Boletín de Negociaciones de la Tierra

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Servicio Informativo sobre Negociaciones Relacionadas con el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible

 

Formato PDF
Versión en inglés
Versión en francés


Publicado por el Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible (IIDS)

 

Vol. 12 No. 319
Domingo, 4 de febrero de 2007

DÉCIMO PERÍODO DE SESIONES DEL GRUPO DE TRABAJO I DEL PANEL INTERGUBERNAMENTAL SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO:

DEL 29 DE ENERO AL 1° DE FEBRERO DE 2007

El décimo período de sesiones del Grupo de Trabajo I (GTI) del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (PICC) se llevó a cabo en la sede de la UNESCO, en París, del 29 de enero al 1° de febrero de 2007. Asistieron a esta reunión 311 participantes, entre los que estuvieron incluidos científicos y representantes de gobiernos, organismos de las Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales. Durante esta reunión se logró la aceptación del la contribución del GTI al Cuarto Informe de Evaluación del PICC (IE4), titulado “Cambio Climático 2007: las evidencias científicas”, incluyendo la aprobación de la Síntesis para los Responsables de Políticas (SRP) y la aceptación del informe subyacente y la síntesis técnica. Más de 350 miembros de distintos medios de comunicación estuvieron presentes durante la presentación de la SRP, realizada el viernes 2 de febrero de 2007. Dicha SRP sostiene que existe un 90% de probabilidad de que la acción humana haya contribuido a los cambios climáticos registrados recientemente en el mundo. Además, contiene una serie de proyecciones relacionadas con sus impactos futuros sobre la temperatura, el aumento del nivel de los mares y los acontecimientos meteorológicos extremos.

BREVE HISTORIA DEL PICC Y EL IE4

El PICC fue establecido en 1988 por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). El PICC tiene como finalidad proceder a la evaluación de los datos científicos, técnicos y socioeconómicos pertinentes a la comprensión de los riesgos asociados con el cambio climático inducidos por el hombre. El PICC no emprende nuevas investigaciones y no se ocupa del seguimiento de los datos relativos al clima. En sus evaluaciones, se basa en la literatura científica y técnica publicada y revisada por los pares. Su Secretaría fue establecida en Ginebra, Suiza, con personal brindado por la OMM y el PNUMA.

El PICC incluye actualmente a tres Grupos de Trabajo: el Grupo de Trabajo I (GTI) que se ocupa de los aspectos científicos del sistema climático y el cambio climático; el Grupo de Trabajo II (GTII) que trata la vulnerabilidad de los sistemas socioeconómicos y naturales al cambio climático, de las consecuencias negativas y positivas del cambio climático y de las opciones de adaptación a estos cambios; y el Grupo de Trabajo III (GTIII) que se ocupa de las opciones para la limitación de las emisiones de gases de efecto invernadero y la atenuación del cambio climático.

El PICC dispone también de un Grupo de Tareas sobre los Inventarios Nacionales de Gases de Efecto Invernadero. Este Grupo supervisa el Programa de los Inventarios Nacionales de Gases de Efecto Invernadero (PINGEI) del PICC, con el objeto de elaborar y precisar una metodología aprobada a nivel internacional y un programa informático para el cálculo y el informe de las emisiones y la remoción de emisiones, y de fomentar la utilización de esta metodología por los países que participan en el PICC y los signatarios del Convenio Marco de las NU sobre el Cambio Climático (CMNUCC). El Buró del PICC, que cuenta con cerca de 30 miembros elegidos por el Panel, ayuda el Presidente del PICC en la planificación, la coordinación y el seguimiento de los progresos realizados en los trabajos del PICC.

Desde su establecimiento, el PICC ha elaborado una serie de evaluaciones exhaustivas, informes especiales y documentos técnicos, proporcionando información científica sobre el cambio climático a la comunidad internacional, los responsables políticos y la opinión pública. Esta información ha desempeñado un papel importante en las negociaciones realizadas en el marco de la CMNUCC y en la instauración del marco político necesario para el tratamiento del cambio climático en los niveles nacionales y regionales.

El PICC plasmó sus primeras evaluaciones exhaustivas sobre el cambio climático en el Primer informe de evaluación (PIE) en 1990, y en el Segundo Informe de Evaluación (SIE) en 1995. El Tercer Informe de Evaluación del PICC (TIE), concluido en 2001, se ocupa de las dimensiones científicas, técnicas y socioeconómicas del cambio climático pertinentes a las políticas; y se concentra en los resultados obtenidos desde 1995 tanto a nivel regional como mundial. El TIE, que ha sido sometido a una extensa revisión por parte de expertos y gobiernos, está compuesto de una evaluación exhaustiva por parte de los tres Grupos de Trabajo del PICC, un resumen para los responsables políticos, un resumen técnico sobre los informes de cada uno de los Grupos de Trabajo, y un Informe de Síntesis. El Informe de Síntesis del TIE, dirigido a los responsable políticos, está escrito en un estilo que no es técnico y se ocupa de nueve cuestiones políticas definidas por el PICC en base a las propuestas presentadas por los gobiernos. Se espera que el Cuarto Informe de Evaluación del PICC (IE4) sea publicado en 2007.

Entre los informes especiales recientes del PICC se incluyen el Informe Especial sobre la Salvaguarda de la Capa de Ozono y el Sistema Climático de Planeta, aceptado en PICC-23 (8 de abril 2005, Addis Ababa, Etiopía), y el Informe Especial sobre la Captura y el Almacenamiento del Dióxido de Carbono, aceptado en PICC-24 (26-28 de septiembre de 2005, Montreal, Canadá).

Las Directrices del PICC sobre los Inventarios Nacionales de Gases de Efecto Invernadero fueron presentadas por primera vez en 1994. Un conjunto revisado fue publicado en 1996. Luego, en 2000 y 2003, el Panel aprobó informes sobre orientaciones adicionales sobre buenas prácticas, que completan las Directrices revisadas de 1996. Y en 2006, el PICC aprobó la Edición 2006 de las Directrices del PICC.

RECIENTES SESIONES DEL PICC: En PICC-18 (del 24 al 29 de septiembre de 2001, Londres, Reino Unido), el PICC decidió proseguir con la elaboración de informes de evaluación exhaustivos destinados a destacar nuevos hallazgos o conclusiones. En reuniones subsiguientes se discutieron los plazos y otros detalles acerca del informe siguiente, y los participantes acordaron que el IE4 debería estar listo a fines de 2007. El marco general de las contribuciones de los GT al IE4 se aprobó en PICC-21 (19-21 de febrero de 2003, París, Francia). Ese mismo año se definieron el alcance y las líneas generales del IE4 durante dos reuniones consagradas a la definición de su campo de estudios (en abril en Marrakech, Marruecos, y en septiembre en Potsdam, Alemania). Luego se establecieron los equipos de autores. En 2004, en Ginebra, Suiza, se celebró otra reunión consagrada a la definición del campo de estudio del Informe de Síntesis (ISI) del IE4. En el PICC-22 (9-11 de noviembre de 2004, Nueva Delhi, India) se decidieron los temas que debían ser tratados en el ISI. En su 35ª reunión, el Buró del PICC se puso de acuerdo sobre la composición del Equipo Central de Redacción y sobre quiénes serían los editores a cargo de la revisión del ISI. Luego presentó esa lista al Panel en el PICC-25 (26-28 de abril de 2006, Port Louis, Mauricio). El GTII se reunirá en abril de 2007 en Bruselas, Bélgica, y el GTIII se reunirá en Bangkok, Tailandia, en mayo de 2007. Se espera que la aceptación de la versión final del IE4 se concretará durante el PICC-27, en noviembre de 2007, en Valencia, España.

