia Marina, se refirió a las bases de datos prácticas y a la puesta en común del conocimiento acerca de los RGMs, centrándose en la diversidad de los macroorganismos de los océanos. Destacó las herramientas que permiten acceder a información sobre la diversidad biológica y a proyectos de redes que unen toda esa información, subrayó la falta de coherencia taxonómica como uno de los problemas que presenta la integración de las bases de datos, e hizo hincapié en que la conservación de la diversidad biológica es fundamental para la realización del potencial de los RGMs. Como ejemplo, señaló varias bases de datos como las del Atlas de Océanos de las NU —un portal de las NU sobre datos relacionados con los océanos— y el Censo de la Vida Marina, una red de investigadores que se ocupan de la diversidad, la distribución y la abundancia de la vida marina.

David Rowley, de la Universidad de Rhode Island, EE.UU., habló de los servicios brindados por los RGMs. Explicó que además de contribuir a la producción oxígeno, el ciclo del carbón y la estabilidad de los ecosistemas y la alimentación, la diversidad biológica marina también brinda componentes y microorganismos para aplicaciones médicas e industriales. Dijo que muchos microorganismos producen componentes útiles en cantidades muy pequeñas, generando dificultades con la producción y el abastecimiento. Y, como cierre, pidió que se mejore la conservación de los ecosistemas marinos, la colaboración transdisciplinaria entre científicos e ingenieros, y la puesta en común del conocimiento a través de bases de datos de acceso libre.

Discusión: En cuanto a si la toma de muestras de microbios para la investigación tiene o no un impacto sobre los ecosistemas, Glöckner dijo que los impactos producidos por tales extracción son en general muy pequeños, aunque aclaró que esto podría variar en nichos ecológicos como los ambientes extremos. Evans-Illidge dijo que una recolección extensa debería ser precedida por un estudio de su impacto ambiental. Y agregó que la recolección sólo se realiza con fines científicos, y que las compañías farmacéutica no estaban interesadas en basar su producción comerciales en el cultivo silvestre de organismos.

Ante la pregunta sobre el modo en que se puede mejorar el conocimiento acerca de los RGMs, Evans-Illidge destacó el potencial de la inversión industrial en el biodescubrimiento marino, y Suttle abogó por las alianzas público-privadas, diciendo que la participación de los gobiernos en la investigación es necesaria por cuestiones de propiedad intelectual. En relación con la proporción de países desarrollados y en desarrollo y la propiedad de los RGMs de las corporaciones multinacionales, Rowley sugirió que la propiedad sea una alianza de tres vías para llevar los productos al mercado. Evans-Illidge señaló, a su vez, que la propiedad está comúnmente vinculada a aquellos que invierten en la comercialización del producto.

En respuesta a una pregunta sobre los efectos potenciales de la fertilización de los océanos, el secuestro de carbono en los océanos y el cambio climático en los microorganismos, Suttle dijo que los efectos a gran escala de estos proceso aún son desconocidos pero que valdría la pena analizarlos. Y Evans-Illidge se refirió a un cambio en las microalgas de los corales como ejemplo de una posible respuesta a los cambios en la temperatura y el medio ambiente. En cuanto a si el código genético de un organismo puede ser cambiado en el laboratorio, Suttle señaló que los investigadores extraen un ácido nucleico del organismo que no cambia. Con respecto al movimiento de organismos fuera de las jurisdicciones nacionales, Glöckner dijo que aún no se ha hecho un mapa acerca de la ubicación de gran parte de la vida oceánica.

Cuando se le preguntó acerca de los genes silenciosos, que son genes mutantes que no tienen un efecto detectable en los fenotipos, Suttle señaló que en los laboratorios no se puede acceder a una parte de su información genética. También distinguió entre la vida en el fondo del mar y en la superficie de los océanos. Rowley hizo hincapié en la naturaleza dinámica de los respiraderos hidrotermales, asemejándolos a los volcanes, y dijo que no eran sensibles a perturbaciones. EN cuanto a la puesta en común de la información, dijo que la mayor parte de la información científica se comparte, en especial en el sector público, y señaló el dilema entre derechos de propiedad intelectual y compartir información. Finalmente, Evans-Illidge se refirió a los obstáculos y desafíos relacionados con la puesta en común de la información, señalando inconsistencias en la organización de los grupos de datos. Glöckner pidió, en tanto, que se preste atención a la información acerca de qué genes son expresados en condiciones naturales, y dijo que una mayor diversidad biológica implica más recursos genéticos.

