Boletín de Negociaciones de la Tierra

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Servicio Informativo sobre Negociaciones Relacionadas con el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible

 

Formato PDF
Formato Texto
Versión en inglés
Versión en francés


Publicado por el Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible (IIDS)

 

Vol. 13 No. 130
Miércoles, 25 de mayo de 2005

HECHOS DESTACADOS DEL FNUB-5:

MARTES, 24 DE MAYO DE 2005

El martes, los delegados se reunieron en dos grupos de trabajo, un grupo de contacto y una sesión informal. En la sesión de la mañana, el Grupo de Trabajo I (GTI) se reunió para discutir el texto del preámbulo del proyecto de decisión del Presidente sobre el futuro arreglo internacional sobre bosques (AIB) y el Grupo de Trabajo II (GTII) se reunió brevemente para discutir el proyecto de declaración ministerial. Los delegados también se reunieron en el grupo de contacto del GTII para discutir el texto sobre finanzas. En la tarde, los delegados hicieron declaraciones sobre los elementos principales de un futuro AIF, durante una sesión informal.

GRUPO DE TRABAJO I

La UE, AUSTRALIA, SUIZA y CANADÁ pidieron que se consoliden los párrafos del preámbulo sobre acuerdos ambientales multilaterales y metas de desarrollo internacional. IRÁN, SIRIA y GHANA, por el GRUPO AFRICANO, se opusieron a alinear el texto y en su lugar pidieron un texto equilibrado que refleje las preocupaciones de los países en vías de desarrollo, incluyendo los países de baja cobertura de bosques. La UE advirtió contra hacer foco sobre un grupo especial de países. BANGLADESH, con el apoyo de AFGANISTÁN e INDONESIA, propuso que se reconozcan las limitaciones de recursos de los países menos desarrollados.

BRASIL, con el apoyo de COLOMBIA y CUBA, hizo hincapié en la soberanía nacional y en las responsabilidades comunes pero diferenciadas. La UE, IRÁN, CANADÁ, SUIZA y NORUEGA se opusieron a escoger principios específicos de la Declaración de Río.

Sobre la deforestación y la degradación de los bosques, EE.UU., CHILE y CHINA ofrecieron una referencia a la tala ilegal, aunque BRASIL se mostró a favor de “comercio ilegal”.

En relación con la falta de recursos, CANADÁ, con IRÁN, AUSTRALIA, y MALASIA, propusieron una referencia a la falta de recursos “adecuados”. La UE y EE.UU. con la oposición del GRUPO ÁFRICA, ARGENTINA, INDONESIA y COSTA RICA, sugirieron que se elimine el párrafo.

SUIZA agregó un párrafo sobre el fortalecimiento de la gobernanza nacional de bosques.

EE.UU. sugirió que se elimine la referencia a la Resolución 2000/35 de ECOSOC y apoyó un texto sobre la Alianza de Colaboración sobre Bosques (ACB) “en el centro del AIF”. La FEDERACIÓN RUSA e IRÁN, con la oposición de la UE y NIGERIA, apoyaron la validez de la resolución y, con el apoyo de CHINA y NIGERIA, se opusieron a una referencia a la centralidad de la ACB.

SUIZA propuso que se simplifique el texto que reafirma la Resolución y señaló la importancia continua del AIF. EE.UU. señaló el “rol significativo de la ACB” y, con el apoyo de la UE, SUIZA y el GRUPO ÁFRICA, pero con la oposición de NIGERIA, sugirió que se elimine la propuesta de la FEDERACIÓN RUSA sobre el FNUB como “el” cuerpo de alto nivel sobre bosques.

EE.UU., con el apoyo de BRASIL y con la oposición de la UE, sugirió que se elimine el texto que pide al FORO que considere los parámetros para desarrollar un mandato legal sobre todos los tipos de bosques.

GRUPO DE TRABAJO II

En la mañana, el GTII discutió el proyecto de declaración ministerial. EE.UU. sugirió que se desarrolle una estrategia de retiro en el caso de que no se llegue a un acuerdo sobre la declaración ministerial. MAURITANIA, con la UE y MARRUECOS, en representación del GRUPO ÁFRICA, acentuó los peligros que enfrentan los bosques, entre los que se incluyen el crecimiento de la población y la limpieza de bosques para la agricultura.

INDONESIA puso énfasis en la soberanía nacional y las condiciones locales. EE.UU. especificó los objetivos globales y las metas regionales voluntarias y nacionales como el mensaje primario de la declaración ministerial y pidió una referencia a los grupos principales.

La UE sugirió que se agregue un texto sobre, entre otras cosas: hacer dinámico al AIF; combatir la desertificación y aportar beneficios sociales y valores culturales. También acentuó la “coordinación” política en lugar de la “armonización”.

