Boletín de Negociaciones de la Tierra

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Servicio Informativo sobre Negociaciones Relacionadas con el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible

 

Formato PDF
Formato Texto
Versión en inglés
Versión en francés
Versión en japonés


Publicado por el Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible (IIDS)

 

Vol. 12 No. 274
Sábado, 24 de septiembre de 2005

HECHOS DESTACADOS DEL GRUPO DE TRABAJO III DEL PICC

VIERNES, 23 DE SEPTIEMBRE DE 2005

El viernes, los delegados se reunieron en el Plenario a lo largo de todo el día y también durante la noche para continuar las deliberaciones sobre el proyecto de resumen para quienes definen políticas (RDP). A lo largo de tales deliberaciones se siguió siempre el mismo formato: los Copresidentes comenzaban con la presentación del texto de un párrafo, destacando las razones por las que se habían o no incorporado las sugerencias de los diferentes países y organizaciones, y luego los delegados discutían el párrafo línea por línea.

En las sesiones de la mañana y la tarde, los delegados consideraron la sección sobre el RDP vinculada con el estatus actual de la tecnología de captura y almacenamiento de carbono (CAC). Por la tarde y noche, los delegados también analizaron la sección sobre la relación geográfica entre las fuentes y las oportunidades de almacenamiento de dióxido de carbono. La cobertura del Boletín de Negociaciones de la Tierra concluyó a las 20 horas.

El grupo de contacto establecido el jueves para la revisión de los dos primeros párrafos del RDP, se reunió por segunda vez. Y se establecieron otros grupos de contacto para discutir una figura que representa la relación geográfica entre las fuentes de emisión de dióxido de carbono y el potencial de almacenamiento, además de cuestiones vinculadas a los costos de la CAC y su potencial económico.

CONSIDERACIÓN DEL PROYECTO DE RESUMEN PARA QUIENES DEFINEN POLÍTICAS

Tras recordar que el RDP ya ha pasado por un extenso proceso de revisión, el Copresidente Metz instó a los delegados a avanzar en la aprobación del proyecto de texto. Los delegados comenzaron entonces una consideración línea por línea del proyecto.

¿Cuál es el estatus actual de la tecnología de CAC? BÉLGICA sostuvo que una figura que representa los sistemas de captura es poco clara y propuso utilizar en su lugar otra figura sacada del Informe Especial. El Copresidente Metz invitó a Bélgica a trabajar con los Autores Principales sobre esta cuestión. Con respecto a la corrosividad de los gasoductos para el transporte, los delegados acordaron una propuesta de CANADÁ de eliminar toda referencia al sulfuro de hidrógeno, dada su connotación negativa, y de referirse en cambio a los contaminantes.

Con respecto al almacenamiento geológico, BÉLGICA —con el RU— pidió una referencia específica a los reservorios seguros. DINAMARCA, con el apoyo del RU y los PAÍSES BAJOS, sugirió hacer hincapié en la capa de piedra como mecanismo necesario de atrapamiento. Luego de que el Autor Principal Peter Cook señalara que tal capa es esencial salvo que se produzca una inyección a cierta profundidad, se insertó un texto explicando esta cuestión.

En cuanto a la cuestión del carbono no extraíble, el RU propuso y los delegados acordaron, insertar una nota al pie explicando que si el carbón era extraído, el dióxido de carbono sería liberado. Los delegados también acordaron agregar una nota al pie incluyendo una referencia a la fase densa del dióxido de carbono a más de 800 metros de profundidad, tal como propusiera el RU con el apoyo d AUSTRIA y ESTADOS UNIDOS. Dicha nota también hará referencia a la recuperación del metano, como sugirió FRANCIA. Luego, los delegados acordaron incluir una figura que brindará un panorama de las opciones de almacenamiento geológico interno y externo.

Con respecto a la tecnología de almacenamiento oceánico, las discusiones estuvieron centradas en si los riesgos ambientales del almacenamiento oceánico deberían ser mencionados en esta sección y en si el limitado estado de desarrollo de la tecnología de almacenamiento oceánico está siendo reflejado de manera adecuada en esta sección. Un grupo de países, entre los que se incluyeron BÉLGICA, DINAMARCA, FRANCIA y ALEMANIA, apoyaron la inclusión de algún tipo de referencia al riesgo. El Copresidente Metz señaló que el RDP est organizado de modo tal que todos los riesgos asociados con la CAC son tratados en una sección aparte. Otros países, entre los que estuvieron JAPÓN, KENIA y ARABIA SAUDITA, sostuvieron que en esta sección no era necesaria una referencia a las riesgos. Sobre la sección que señala que el almacenamiento oceánico puede ser abordado de dos maneras, vía inyección en la columna de agua o a través de depósitos en el suelo marítimo, AUSTRALIA —con el apoyo de BÉLGICA y CANADÁ— sugirió señalar que el almacenamiento oceánico podría “potencialmente” ser abordado de dos maneras. Aunque JAPÓN y PAÍSES BAJOS expresaron sus reservas sobre este punto, se acordó la sugerencia de AUSTRALIA.

En cuanto a la relación entre el dióxido de carbono almacenado en el océano y el ciclo global del carbono, el Autor Principal Ken Caldeira señaló que las consecuencias del equilibrio entre el dióxido de carbono de los océanos y la atmósfera tienen matices y son difíciles de expresar en el RDP. Tras los comentarios de CHILE, NUEVA ZELANDA y ALEMANIA sobre la clarificación del proceso y la escala temporal del establecimiento del equilibrio, los delegados acordaron la versión original del proyecto de texto, que sostiene que este dióxido de carbono se va a “eventualmente equilibrar con el dióxido de carbono presente en la atmósfera”. BÉLGICA propuso, y los delegados acordaron, hacer una referencia a la sección del Informe Especial sobre impactos ambientales, riesgo y gestión del riesgo. El Copresidente Metz señaló que el trabajo continuará con Japón, que hará aclaraciones sobre la escala de mediciones utilizada en una figura que brinda un panorama de opciones de almacenamiento oceánico.