INFORME DEL GTI DEL PICC

El décimo período de sesiones del Grupo de Trabajo I (GTI) del PICC comenzó el lunes 29 de enero de 2007. Durante esta reunión de cuatro días, los delegados se reunieron en sesiones plenarias, en sesiones informales y en grupos de contacto, para proceder al examen de la contribución del GTI al Cuarto Informe de Evaluación del PICC (IE4), titulado “Cambio Climático 2007: las evidencias científicas”. Los delegados escucharon las exposiciones informales y breves de los Autores Principales encargados de la Coordinación, sobre distintos capítulos y temas del ISI. Al final de la reunión, el GTI aprobó la Síntesis para los Responsables Políticos (SRP) y aceptó el informe subyacente y el resumen técnico.

Este informe de la reunión se organiza siguiendo la agenda de la reunión. Así, se ocupará en primer lugar de la ceremonia de apertura, luego de la aprobación línea por línea de cada capítulo del proyecto de texto de la SRP, enseguida del examen y aceptación del informe subyacente y el resumen técnico y, finalmente, de la sesión de clausura.

CEREMONIA DE APERTURA

El lunes por la mañana, Dahe Qin, Copresidente del GTI del PICC, abrió la sesión. Christian Bordhag, Delegado Interministerial para el Desarrollo Sostenible, de Francia, destacó el papel de una clara comunicación con los medios de prensa. Bordhag destacó, asímismo, la importancia del consenso y la certeza para los responsables políticos, puso de relieve el papel del PICC en el proceso sobre el cambio climático y afirmó el apoyo de Francia a la instauración de un órgano similar consagrado a la diversidad biológica.

Patricio Bernal, Director General Adjunto de UNESCO, declaró que los programas pertinentes de la UNESCO buscarán determinar los ámbitos prioritarios que deberán ser objeto de seguimiento e investigación y recordó a los delegados la importancia de la educación y los conocimientos científicos y sociales en la lucha contra el cambio climático.

Jeremiah Lengoasa, Secretario General Asistente de la OMS, destacó la importancia de la difusión del contenido del informe y promovió que se considere a esta reunión como una oportunidad para establecer redes y un diálogo entre los científicos y los responsables políticos.

Alex Alusa, del PNUMA, dirigió la atención a la integridad científica del PICC y a sus procedimientos transparentes y participativos, destacó la contribución que se espera que el PICC haga al diálogo de la CMNUCC sobre la acción cooperativa a largo plazo en el ámbito del cambio climático, y se refirió a la necesidad de involucrar a autores expertos de un amplio espectro de países y disciplinas.

El Presidente del PICC, Rajendra Pachauri, habló “del apetito” del mundo hacia los conocimientos científicos sobre el cambio climático. Y, tras señalar que el resultado de esta reunión representa el lanzamiento del primero de los cuatro productos que constituirán el IE4, Pachauri destacó que el informe del GTI es un avance importante con respecto al Tercer Informe de Evaluación (TIE).

Susan Solomon, Copresidente del GTI del PICC, precisó que la selección de los coautores se había efectuado en base a sus publicaciones científicas y explicó el proceso de revisión del informe, indicando que se habian integrado más de 30.000 observaciones de expertos y gobiernos. Los participantes aprobaron a continuación la agenda propuesta (WG-I:10th/Doc.1).

El jueves por la mañana, Nelly Olin, Ministra de Ecología y Desarrollo Sostenible de Francia, se dirigió a los participantes. Ella elogió el trabajo realizado por el PICC y destacó la importancia de la solidaridad internacional. Además, se refirió a las distintas iniciativas emprendidas recientemente que permitirán que Francia honre los compromisos asumidos en el marco del Protocolo de Kyoto y dirigió la atención a la próxima Conferencia de París sobre la Gobernanza Ecológica Mundial.

SÍNTESIS PARA LOS RESPONSABLES POLÍTICOS

Bajo la copresidencia de Susan Solomon y Dahe Qin y con la asistencia de los Autores Principales encargados de la Coordinación, el GTI examinó —línea por línea— la SRP durante una sesión plenaria y cuatro sesiones de grupo de contacto, del lunes al jueves por la noche. Los debates se desarrollaron sobre la base del proyecto de texto de la SRP (WG-I:10th/Doc.2a), con una serie de modificaciones introducidas para dar cuenta de las observaciones formuladas por los Gobiernos y las organizaciones (WG-I:10th/INF.1). Durante la reunión se convocó a cuatro sesiones de grupos de contacto para examinar los puntos no resueltos: uno sobre las concentraciones de los gases de efecto invernadero y los cambios en el uso de las tierras, copresidido por Juan-Pascale Van Ypersele (Bélgica) y Xiaosu Dai (China); otro sobre la fuerza radiativa solar, copresidido por El-Sayed Mansour (Egipto) y Sylvie Joussaume (Francia); el tercero acerca de los ciclones tropicales, copresidido por Nirivololona Raholijao (Madagascar) e Ian Carruthers (Australia); y el último sobre las proyecciones del aumento de la temperatura y el nivel de los mares, copresidido por Halldor Thorgeirsson (de la Secretaría de la CMNUCC) y Arthur Póker (las Bahamas).

Además los participantes oyeron breves presentaciones informales de los Autores Principales encargados de la Coordinación sobre las cifras y los textos de los distintos capítulos de la SRP. El lunes por la tarde, los participantes oyeron exposiciones sobre las causas del cambio climático y la incertidumbre. El martes por la mañana, los participantes oyeron exposiciones sobre la observación del cambio climático, el cuadro propuesto en el SRP sobre la temperatura y los acontecimientos meteorológicos extremos, y sobre el paleoclima. Esa tarde, escucharon presentaciones sobre la atribución y la subida del nivel del mar. El miércoles por la mañana, los participantes oyeron exposiciones sobre la sensibilidad del equilibrio climático y las proyecciones para el aumento de las temperaturas.

Los debates y las principales conclusiones de la SRP son sintetizados a continuación, siguiendo el orden de aparición de los distintos capítulos del texto aprobado en el examen línea por línea de la SRP que hicieron los participantes. El texto adoptado completo de la SRP puede ser descargado en el sitio en Internet del PICC en http://www.ipcc.ch.

INTRODUCCIÓN: El capítulo introductorio de la SRP se analizó el lunes por la mañana y al principio de esa tarde. El debate estuvo centrado en el alcance y la extensión de la introducción y la manera de expresar del mejor modo posible el vínculo entre el IE4 y el TIE, el nivel de avances realizados y los niveles de confianza e incertidumbre.

Los participantes aceptaron la formulación propuesta por el Reino Unido —con el apoyo de Canadá y Noruega— para aclarar que el Informe se refiere a los progresos científicos realizados desde el TIE. Citando el ejemplo del hielo de mar, el Copresidente Solomon propuso, y los participantes aceptaron, modificaciones textuales para aclarar que las mejoras introducidas a los modelos eran el resultado de una mayor comprensión de los procesos y de su simulación en modelos.

No obstante, otras sugerencias no encontraron una aprobación universal para integrarse en el texto. Las sugerencias que, finalmente, no se integraron fueron la propuesta de Sudáfrica de introducir modificaciones en la formulación para indicar que los nuevos datos climáticos proceden de coberturas más amplias; la propuesta de Argentina de describir la ausencia de datos procedentes de algunas regiones; y la llamada de China a la inserción de una referencia a las incertidumbres no tratadas.