ARGENTINA y BRASIL hicieron hincapié en la referencia a los acuerdos y principios previos. AUSTRALIA propuso “invitar” a los países, “cuando corresponda, a tomar en cuenta las circunstancias nacionales para la movilización” de recursos financieros nuevos y adicionales para el MFS.

CANADÁ pidió una referencia al debate sobre el instrumento legalmente vinculante.

GRUPO DE CONTACTO

EE.UU., con el apoyo de la UE, MÉXICO, NORUEGA y AUSTRALIA, reiteró su deseo de eliminar el texto que limita el llamado al compromiso político para los países en vías de desarrollo, y sugirió que esto excluye muchas actividades y debilita la solidaridad.

El GRUPO ÁFRICA, con el apoyo de INDONESIA, acordó que se cambié el texto de “en particular los países desarrollados”. La UE sugirió que el énfasis sobre los países desarrollados podría aparecer como un subpunto.

INDONESIA sugirió una referencia al aumento de la efectividad del AIF. VENEZUELA, con la oposición de la UE y EE.UU., sugirió un texto sobre tomar en cuenta las diferencias nacionales y regionales.

EE.UU. propuso poner el énfasis en el AIF fortalecido y la UE sugirió que se agregue una referencia a los programas forestales nacionales (PFN).

Después de que el GRUPO ÁFRICA cuestionara la necesidad de incluir el involucramiento de los países desarrollados en los documentos estratégicos sobre reducción de la pobreza, EE.UU. sugirió que los donantes son un componente importante en los documentos estratégicos de la reducción de la pobreza. ARGENTINA explicó que tanto las necesidades sociales como las de desarrollo económico deben ser tratadas. CANADÁ propuso la inclusión de los documentos estratégicos sobre la reducción de la pobreza, “donde corresponda”. INDONESIA, con la oposición de la UE, expresó su preocupación sobre vincular la asistencia oficial para el desarrollo (AOD) con los PFN. ARGENTINA propuso que se agregue “aporte de recursos nuevos y adicionales para las necesidades del MFS en los países en vías de desarrollo”.

En relación con revertir la baja de la AOD relacionada con los bosques, CAMBOYA especificó que esto se podría hacer “a través de los gobiernos locales y otros medios”. EE.UU. señaló que algunos AOD no están en baja y pidió un aumento de la AOD para los bosques. Con la UE y CANADÁ se mostraron a favor de un texto preambular en lugar de uno operativo sobre AOD.

Con respecto al aumento de las contribuciones voluntarias, EE.UU., con la oposición de MÉXICO y la UE, especificó “para el fondo fiduciario bis del FNUB”. INDONESIA, con el apoyo del GRUPO ÁFRICA y EE.UU., sugirió que se invite a los países “donantes” y a “otros países en posición de serlo”.

En relación con el uso efectivo de los recursos existentes, CUBA solicitó que se les pida a “los países desarrollados que cumplan sus compromisos ya acordados sobre AOD” y un párrafo separado sobre el Fondo Forestal Global (FFG). AUSTRALIA apoyó la referencia al uso más efectivo de los recursos existentes. MÉXICO prefirió recursos “existentes y nuevos” y, con el GRUPO ÁFRICA, se mostró a favor de una referencia sólo a recursos “públicos”.

Al tratar la tenencia de la tierra, la UE propuso “revisar” en lugar de “remover” las restricciones de la tenencia, y CANADÁ propuso “asegurar los derechos de tenencia de largo plazo y eliminar las restricciones regulatorias”. El GRUPO ÁFRICA, con el apoyo de MÉXICO, señaló que la referencia a los derechos de tenencia debe ser discutida por el GTI. EE.UU., con el apoyo de AUSTRALIA, sugirió cambiar de lugar —a un párrafo posterior—- al texto sobre los derechos de tenencia de largo plazo para los ambientes apropiados. SUIZA propuso cambiar este texto a un párrafo siguiente sobre garantizar el financiamiento sostenible.

Sobre la creación de fondos fiduciarios para los bosques, SUIZA, con el apoyo de EE.UU. y NORUEGA, propuso que se combinen las ideas de financiamiento utilizando nuevas estructuras en el nivel global, especialmente a través del Mecanismo de los PFNs de la FAO para apoyar las acciones nacionales de implementación del MFS, y de la PROFOR para financiar el trabajo colaborativo entre los miembros de la ACB a nivel global y regional.

Sobre el FMAM, EE.UU., con SUIZA y AUSTRALIA y con la oposición del GRUPO ÁFRICA, propuso que se agregue un párrafo nuevo para “invitar al Consejo del FMAM a explorar los modos de dar mayor consideración al MFS dentro de los programas operativos relevantes del FMAM, incluyendo la utilización de una serie completa de organizaciones internacionales relacionadas con los bosques, como por ejemplo FAO y la Organización Internacional de Maderas Tropicales, así como las agencias de implementación y ejecución, en los casos que corresponda”.