EN LOS PASILLOS

Al llegar a las oficinas de las NU —muy contentos, el lunes por la mañana— muchos de los delegados tenían la expectativa de participar de una semana muy educativa, con presentaciones de paneles y discusiones acerca de los recursos genéticos marinos. Algunos participantes creían que el PCO-8 podría llegar a tener mayor valor si simplemente se compartía la información que pudiera contribuir a la reunión del Grupo de Trabajo Especial Informal sobre la diversidad biológica marina en zonas que están fuera de las jurisdicciones nacionales; y unos pocos hasta sugirieron que las negociaciones sobre el texto podrían llegar a jugar un papel menor que en los PCO anteriores. Sin embargo, otros delegados mostraron menos fe en que se pudiera avanzar sin problemas, apuntando a las afiladas divergencias preexistentes en las posiciones sobre el estatus legal de los RGMs en las áreas que están fuera de las jurisdicciones nacionales, y a los conflictivos debates sobre recursos genéticos y acceso y participación en los beneficios que se han mantenido en foros como el de la CDB.

Este número del Boletín de Negociaciones de la Tierra © <enb@iisd.org> fue escrito y editado por Robynne Boyd, Andrew Brooke, Leila Mead y James Van Alstine. Editor Digital: Dan Birchall. Traducción al español: Socorro Estrada. Editora: Pamela S. Chasek, Ph.D. <pam@iisd.org>. Director de Servicios Informativos del IIDS: Langston James “Kimo” Goree VI <kimo@iisd.org>. Los donantes permanentes del Boletín son el Reino Unido (a través del Departamento para el Desarrollo Internacional - DFID), el Gobierno de los Estados Unidos (a través del Buró de Océanos y Asuntos Ambientales y Científicos Internacionales del Departamento de Estado), el Gobierno de Canadá (a través del CIDA), el Ministerio de Relaciones Exteriores de Dinamarca, el Gobierno de Alemania (a través de su Ministerio Federal de Medio Ambiente - BMU, y su Ministerio Federal de Cooperación para el Desarrollo - BMZ), el Ministerio de Relaciones Exteriores de Países Bajos, la Comisión Europea (DG-ENV) y la Dirección General para la Protección de la Naturaleza del Ministerio de Medio Ambiente y Territorio de Italia. El soporte financiero general del Boletín durante el año 2007 es brindado por la Oficina Federal para el Medio Ambiente (FOEN) de Suiza, el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio de Medio Ambiente de Noruega, el Gobierno de Australia, el Ministerio Federal de Medio Ambiente de Austria, el Ministerio de Medio Ambiente de Suecia, el Ministerio de Asuntos Internacionales y Comercio de Nueva Zelanda, SWAN Internacional, el Ministerio de Medio Ambiente de Japón (a través del Instituto para las Estrategias Ambientales Mundiales - IGES) y el Ministerio de Economía, Comercio e Industria de Japón (a través del Instituto de Investigación Mundial sobre Progreso Industrial y Social - GISPRI). El financiamiento para la traducción al francés del Boletín es brindado por la Organización Internacional de la Francofonía y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia. La financiación para la traducción al español del Boletín es provista por el Ministerio de Medio Ambiente de España. Las opiniones expresadas en el Boletín de Negociaciones de la Tierra pertenecen a sus autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista del IIDS o de sus auspiciantes. Está permitida la publicación de extractos del Boletín de Negociaciones de la Tierra en publicaciones no comerciales y con la correspondiente cita acad�mica. Para obtener informaci�n acerca del Bolet�n de Negociaciones de la Tierra o solicitar su servicio informativo, contacte al Director de Servicios Informativos del IIDS por correo electr�nico <kimo@iisd.org>, tel�fono: +1-646-536-7556 o en 212 East 47th St.#21F, Nueva York, NY 10017, Estados Unidos. El equipo del BNT en el PCO-8 puede ser contactado por correo electr�nico escribiendo a <james@iisd.org>.