Texto Final: La versión final del texto explica que la contribución del GTI al IE4 consiste en describir los progresos realizados en la comprensión de los conductores del cambio climático, de la observación del cambio climático, de los procesos y atribuciones del clima y de estimaciones sobre la proyección futura del cambio climático. La introducción aclara que el informe se construyó a partir del TIE teniendo en cuenta los hallazgos de los seis últimos años.

CAUSAS DEL CAMBIO CLIMÁTICO: Este capítulo, que se ocupa de las causas subyacentes del cambio climático, se analizó en sesiones plenarias durante la tarde del lunes, el martes y el jueves. El Copresidente Solomon introdujo el capítulo destacando que, en contraste con el TIE, esta vez las causas del cambio climático se abordan dentro del documento antes de las observaciones sobre el cambio del clima. Y explicó que se hizo este cambio para transmitir la mejora de la información acerca de tales causas obtenida desde el TIE. En una declaración sobre la mejora de las estimaciones cuantitativas de la fuerza radiativa, China señaló que la comprensión de los efectos indirectos de los aerosoles es insuficiente. Los participantes acordaron entonces referirse a “algunos aspectos” de los aerosoles. Alemania propuso, y los participantes decidieron, hacer referencia a una mejora en la comprensión de las propiedades de la superficie terrestre. Para una nota a pie de página en la que se define el concepto de fuerza radiativa, los participantes aceptaron la sugerencia de Noruega de aclarar que existe fuerza radiativa positiva y negativa.

Con respecto al texto sobre las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero de los 10.000 últimos años, el Reino Unido —apoyado por Alemania— señaló que la cifra provisional de las concentraciones atmosféricas (Figura SPM-1) solo muestra los niveles del dióxido de carbono de los 10.000 últimos años, y sugirió que la redacción que lo acompaña dé cuenta de que la concentración actual de dióxido de carbono supera con creces sus niveles naturales de los últimos 650.000 años. La redacción pertinente se modificó para que refleje esta sugerencia y para señalar que los niveles de dióxido de carbono atmosférico del pasado se determinaron a partir de los datos proporcionados por los núcleos de hielo.

El Reino Unido cuestionó la elección de las medias de períodos superpuestos para demostrar el crecimiento de las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono, sugiriendo que comparar los índices de crecimiento del período 1960-1970 o del período 1960-1995 con los del período 1995-2005 sería más sólido y claro que compararlos con los índices de crecimiento del período 1960-2005. El Copresidente Solomon explicó la lógica que se basa en evitar divisiones arbitrarias.

Francia, apoyada por Bélgica, propuso que las medidas de gigatoneladas de carbono (GtC) estén acompañadas por conversiones a gigatoneladas de dióxido de carbono (GtCO2). Los participantes aceptaron dar curso favorable a esta sugerencia.

El Reino Unido pidió se establezca un vínculo explícito entre los aumentos de las emisiones de dióxido de carbono y las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera. Noruega propuso que se compare la media de las emisiones de dióxido de carbono del período 2000-2005 con el nivel del año 1990 en lugar de con el nivel medio del período 1990-1999, con el fin de asegurar la coherencia con la CMNUCC. China indicó que la redacción que establece que el índice de crecimiento de las emisiones de dióxido de carbono ha aumentado durante los últimos diez años corre el riesgo de ser engañosa, habida cuenta de la alta variabilidad de las mediciones del dióxido de carbono. Un grupo de contacto aprobó la solicitud de China de insertar una referencia a la variabilidad, de año a año, de las concentraciones de dióxido de carbono, así como la propuesta del Reino Unido de adjudicar el aumento de las concentraciones atmosféricas a las emisiones de dióxido de carbono.

Con respecto a los cambios en el uso de las tierras, Perú sugirió que se agregue una declaración en la que se destaque el volumen neto de los flujos de dióxido de carbono emitidos de la tierra hacia la atmósfera. Con respecto a la cuantificación de las emisiones de dióxido de carbono asociadas a los cambios en el uso de las tierras, Brasil prefirió que se utilice una estimación central más que una media. Durante las discusiones del grupo de contacto, los participantes decidieron integrar tanto la estimación central como el nivel medio de emisiones asociadas con los cambios en el uso de la tierra, e insertar un texto indicando que tales estimaciones tienen una gran incertidumbre. Los participantes también acordaron estipular que la primera fuente de aumento de las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono desde el período preindustrial es la utilización de combustibles fósiles, y que los cambios en el uso de la tierra “hacen otra contribución, significativa pero más pequeña”.

Los participantes también discutieron acerca de la elección de las categorías de incertidumbre enumeradas en una nota al pie de página, y decidieron integrar solo las mencionadas en la SRP y no la totalidad del IE4 (por ejemplo: extremadamente probable, muy probable, probable, etc.). A raíz de una observación de Bélgica, se añadió un texto en una nota al pie de página para precisar que una serie de rangos de incertidumbre que figuraban en el TIE correspondían al 95% (2-sigma), utilizando a menudo un juicio experto, mientras que en el IE4, los límites de la incertidumbre bajaron al 90%.

En el texto sobre las concentraciones de metano, los participantes acordaron añadir una formulación que estipula que es muy probable que el aumento observado en las concentraciones de metano se deba a las actividades antropogénicas. Aceptaron también una propuesta de Malí para que se incluyan los valores precisos de las concentraciones de metano a principios de los años noventa.

Suiza propuso la inclusión de los promedios de emisiones en el diagrama sobre las modificaciones ocurridas en los gases de efecto invernadero a partir de la información obtenida de los núcleos de hielo y los datos modernos (Figura SPM-1), ya que el capítulo considera tanto las causas humanas como las naturales. Austria se opuso, sin embargo, destacando las distintas escalas temporales del diagrama.

Argelia propuso la inserción de una referencia explícita a la ausencia de responsabilidad de África en las emisiones de dióxido de carbono. El copresidente Solomon indicó que es probable que el GTIII se ocupe del hecho de que África emite menos dióxido de carbono, pero que este tema no se aborda en el informe del GTI.

A raíz de las observaciones de Noruega y Suiza, se insertó una nota al pie de página para estipular que la fuerza radiativa de los hidrocarburos halógenos se determinó en un Informe Especial del PICC.

Hubo desacuerdos acerca de la necesidad de mantener en negrita la tipografía del texto que compara la contribución antropogénica y la contribución solar a la fuerza radiativa. El Reino Unido, Francia, Alemania, Nueva Zelanda y otros propusieron que se retenga esa comparación explícita, mientras que China y Arabia Saudita propusieron que se la elimine. Se convocó a un grupo de contacto. El texto original en negrita incluía una redacción que estipulaba que el cambio ocurrido en la fuerza radiativa derivada de las actividades humanas es probablemente al menos cinco veces más importante que el vinculado a la fuerza radiativa solar. Y lo que se discutió fue la necesidad de colocar la tipografía de ese texto comparativo en negrita y cómo dar cuenta del nivel de incertidumbre asociado a tal afirmación. China y Arabia Saudita declararon que los niveles de certeza no eran comparables. Estados Unidos y otros destacaron que los datos sobre la fuerza radiativa solar eran extremadamente buenos después de la era de los satélites. Japón preguntó por qué el cambio era cinco veces y no diez veces más importante, habida cuenta de las mejores estimaciones respectivas de 1.6 y 0.12 W m-2. Los Principales Autores encargados de la Coordinación explicaron que dicho factor se eligió debido al margen de error. No pudo alcanzarse un acuerdo y la cuestión volvió a ser remitida al Copresidente Solomon. Como no se llegó a ningún acuerdo hasta la noche de jueves, el Copresidente Solomon propuso, y los participantes aceptaron, suprimir dicha comparación.