CANADÁ propuso que se inserte un texto sobre “involucramiento e inversión de las comunidades locales” y los usuarios de los bosques en el MFS para crear un ambiente apropiado.

INDIA y VENEZUELA se opusieron a un subpárrafo sobre el desarrollo de mecanismo innovadores para generar ganancias a través de los pagos de servicios ambientales. La UE, con la oposición de VENEZUELA e INDIA, pero con el apoyo de MÉXICO, sugirió que se tenga en cuenta las condiciones nacionales. MÉXICO y SUIZA se opusieron a la sugerencia de CANADÁ de incluir una referencia a las comunidades pobres.

El GRUPO ÁFRICA se opuso a la sugerencia de SUIZA de desarrollos “futuros” en lugar de desarrollo de mecanismos “innovadores”. EE.UU. señaló que las ganancias deben ser generadas por los usuarios de los servicios ambientales de bosques, con el pago a aquellos que los mantienen. MÉXICO, con el apoyo de EE.UU., se opuso a la sugerencia del GRUPO ÁFRICA, apoyada por CANADÁ sobre desarrollo de mecanismos “a nivel nacional, regional, interregional e internacional”. La discusión quedó pendiente dentro del GRUPO ÁFRICA.

GRUPO INFORMAL SOBRE EL TEXTO DEL PRESIDENTE

El Vicepresidente Denys Gauer (Francia) suspendió las deliberaciones sobre el texto e invitó a los delegados a declarar sus posiciones sobre el “paquete final” que aceptarán para el futuro AIF.

JAPÓN identificó al Instrumento legalmente vinculante como la mejor pero imposible y pidió un instrumento no vinculante. IRÁN expresó su oposición a los objetivos nacionales cuantificables para luego considerar la opción a un instrumento legalmente vinculante. INDONESIA pidió medios de implementación más fuertes y metas nacionales voluntarias.

SUIZA se opuso a cualquier forma de contribución al status quo, apoyó los objetivos globales cuantificables y pidió que se adopten los términos de referencia para el desarrollo ya sea de un instrumento legalmente vinculante o de un código de práctica, con la discusión sobre los medios de implementación contingente sobre el contenido de un instrumento futuro. La UE apoyó las metas globales cuantificables y UN texto más fuerte sobre medios de implementación y pidió un proceso de negociación sobre el contenido en lugar de la naturaleza legal de un instrumento internacional más fuerte. Al considerar las bajas posibilidades de un marco legal en el futuro inmediato, CUBA enfatizó la importancia de tratar los medios de implementación.

El GRUPO ÁFRICA puso énfasis en los objetivos realistas y pidió flexibilidad entre los países sobre los medios de implementación. Reconociendo la falta de acuerdo sobre el marco legal, pidió a los países que tomen los códigos nacionales del MFS sobre una base voluntaria.

ARGENTINA pidió objetivos estratégicos, marcos temporales y un marco de trabajo voluntario.

NIGERIA, con el apoyo del GRUPO ÁFRICA, sugirió que se solidifiquen los medios de implementación a través del FMAM o FGF. CANADÁ, con el apoyo de AUSTRALIA pero con la oposición de BRASIL, propuso un código voluntario y revisar el proceso a nivel nacional. También acentuó que los medios no pueden estar separados de los compromisos.

BRASIL se opuso cualquier discusión sobre un instrumento legalmente vinculante, acentuó la importancia del FNUB y expresó su voluntad de elaborar informes sobre los programas nacionales en apoyo de los objetivos globales, y agregó que estas acciones están limitadas por la disponibilidad de recursos nuevos y adicionales. COSTA RICA, con la REPÚBLICA DOMINICANA, EL SALVADOR y GUATEMALA, apoyaron que se mantenga la opción de un instrumento legalmente vinculante y estimaron que el código voluntario es un compromiso aceptable.

NUEVA ZELANDA y AUSTRALIA pidieron un AIF y una ACB fortalecidos. AUSTRALIA pidió capacidad para los gobiernos nacionales para el desarrollo de políticas de desarrollo nacional coherentes con el diálogo internacional, un fondo de capital semilla voluntario y el desarrollo de un posible código voluntario en los próximos dos años.

EE.UU. enfatizó la Importancia de la ACB en la obtención del financiamiento para el MFS, pidió metas a nivel nacional que contribuyan al logro de los objetivos globales y acordó con que se discutan los elementos de un código de entendimiento internacional sobre bosques para fortalecer el AIF.

NORUEGA, con el apoyo de la REPÚBLICA DE COREA, indicó su apoyo a las metas mensurables, a un instrumento legalmente vinculante con opciones no vinculantes, a un foro global con una agenda focalizada y a un fuerte componente regional.