Texto Final: El texto final confirma que las concentraciones atmosféricas mundiales de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso “aumentaron claramente como resultado de actividades humanas desde 1750 y que sus niveles actuales exceden en mucho a los de la era preindustrial”. Además, sostiene que existe más de un 90% de posibilidades de que las actividades humanas hayan tenido un impacto de recalentamiento y que el promedio de aumento de la fuerza radiativa de los gases de efecto invernadero durante la era industrial sobrepasa todo lo experimentado en más de 10.000 años.

OBSERVACIONES DIRECTAS DEL CAMBIO CLIMÁTICO RECIENTE: Este capítulo se examinó en el Plenario y en grupos de contacto durante el martes por la tarde y todo el día del miércoles. Los debates comenzaron por el título propuesto para el capítulo, a saber: “Observaciones directas de los cambios ocurridos en el clima actual”. El Reino Unido, apoyado por Bélgica, sugirió que dicha formulación debía dar cuenta de que las observaciones directas descritas llegan hasta el año 1850. Tras destacar la posibilidad que el término “actual” pueda interpretarse como “de los últimos cinco o diez años”, los participantes convinieron sustituirlo por el término “reciente”.

Para la redacción del recuadro que introduce el capítulo, Costa Rica propuso un texto que describía las proyecciones registradas en el ámbito de la ciencia del cambio climático desde el establecimiento del PICC, pero uno de los Principales Autores encargados de la Coordinación precisó que el IE4 debe concentrarse en las comprobaciones científicas realizadas desde el TIE. Argentina, apoyada por Marruecos, Egipto y otros, pidió que el apartado destaque el hecho de que las observaciones climáticas son insuficientes en numerosas partes del mundo. Los Principales Autores encargados de la Coordinación hicieron eco de las reservas expresadas en relación con el deterioro de los sistemas de observación en algunas regiones y sugirieron que sería mejor que estas reservas se expresen en otras instancias, como el Programa de Investigación Climático o el Sistema Mundial de Observación del Clima. Finalmente, se añadió una texto para indicar que la cobertura de los datos es limitada en algunas regiones.

Con respecto a la evolución del fenómeno del recalentamiento, Bélgica —apoyada por Alemania y varios otros— destacó la necesidad de coherencia con el TIE y propuso utilizar al año 1860 o al 1900 como años de referencia en la declaración acerca del aumento registrado de la temperatura. Los participantes decidieron referirse a 1850-1899. Alemania y Canadá sugirieron la inserción de una nueva frase que describa la tendencia de aumento de calentamiento de los 25 últimos años. Pero China —con el apoyo de los Principales Autores encargados de la Coordinación— se opuso, mencionando la posible existencia de una variabilidad entre décadas.

El copresidente Qin explicó la incorporación de un nuevo cuadro (Tabla SPM-0) sobre el promedio observado de aumento del nivel del mar y las contribuciones estimadas de distintas fuentes. Los participantes aceptaron la propuesta de Austria de incluir el promedio de aumento del nivel del mar en milímetros por año en vez de en metros por siglo, y la sugerencia de Alemania de incluir las contribuciones de las placas de hielo de Groenlandia y Antártida, por separado, en el cuadro.

Además, se aprobó una propuesta de Arabia Saudita de precisar en el texto el período de tiempo cubierto por las observaciones del aumento del nivel del mar.

Con respecto a la disminución de los glaciares de montaña y la cobertura nívea, Bélgica propuso la inserción de una referencia particular a las reducciones registradas en el “volumen” de los glaciares y en “el alcance” de la cobertura nívea. Los Principales Autores encargados de la Coordinación explicaron su preferencia por una terminología de carácter más general debido a las variaciones en el modo en que fueron medidas estas disminuciones. Finalmente el texto quedó como había sido propuesto originalmente. Los participantes aceptaron una sugerencia de Estados Unidos de colocar el texto que estipula que los cortes de hielo no incluyen las placas de hielo de la Antártida y Groenlandia, incluido en una nota al pie de página, en un comentario entre paréntesis en el cuerpo del texto.

Los participantes discutieron si las diferencias entre los términos placas de hielo, barreras de hielo y las lenguas glaciares quedaban claras en el texto. Con respecto a las placas de hielo, el Reino Unido, apoyado por Suiza, explicó que sostener que la pérdida dinámica de hielos es responsable de la mitad de la pérdida neta de masa de Groenlandia es engañoso porque sugiere que sólo se comprendió la mitad del proceso total. Se añadió una nueva frase para explicar que el resto de la pérdida de hielo de Groenlandia se produjo porque las pérdidas debidas al derretimiento superaron a la acumulación de nieve.

Alemania propuso suprimir el texto donde se sostenía que el promedio de aumento del nivel de mar durante la década 1993-2003 era similar al de otras décadas desde 1950, destacando que si se consideraba un período más largo —veinte años, por ejemplo— entonces el promedio no sería similar. Los participantes decidieron suprimir tal texto.

Los participantes también discutieron si se debía decir que el recalentamiento del sistema climático es “inequívoco” o “evidente”, y decidieron que el recalentamiento es “inequívoco”. Canadá, con Alemania y Suiza, sugirió añadir una referencia a la acelerada tendencia del recalentamiento. China, Nueva Zelanda y Sudáfrica, apoyadas por los Principales Autores encargados de la Coordinación, se opusieron, teniendo en cuenta la posibilidad de una variabilidad de décadas, y no se insertó la referencia en este capítulo.

Con respecto al texto sobre la existencia de una alta variabilidad entre décadas de las temperaturas del Ártico, Canadá —apoyado por Noruega— sugirió que se suprima la referencia al período especialmente caliente observado entre 1925 y 1945. Los Principales Autores encargados de la Coordinación explicaron que los “escépticos” en relación al cambio climático citan a menudo este período caliente para cuestionar el PICC por no reconocer esos períodos calientes. Los participantes decidieron retener la referencia.

Con respecto al aumento general de la temperatura en las cumbres del permahielo Ártico, Canadá propuso, y los participantes aceptaron, que se añadiera una frase sobre la reducción primaveral, hasta del 15%, de la superficie congelada del Hemisferio Septentrional.

En respuesta a una cuestión planteada por Australia, Argelia y otros, sobre la evolución a largo plazo de las precipitaciones, se insertó una nota al pie de página para llamar la atención sobre el hecho de que las regiones evaluadas son las que fueron consideradas en el TIE y en el Capítulo 11 del informe subyacente.

Estados Unidos propuso añadir un texto explicando la limitada disponibilidad de datos sobre precipitaciones en algunas regiones. No obstante, habida cuenta de la variedad y la complejidad de las razones de esta escasez de datos señalada por los Principales Autores encargados de la Coordinación, y teniendo en cuenta que el foco es sobre las evoluciones a largo plazo, los participantes acordaron añadir un texto que simplemente destaca que en algunas regiones los datos son limitados.

Países Bajos sugirió destacar que no existe prácticamente ninguna observación directa de las sequías. Sudán, Kenya y Argelia no estuvieron de acuerdo, y los Principales Autores encargados de la Coordinación se refirieron a varias mediciones de sequía. Después de que Australia expresara sus reservas sobre el texto que sostiene de manera concluyente que el aumento de sequía “se debe al” aumento de las temperaturas y a las mayores precipitaciones, ese texto se reemplazó con “está vinculado al”.

Con respecto a las grandes precipitaciones, Francia pidió la inserción de información adicional sobre las escalas de tiempo e intensidad, y Egipto pidió que se mencione que algunas regiones sufren mucho por la falta de precipitaciones. Sin embargo, se consideró que estas sugerencias eran demasiado específicas y no se las incluyó.

Con respecto a los ciclones tropicales, Estados Unidos llamó la atención sobre la declaración consensuada, producida durante el reciente seminario de la OMM sobre los ciclones, que se refiere a la dificultad de detectar la evolución de los ciclones, y advirtió que la utilización de los términos “global” y “evolución” para describir un aumento de la intensidad de los huracanes tropicales podría exponer al PICC a críticas. Países Bajos y Filipinas estuvieron de acuerdo con que la formulación propuesta —a saber: “los registros satelitales sugieren que existe, desde 1970, una tendencia mundial hacia una mayor incidencia de ciclones tropicales más intensos, correlacionada con el aumento registrado de las temperaturas de las superficies de los mares tropicales”— era demasiado fuerte. Alemania y Kenya estuvieron en desacuerdo, y pusieron la cuestión a juicio de los Principales Autores encargados de la Coordinación para que se pronunciarán a partir del análisis de la literatura científica disponible. Los Principales Autores encargados de la Coordinación explicaron que los participantes del seminario de la OMM eran científicos especializados en huracanes y no científicos especializados en clima, y que esta declaración, emitida seis meses después de la presentación del informe para el IE4 del GTI, no fue examinada por los pares ni abierta a observaciones y comentarios. Finalmente, se envió esta cuestión a un grupo de contacto en el cual los participantes discutieron sobre la variabilidad constatada en los datos y las limitaciones de los enfoques adoptados en la modelización, destacaron la importancia de reflejar las principales conclusiones del capítulo subyacente, y señalaron los estudios recientes que apoyan ambas posturas. Dado que había un acuerdo sobre la robustez de la evidencia en la región Septentrional Atlántica, el texto acordado se centró en “la evidencia de un aumento de las actividades ciclónicas tropicales intensas en la región Septentrional Atlántica” e incluyó un examen más detallado de los factores que complican la identificación de los patrones a largo plazo. Por otra parte, se modificó una línea del cuadro sobre los acontecimientos meteorológicos extremos (Cuadro SPM-1) sobre “aumento de la actividad de los ciclones tropicales intensos” para que agregando “en algunas regiones” reflejara la formulación convenida en el grupo de contacto.

Texto Final: El texto aprobado para este capítulo señala la evidencia del reciente calentamiento, incluyendo el aumento registrado en las temperaturas, el extendido derretimiento de nieves y hielo, y el aumento en todo el mundo del promedio del nivel del mar. Indica, asimismo, que once de los doce últimos años (1995-2006) figuran entre los 12 años más calientes registrados desde 1850. El capitulo contiene un cuadro que muestra las tendencias recientes y proyectadas y la contribución humana a estas tendencias para distintos fenómenos y acontecimientos meteorológicos extremos, incluidos los aumentos registrados en las olas de calor, las sequías, las precipitaciones pesadas, la actividad ciclónica tropical y “la incidencia del nivel de mar extremadamente alto”.

PERSPECTIVA PALEOCLIMÁTICA: Este capítulo se abordó el jueves al comienzo de la tarde, y fue aprobado sin debate.

Texto Final: Este breve capítulo explica la utilización y la interpretación de los datos paleoclimáticos de largo plazo, sugiriendo que la evidencia brindada por esta fuente apoya el juicio según el cual “el calor del último medio siglo es un fenómeno inusual, al menos en los últimos 1300 años” y que “la última vez que las regiones polares estuvieron más calientes que hoy por un largo período (hace alrededor de 125.000 años), las reducciones del volumen del hielo polar dieron lugar a una subida de 4 a 6 metros del nivel de los mares”.

COMPRENSIÓN Y ATRIBUCIÓN DEL CAMBIO CLIMÁTICO: Este capítulo se trató el jueves por la mañana. A raíz de reservas expresadas por China y Arabia Saudita sobre el texto introductorio recuadrado, el copresidente Solomon propuso, y los participantes aceptaron, desplazar hasta el final del texto la frase que cita las conclusiones del TIE con respecto a la atribución del recalentamiento al aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero.

Con respecto al texto que sostiene que es muy probable que el aumento de la emisión antropogénica de gases de efecto invernadero haya causado la mayor parte del aumento de las temperaturas observado en todo el mundo, China y Arabia Saudita propusieron utilizar el término que calificaba la probabilidad de muy probable, sugiriendo la utilización de los términos probable o “cada vez más” muy probable. Nueva Zelanda, el Reino Unido, Noruega, Suiza, Argentina, Estados Unidos, Francia, Canadá, Australia, Alemania, Austria, Japón, Kenya, Suecia y los Principales Autores encargados de la Coordinación objetaron esta sugerencia. Estados Unidos impulsó a los participantes a no reexaminar la evaluación subyacente, y Bélgica recordó a los participantes que la SRP es una síntesis “para” y no “por” los responsables de políticas. El copresidente Solomon y Australia dirigieron la atención hacia las reglas de procedimiento, destacando que si un país no está de acuerdo, ese desacuerdo puede registrarse en una nota a pie de página. Colombia sugirió que se agregue una nota a pie de página reiterando la definición de muy probablemente del informe. China pidió la inserción de una referencia a la incertidumbre de los modelos. Finalmente se alcanzó un acuerdo gracias a la inserción de una nota a pie de página en la que se precisa que “el análisis del resto de las incertidumbres se basa en las metodologías actuales”.

A raíz de observaciones hechas por Arabia Saudita y por Austria, se modificó el texto en el que se establecía que se había detectado y atribuido “el recalentamiento del sistema climático a una fuerza antropogénica”, por lo que los componentes de detección y atribución quedaron separados en dos oraciones distintas.

Con respecto “a la sensibilidad del equilibrio climático”, Bélgica propuso que la declaración que indica que valores que estén muy por encima de los 4.5º C “no podrán excluirse” sea sustituido por una estimación probable para evitar la impresión que la probabilidad es extremadamente escasa. El copresidente Solomon explicó que los Principales Autores encargados de la Coordinación habían intentado calcular tal estimación pero que eso no había sido posible y que se había elegido cuidadosamente las palabras de ese texto. Finalmente, la oración fue aprobada como estaba.

Texto Final: Este capítulo destaca que la mayor parte del aumento observado en las temperaturas desde el siglo XX se debe muy probablemente (más del 90% de probabilidad) a las actividades humanas. El capítulo destaca también que esta conclusión es más fuerte que la que figura en el TIE, que encontró una probabilidad menor (más del 66% de probabilidad), y la mayor confianza en la comprensión de la reactividad del sistema climático a tal fuerza.

PROYECCIONES DE FUTUROS CAMBIOS: Este capítulo se examinó primero el miércoles por la noche y, después, en distintos debates, durante todo el jueves. En relación con el texto de apertura que se encuentra en un recuadro, Alemania, Bélgica, Países Bajos y España pidieron la inserción de un texto que indique la falta de consideración de los escenarios de mitigación en el estudio del GTI. Kenya, China, Arabia Saudita y Australia lo objetaron, declarando que el GTI no estaba allí para tratar de las medidas de mitigación y que este tema ya estaba claro en otras referencias de la SRP. No se insertó entonces ninguna referencia a los escenarios de mitigación.