SIRIA apoyó una ACB más fuerte, metas realistas y medios de implementación.

INDIA acentuó los medios de implementación, la creación de capacidades y el componente regional. TAILANDIA apoyó los objetivos nacionales flexibles que coincidan con las prioridades de los países.

PERÚ pidió que se fortalezca el AIF, pero señaló que las metas globales son inapropiadas. MÉXICO señaló que los objetivos cuantificables se necesitan para atraer fondos. VENEZUELA acentuó que se necesita reconocer la heterogeneidad entre las naciones.

CHINA apoyó un AIF fortalecido con objetivos realistas y un financiamiento adecuado. COLOMBIA, con el apoyo de PERÚ, hizo énfasis en la creación de un programa operativo del FMAM, específico para los bosques.

EN LOS PASILLOS

Mientras se acercaba el final del día, muchos delegados expresaron su satisfacción con la decisión de recomenzar el proceso anteponiendo a las deliberaciones detalladas sobre el texto con una discusión abierta sobre las posiciones finales. Algunos dijeron que el intercambio vigoroso de puntos de vistas sustanciales reveló el posible acuerdo alrededor de un código. Otros estuvieron en desacuerdo, señalando que hubo opositores aislados pero fuertes para la palabra “código” y rescatando la idea de establecer un equipo de trabajo para desarrollar un código. Aunque estas cuestiones están en el corazón del debate sobre el futuro AIF, los delegados parecían más preocupados por la llegada —el miércoles— de los ministros, especialmente debido a la falta de consenso sobre los contenidos de la declaración ministerial.


Este número del Boletín de Negociaciones de la Tierra © <enb@iisd.org> fue escrito y editado por Andrew Baldwin, Deborah Davenport, Ph.D., Radoslav Dimitrov, Ph.D., Reem Hajjar, y Peter Wood. Editor de Contenido Digital: Dan Birchall. Traducción al español: Socorro Estrada. Editora: Pamela S. Chasek, Ph.D. <pam@iisd.org>. Director de Servicios de Información de IIDS: Langston James "Kimo" Goree VI <kimo@iisd.org>. El soporte financiero permanente del Boletín es brindado por el Gobierno de los Estados Unidos (a través del Bureau de Océanos y Asuntos Ambientales y Científicos Internacionales del Departamento de Estado), el Gobierno de Canadá (a través de CIDA), la Agencia Suiza para el Medio Ambiente, los Bosques y el Paisaje (SAEFL), el Reino Unido de Gran Bretaña (a través del Departamento para el Desarrollo Internacional - DFID), el Ministerio de Relaciones Exteriores de Dinamarca, el Gobierno de Alemania (a través de su Ministerio Federal de Medio Ambiente - BMU, y su Ministerio Federal de Cooperación para el Desarrollo - BMZ), el Ministerio de Relaciones Exteriores de Países Bajos, la Comisión Europea (DG-ENV), y el Ministerio de Medio Ambiente de Italia. El soporte financiero general del Boletín durante el año 2005 es brindado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el Gobierno de Australia, el Ministerio Federal de Gestión de la Agricultura, la Silvicultura, el Medio Ambiente y el Agua de Austria, el Ministerio de Desarrollo Sostenible y el Ministerio de Asuntos Exteriores de Suecia, el Ministerio de Medio Ambiente y el de Relaciones Exteriores de Noruega, el Ministerio de Medio Ambiente y Relaciones Exteriores de Finlandia, SWAN Internacional, el Ministerio de Medio Ambiente de Japón (a través del Instituto para las Estrategias Ambientales Globales - IGES), y el Ministerio de Economía, Comercio e Industria de Japón (a través del Instituto de Investigación sobre Industria y Progreso Social Global - GISPRI). El financiamiento para la traducci�n al franc�s del Bolet�n es brindado por la Organizaci�n Internacional de la Francofon�a y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia. La financiaci�n para la traducci�n al espa�ol del Bolet�n fue provista por el Ministerio de Medio Ambiente de Espa�a. Las opiniones expresadas en el Bolet�n de Negociaciones de la Tierra son de los autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista del IIDS o de sus auspiciantes. Extractos del Bolet�n de Negociaciones de la Tierra pueden ser utilizados en publicaciones no comerciales con la cita acad�mica correspondiente. Para obtener informaci�n acerca del Bolet�n de Negociaciones de la Tierra o solicitar su servicio informativo, contacte al Director de Servicios de Informaci�n de IIDS por correo electr�nico <kimo@iisd.org>, tel�fono: +1-646-536-7556 o en 212 East 47th St.#21F, New York, NY 10017 USA. El equipo de trabajo del Bolet�n de Negociaciones de la Tierra en el FNUB-5 puede ser contactado por correo electr�nico en <andrew@iisd.org>.