Con respecto al “calentamiento ya comprometido” (el recalentamiento que se producirá aunque todos los factores de la fuerza radiativa permanezcan en los niveles del año 2000), China —con los Países Bajos, Marruecos y otros— objetó el término “ya comprometido” por los riesgos de mala interpretación. Suiza, apoyada por Bélgica, Alemania y otros, propuso sustituirlo por calentamiento “resultante.” El copresidente Solomon explicó que el término “calentamiento resultante” no incluía tendencias pasadas como el término “calentamiento ya comprometido”. Austria, apoyada por Irlanda, prefirió mantener el término “comprometido” por ser científicamente preciso, y con Noruega, sugirió mejorar la definición utilizando el texto del informe subyacente. El copresidente Solomon propuso, y los participantes aceptaron, utilizar más bien calentamiento “adicional”.

Con respecto a las proyecciones climáticas basadas en los escenarios que figuraban en el Informe Especial del PICC sobre Escenarios de Emisiones (IEEE), el Reino Unido sugirió, y los participantes aceptaron, la inserción de un texto que se refiera a las dos fuentes de incertidumbre (incertidumbre sobre las emisiones futuras e incertidumbre sobre los modelos). Dada la atención prestada recientemente al tema por los medios de comunicación, Bélgica -con el apoyo de Francia- pidió que la nueva serie de proyecciones de calentamiento para el IE4 queden claramente estipuladas en el texto para permitir una honesta comparación con el rango anterior de 1.4-5.8º C, que figura en el TIE. Los Principales Autores encargados de la Coordinación expresaron sus dudas y el copresidente Solomon destacó que el TIE no empleó una serie de estimaciones probables, sino que tuvo en cuenta mayormente el juicio de los expertos. Países Bajos, Austria, Alemania y Australia pidieron que se inserte una explicación sobre ese efecto en el texto. China y Cuba advirtieron contra toda redacción negativa para describir el enfoque utilizado en el TIE.

Se convocó a un grupo de contacto para que continuara examinando este tema. En el grupo de contacto, Alemania pidió que se añadiera una columna al cuadro de proyecciones de calentamiento y aumento del nivel del mar durante el siglo XXI (Cuadro SPM-2), para indicar el nivel de las emisiones de dióxido de carbono. Los Principales Autores encargados de la Coordinación explicaron las dificultades encontradas en la simple representación de la gama de otros gases de efecto invernadero y de los aerosoles englobados en las situaciones que figuraban en el IEEE. China, apoyada por Suiza, pidió, y los participantes aprobaron, que las palabras “concentraciones comprometidas del año 2000” fueran reemplazadas por “concentraciones constantes del año 2000”. Los participantes expresaron sus reservas porque los medios de comunicación podrían interpretar las nuevas proyecciones de aumento de temperatura como menores que las que figuran en el TIE (i.e. 1.4-5.8ºC), en particular si se destacan las mejores estimaciones del IE4 (i.e. 1.8-4.0ºC) en vez del rango probable con los valores más bajos y más altos (i.e. 1.1-6.4ºC). Italia destacó que el principal mensaje del IE4 a la opinión pública tendrá que ver con saber si el problema es más o menos serio que antes. Los Principales Autores encargados de la Coordinación destacaron que las proyecciones que figuran en el TIE demuestran fundamentalmente la existencia del cambio climático, en tanto que las proyecciones que figuran en el IE4 brindan información cuantitativa sobre los resultados del cambio climático en función de las elecciones de los responsables de políticas. El texto final da cuenta tanto de las mejores estimaciones como de los rangos probables, sosteniendo de manera explícita que las proyecciones que figuran en el IE4 son coherentes con el TIE aunque las cantidades no son directamente comparables. El texto aprobado además menciona los avances del IE4 con respecto al TIE. El Reino Unido, apoyado por Alemania y Bélgica, pidió la inserción de un texto al final del capítulo para indicar que hay otras posibilidades de calentamiento fuera de las situaciones que figuran en el IEEE. Nueva Zelanda, apoyada por el copresidente Solomon, declaró que la inserción sugerida es evidente en otras partes del texto, y no se incluyó la propuesta.

Con respecto a los desfases entre las proyecciones del aumento del nivel del mar que figuran en el TIE y el IE4, Alemania indicó que eso podría ser fuente de confusión para los medios de comunicación. Solomon precisó que la confusión se referirá a las series superiores. Los Principales Autores encargados de la Coordinación explicaron que la comparación era difícil, pero que los valores medios eran diferentes en parte como resultado de las distintas evaluaciones de la incertidumbre. Se insertó un texto destacando que los valores medios del IE4 están en torno a un 10% de los que figuran del TIE.

Con respecto a las proyecciones del aumento del nivel del mar y los cambios en los flujos de hielo, los Principales Autores encargados de la Coordinación comunicaron su frustración porque todavía no era posible integrar la totalidad de los efectos del flujo de las placas de hielo en los modelos. Alemania destacó las contribuciones potencialmente importantes procedentes del derretimiento de las placas de hielo de Groenlandia y la Antártida. Australia destacó la importancia de mencionar en el texto que los promedios son las mejores estimaciones actuales, pero que podían aumentar o bajar en lo sucesivo. Alemania destacó la necesidad de aclarar qué se incluye y qué no en las proyecciones de aumento del nivel del mar; y Kenya, Sudán, Estados Unidos, Canadá y otros pidieron que el texto siga siendo inteligible.

Los participantes decidieron añadir una frase propuesta por el Reino Unido que sostiene que los modelos utilizados hasta ahora no incluyen la totalidad de los efectos de los cambios dinámicos del flujo de las placas de hielo, e insertar este entendimiento en el cuadro de proyecciones (Cuadro SPM-2). Bélgica sugirió, y los participantes aceptaron, precisar que las incertidumbres de los intercambios del ciclo climático del carbono tampoco se incluyen en las proyecciones de aumento del nivel del mar debido a la ausencia de publicaciones sobre este tema. Tras poner de relieve las recientes observaciones sobre la aceleración del flujo de las placas de hielo, Alemania pidió la inclusión de un texto que señale la discrepancia entre las recientes observaciones positivas del flujo de las placas de hielo y las proyecciones negativas extraídas de los modelos. Los participantes decidieron destacar que los procesos dinámicos del flujo de las placas de hielo no se incluyeron en los modelos, pero que tal como sugieren observaciones recientes, podrían aumentar el nivel del mar en el futuro.

Con respecto a las proyecciones regionales sobre los ciclones, los participantes aprobaron una sugerencia de EE.UU. para que se agregue la frase “en algunas regiones” en la referencia a un aparente aumento de la proporción de ciclones muy intensos desde los años setenta. En cuanto a las proyecciones regionales sobre la posibilidad de una amplia y abrupta transición en la circulación meridional de giro, Alemania sugirió sustituir la expresión muy improbable por el término improbable, dado que numerosos estudios no incluyen la posibilidad de aguas de deshielos de Groenlandia, pero los Principales Autores encargados de la Coordinación explicaron sus motivos, precisando que la posibilidad estaba muy por debajo de la definición de la expresión muy improbable (1 posibilidad sobre 10).

Con respecto al impacto de la retroalimentación de los ciclos de carbono en la estabilización del dióxido de carbono atmosférico, China expresó reservas en relación con la incertidumbre vinculada a la utilización de sólo tres modelos para determinar las reducciones de emisiones de dióxido de carbono necesarias y pidió la supresión de las referencias. Los Principales Autores encargados de la Coordinación declararon que la incertidumbre que emana de estos modelos es representativa de la que emana de un estudio más exhaustivo que incluye once modelos, aunque estos hallazgos no incluyen mejores estimaciones ni rangos de probabilidad. Los participantes decidieron utilizar una formulación menos enfática sobre la incertidumbre.

China, con Bahamas y Arabia Saudita, dijo que la oración que compara los cambios de temperatura de Groenlandia con los cambios de temperatura y la subida de 4 a 6 metros del nivel del mar ocurridos hace 125.000 años era una reiteración del texto aprobado en la sección sobre el paleoclima. México sugirió insertar una referencia a las “futuras” temperaturas de Groenlandia para indicar que se trata de una comparación. China añadió que tal comparación podría llevar a los responsables de políticas a concluir que en los 100 próximos años correríamos el riesgo de vivir acontecimientos similares a los que tuvieron lugar hace 125.000 años. El texto se colocó entre corchetes y volvió a ser tratado a última hora de la noche del jueves. En ese momento, era el único texto pendiente. Tras señalar su voluntad de acabar con la aprobación de la SRP, China aceptó el texto propuesto. Este texto se aprobó, quedando así concluido el trabajo sobre la SRP.

Texto Final: En esta sección se señala que, para las dos próximas décadas, se proyecta un recalentamiento de alrededor 0.2ºC por década; que muchos de los cambios que ocurrirán en el sistema climático mundial durante el próximo siglo serán muy probablemente más importantes que los observados durante el siglo pasado; y que el recalentamiento y la subida del nivel del mar debidos a las actividades humanas continuará durante los próximos siglos aunque las concentraciones de los gases de efecto invernadero se estabilicen. La sección también se refiere a un aumento en la confianza en los esquemas de recalentamiento proyectados y otras cuestiones de escala regional.

DIAGRAMAS: Todos los diagramas de la SRP fueron aprobados el jueves por la noche. Entre ellos, tres diagramas fueron aprobados sin debate. A saber, aquellos sobre: los cambios que ocurrirán en la temperatura, el nivel del mar y la cobertura nívea (Figura SPM-3); los cambios que ocurrirán en las temperaturas continentales (Figura SPM-4); y los esquemas provisionales de las precipitaciones (Figura SPM-6). El diagrama sobre los cambios previstos en las concentraciones de gases de efecto invernadero (Figura SPM-1) y el diagrama de las proyecciones de las temperaturas de superficie y sus epígrafes (Figura SPM-5) fueron aprobados con enmiendas menores.

Con respecto a los componentes de la fuerza radiativa (Figura SPM-2), se aceptó una sugerencia de Canadá de integrar el valor “neto” del total de la fuerza antropogénica. Bélgica propuso utilizar el término “estelas lineales” en lugar “nubes de estelas lineales”, lo que también fue aceptado por los delegados. Además, los participantes aceptaron la propuesta de Bélgica de añadir un texto en el epígrafe que destaca que el rango de estelas no incluye otros efectos de la aviación sobre la nebulosidad. Del mismo modo, los participantes aceptaron la inserción de un texto sugerido por EE.UU. donde se aclara que a pesar del hecho de que muchos fenómenos de la fuerza radiativa tienen componentes naturales, el diagrama sólo refleja la contribución antropogénica.

Durante las discusiones sobre las proyecciones, Países Bajos —apoyado por el Reino Unido, Italia, Bélgica y Cuba— pidió que un nuevo diagrama acompañe el cuadro de proyecciones de calentamiento. Italia introdujo un nuevo diagrama durante el Plenario del jueves por la noche. Después de algunas enmiendas menores, se aprobó ese nuevo diagrama (Figura SPM-7).

Diagramas finales: Los diagramas que figuran en la versión final de la SRP cubren una serie de cuestiones, entre ellas: los cambios previstos en las concentraciones de gases de efecto invernadero; los componentes de la fuerza radiativa; los cambios observados en la temperatura, el nivel del mar y la cobertura nívea del Hemisferio Septentrional; las proyecciones de cambios en las temperaturas de la superficie y los patrones de las precipitaciones; y las proyecciones del recalentamiento del planeta según los distintos escenarios presentados por el IEEE.

EVALUACIÓN TÉCNICA

Los participantes se reunieron el jueves por la noche para examinar las correcciones al informe subyacente y a la síntesis técnica. El GTI las aceptó.

CEREMONIA DE CIERRE

A última hora de la noche del jueves, el Copresidente Solomon y el Copresidente Qin agradecieron a los Principales Autores, los delegados, los traductores, al Presidente del PICC, Rajendra Pachauri, los delegados gubernamentales, la Unidad de Apoyo Técnico del GTI, a Halldor Thorgeirsson —Secretario de la CMNUCC— y a otros, y dieron por concluida la reunión a las 12:45 de la madrugada del viernes.

PRÓXIMAS REUNIONES

REUNIÓN PREPARATORIA INTERGUBERNAMENTAL DE LA CDS: El décimoquinto período de sesiones de la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible será precedido por una Reunión Intergubernamental Preparatoria que se celebrará del 26 de febrero al 2 de marzo de 2007, en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York. Se trata del segundo año o año de política, del ciclo de implementación durante el cual la Comisión seguirá centrada en la energía al servicio de desarrollo sostenible, el desarrollo industrial, la contaminación del aire/atmósfera y el cambio climático. Para más información, contactar: División de las NU para el Desarrollo Sostenible; tel.: + 1-212-963-8102; fax: + 1-212-963-4260; correo electrónico: dsd@un.org; Internet: http://www.un.org/esa/sustdev/csd/csd15/csd15_ipm.htm

MERCADO DEL CARBONO 2007: El evento anual de Punto Carbono sobre el mercado del carbono se realizará en Copenhague, en Dinamarca, del 13 al 15 de marzo de 2007. Este evento se ocupará, entre otras cosas, de la apertura del esquema de intercambio de derechos de emisiones de la UE en los mercados de carbono mundiales. Para más información, contactar a: Punto Carbono; tel.: + 47-2240-5340; fax: + 47-2240-5341; correo electrónico: conference@pointcarbon.com; Internet: http://www.pointcarbon.com

CONGRESO SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO Y LA HIDROLOGÍA: Este congreso se celebrará en Lyon, Francia, del 27 al 28 de marzo de 2007. Tiene por objeto analizar la relación entre la hidrología y el cambio climático. La reunión se concentrará en temas como: la hidrología del glaciar alpino, las fluctuaciones de masa de los glaciares en relación con la temperatura del aire y las precipitaciones, la nieve y acontecimientos hidrológicos extremos como las sequías/la reducción de los niveles de las aguas y las crecidas. Para más información, contactar: B. Biton, French Hydrotechnical Society; tel.: + 33(0)1-42-50-91-03; fax: + 33(0)1-42-50-59-83; correo electrónico: b.biton@shf.asso.fr; Internet: http://www.shf.asso.fr/upload/manifestation_programme69.pdf (en francés).

GRUPO DE TRABAJO II DEL PICC: La octava sesión del Grupo de Trabajo II del PICC se desarrollará en Bruselas, Bélgica, del 2 al 5 de abril de 2007. Para más información, contactar: Rudie Bourgeois, Secretaría de PICC; tel.: + 41-22-730-8208; fax: + 41-22-7 30-8025; correo electrónico: Ipcc-Sec@wmo.int; Internet: http://www.ipcc.ch/

GRUPO DE TRABAJO III DEL PICC Y PICC-26: El PICC-26 está programado para el 4 de mayo de 2007, en Bangkok, Tailandia, justo después de la novena sesión del Grupo de Trabajo III del PICC, que se desarrollará del 30 de abril al 3 de mayo de 2007. Para más información, contactar: Rudie Bourgeois, Secretaría de PICC; tel.: + 41-22-730-8208; fax: + 41-22-7 30-8025; correo electrónico: Ipcc-Sec@wmo.int; Internet: http://www.ipcc.ch/

CDS-15: El décimo quinto período de sesiones de la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible (CDS-15) se realizará del 30 de abril al 11 de mayo de 2007 en la sede de las NU en Nueva York. Para más información, contactar a: División de las NU para el Desarrollo Sostenible; tel.: + 1-212-963-8102; fax: + 1-212-963-4260; correo electrónico: dsd@un.org; Internet: http://www.un.org/esa/sustdev/csd/policy.htm

VIGÉSIMO SEXTO PERÍODO DE SESIONES DE LOS ÓRGANOS SUBSIDIARIOS DE LA CMNUCC Y GRUPO DE TRABAJO ESPECIAL DEL PROTOCOLO DE KYOTO: El 26º período de sesiones de los Órganos Subsidiarios de la Convención Marco de las NU sobre el Cambio Climático (CMNUCC) se celebrará en Bonn, Alemania, del 7 al 18 de mayo de 2007. Al mismo tiempo se realizará la tercera sesión del Grupo de Trabajo Especial del Protocolo de Kyoto sobre los nuevos compromisos para las Partes contempladas en el Anexo I (GTE) y otros seminarios y eventos. Para más información, contactar: Secretaría de la CMNUCC; tel.: +49-228-815-1000; fax: +49-228-815-1999; correo electrónico: secretariat@unfccc.int; Internet: http://www.unfccc.int

REUNIÓN REGIONAL PICC-FTADE: Esta reunión —auspiciada por la Fuerza de Tareas de Apoyo sobre Datos y Escenarios para el Análisis de los Impactos y el Clima del PICC (TGICA, por sus siglas en inglés); el Sistema Mundial de Estudio, Investigación y Formación en materia de Cambio Climático (START, por sus siglas en inglés) y el Centro del Pacífico para el Medio Ambiente y el Desarrollo de la Universidad de South Pacific (PACE/USP)— tendrá lugar en Nadi, Fiji, del 20 al 22 de junio de 2007. Esta reunión explorará enfoques innovadores en materia de investigación para hacer frente a los retos multidimensionales y pluridisciplinarios asociados a los efectos del cambio climático, las medidas de adaptación y la vulnerabilidad. Para más información, contactar: Secretaría del PICC; tel.: + 41-22-730-8208; fax: + 41-22-7 30-8025; correo electrónico: ipcc-wg1@al.noaa.gov; Internet: http://ipcc-wg1.ucar.edu/meeting/TGICA-Regional/TGICA-Regional_public.html

DIÁLOGO DE LA CMNUCC Y EL GTA-4: El cuarto seminario del “Diálogo sobre la acción cooperativa a largo plazo para hacer frente al cambio climático a través de la mejora de la implementación de la Convención” y el cuarto período de sesiones del GTE, tendrán lugar en septiembre u octubre de 2007, probablemente en Bonn, Alemania. Para más información, contactar: Secretaría de la CMNUCC; tel.: + 49-228-815-1000; fax: + 49-228-815-1999; correo electrónico: secretariat@unfccc.int; Internet: http://www.unfccc.int

PICC-27: El PICC-27, consagrado a la adopción del ISI del IE4, está previsto del 12 al 16 de noviembre de 2007, en Valencia, España. Para más precisiones, contactar a: Rudie Bourgeois, Secretaría del PICC; tel.: + 41-22-730-8208; fax: + 41-22-7 30-8025; correo electrónico: Ipcc-Sec@wmo.int; Internet: http://www.ipcc.ch/

DÉCIMO TERCERA CONFERENCIA DE LAS PARTES DE LA CMNUCC Y TERCERA REUNIÓN DE LAS PARTES DEL PROTOCOLO DE KYOTO: La CdP 13 de la CMNUCC y la CdP/RdP 3 del Protocolo de Kyoto se desarrollarán de 3 al 14 de diciembre de 2007, en Bali, Indonesia. Para más información, contactar: Secretaría de la CMNUCC; tel.: + 49-228-815-1000; fax: + 49-228-815-1999; correo electrónico: secretariat@unfccc.int; Internet: http://www.unfccc.int

Para más información sobre próximas reuniones, visite: http://www.iisd.ca/upcoming/upcomingmeetings.aspx?id=5

GLOSARIO
 

Directrices
  2006
IE4
PICC
PINGEI
SRP
IEEE
ISI
TIE
PNUMA
CMNUCC
OMM
Edición 2006 de las Directrices del PICC sobre Inventarios Nacionales de
  Gases de Efecto Invernadero
Cuarto Informe de Evaluación del PICC
Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático
Programa de Inventarios Nacionales de Gases de Efecto Invernadero
Síntesis para los Responsables de Políticas
Informe Especial sobre Escenarios de Emisiones del PICC (2000)
Informe de Síntesis
Tercer Informe de Evaluación del PICC (2001)
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático
Organización Mundial de la Salud

Este número del Boletín de Negociaciones de la Tierra © <enb@iisd.org> fue escrito y editado por María Gutiérrez, Miquel Muñoz y Sarah Stewart Johnson. Traducción al español: Socorro Estrada. Editor: Chris Spence <chris@iisd.org>. Director de Servicios Informativos del IIDS: Langston James “Kimo” Goree VI <kimo@iisd.org>. Los donantes permanentes del Boletín son el Reino Unido (a través del Departamento para el Desarrollo Internacional - DFID), el Gobierno de los Estados Unidos (a través del Buró de Océanos y Asuntos Ambientales y Científicos Internacionales del Departamento de Estado), el Gobierno de Canad� (a trav�s del CIDA), el Ministerio de Relaciones Exteriores de Dinamarca, el Gobierno de Alemania (a trav�s de su Ministerio Federal de Medio Ambiente - BMU, y su Ministerio Federal de Cooperaci�n para el Desarrollo - BMZ), el Ministerio de Relaciones Exteriores de Pa�ses Bajos, la Comisi�n Europea (DG-ENV) y el Ministerio italiano de Medio Ambiente, Territorio y Mar. El soporte financiero general del Bolet�n durante el a�o 2007 es brindado por la Oficina Federal para el Medio Ambiente (FOEN) de Suiza, el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio de Medio Ambiente de Noruega, el Gobierno de Australia, el Ministerio Federal de Medio Ambiente de Austria, el Ministerio de Medio Ambiente de Suecia, el Ministerio de Asuntos Internacionales y Comercio de Nueva Zelanda, SWAN Internacional, el Ministerio de Medio Ambiente de Jap�n (a trav�s del Instituto para las Estrategias Ambientales Mundiales - IGES) y el Ministerio de Econom�a, Comercio e Industria de Jap�n (a trav�s del Instituto de Investigaci�n Mundial sobre Progreso Industrial y Social - GISPRI). El financiamiento para la traducci�n al franc�s del Bolet�n es brindado por la Organizaci�n Internacional de la Francofon�a y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia. La financiaci�n para la traducci�n al espa�ol del Bolet�n es provista por el Ministerio de Medio Ambiente de Espa�a. Las opiniones expresadas en el Bolet�n de Negociaciones de la Tierra pertenecen a sus autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista del IIDS o de sus auspiciantes. Est� permitida la publicaci�n de extractos del Bolet�n de Negociaciones de la Tierra en publicaciones no comerciales y con la correspondiente cita acad�mica. Para obtener informaci�n acerca del Bolet�n de Negociaciones de la Tierra o solicitar su servicio informativo, contacte al Director de Servicios Informativos del IIDS por correo electr�nico <kimo@iisd.org>, tel�fono: +1-646-536-7556 o en 212 East 47th St.#21F, Nueva York, NY 10017, Estados Unidos.