Tras el almuerzo, el Copresidente Metz presentó un texto sobre la reacción del dióxido de carbono ante los metales óxidos, y señaló que —aunque la tecnología está aún en su fase de investigación— ciertas aplicaciones que utilizan caudales de residuos están en su fase de demostración. Los delegados acordaron el texto tras hacerle enmiendas menores.

Sobre los usos industriales del dióxido de carbono, el Copresidente Davidson señaló que el proyecto de texto incorporaba una propuesta de Canadá, que contaba con el apoyo de EE.UU., para que se señale que la recuperación mejorada del petróleo está siendo excluida de la declaración acerca de que el potencial para el uso industrial de dióxido de carbono es pequeño. ALEMANIA señaló que la inclusión de tal referencia podría sugerir falsamente que la recuperación mejorada del petróleo es una gran oportunidad. Los delegados acordaron entonces eliminar del texto la referencia a la recuperación mejorada del petróleo y —a cambio— los Copresidentes incluirán una nota al pie para explicarlo.

El Copresidente Davidson presentó un texto que destaca que: los componentes de la CAC están en diferentes niveles de desarrollo; aunque los sistemas de CAC pueden unirse bajo la denominación de tecnologías existentes que son maduras o económicamente accesibles bajo determinadas condiciones, la madurez de todo el sistema puede ser menor que la de alguno de sus componentes. Los delegados aprobaron asimismo un comentario enviado anteriormente por Alemania, para señalar que existe una relativamente pequeña experiencia en la combinación de la captura, el transporte y el almacenamiento de dióxido de carbono en un sistema de CAC completamente integrado, y que el uso de CAC para plantas de mayor escala aún no ha sido implementado.

Los delegados discutieron las revisiones propuestas sobre la madurez de los componentes del sistema de CAC. Varios delegados —entre ellos los de ALEMANIA, AUSTRIA, EGIPTO, el RU y PAÍSES BAJOS— propusieron enmiendas al texto que hubieran determinado que una mayor investigación y desarrollo podría haber reducido los costos y mejorado la responsabilidad y seguridad. EE.UU. elevó su preocupación acerca de que dicho texto podría ser políticamente prescriptivo. Los delegados acordaron eliminar cualquier texto de esta sección que haga más que explicar que la tabla es sobre la madurez actual de los componentes del sistema de CAC y que en la tabla se identifica el nivel más alto de madurez de cada componente. Con respecto a la tabla en sí misma, los delegados también acordaron los cambios propuestos por ALEMANIA y otros sobre qué significa “madurez del mercado”, y —por JAPÓN y COREA— la inclusión de una referencia a los dos tipos de almacenamiento oceánico: por inyección directa tipo disolución y por inyección directa tipo lago.

¿Cuál es la relación geográfica entre las fuentes y las oportunidades de almacenamiento de dióxido de carbono? Los delegados comenzaron la consideración de la sección del RDP sobre las grande fuentes y su relaci�n geogr�fica con el almacenamiento geol�gico y oce�nico. Las discusiones sobre el almacenamiento geol�gico estuvieron centradas es los tipos de fuentes, la distancia de las fuentes de los lugares de almacenamiento, y la ubicaci�n de las fuentes. Los delegados acordaron los cambios propuestos por EGIPTO y otros para aclarar que el texto se refiere a las grandes fuentes. KENIA pidi� que se aclare por qu� se estaba utilizando una figura en particular (300 km). El Autor Principal John Gale explic� que los 300 km deber�an ser tomados como gu�a. Los delegados acordaron entonces un texto con enmiendas menores. Despu�s de que EE.UU. preguntara si las fuentes estaban concentradas en las �reas urbanas, los delegados acordaron que el texto deber�a hacer referencia �las �reas urbanas y rurales�.

Las discusiones sobre el almacenamiento oce�nico estuvieron centradas en su distribuci�n geogr�fica, madurez y ubicaci�n; y en la literatura existente. JAP�N subray� que el potencial del almacenamiento oce�nico var�a de regi�n en regi�n, y que Jap�n tiene m�s potencial para el almacenamiento oce�nico que geol�gico. AUSTRIA, AUSTRALIA y otros expresaron su preocupaci�n porque el lenguaje implicara una mayor madurez t�cnica y un an�lisis cient�fico sobre el almacenamiento oce�nico que hoy no existe. EE.UU. advirti� que la literatura cient�fica que lo sustenta consiste s�lo en un informe que no deber�a ser generalizado. El Autor Principal Ken Caldeira sostuvo que existe un carencia de literatura sobre las ubicaciones de almacenes en oc�anos profundos. AUSTRALIA, con el apoyo del RU, sostuvo que dar s�lo con el criterio de profundidad no era suficiente para establecer la ubicaci�n de almacenamientos oce�nicos. JAP�N replic� que las consideraciones ambientales y de otro tipo son tratadas en otras secciones del RDP. El texto acordado incluy� la aclaraci�n de que �globalmente, una peque�a porci�n de las grandes fuentes est� cerca de la ubicaci�n de potenciales almacenes oce�nicos�.

CHINA, con el apoyo de BANGLADESH, EGIPTO y ARABIA SAUDITA, y con la oposici�n de AUSTRIA, pidieron la remoci�n de una referencia a los pa�ses en v�as de desarrollo como poseedores de los lugares donde se espera que ocurra la mayor parte del aumento de fuentes. El Autor Principal John Gale explic� que la referencia a los pa�ses en desarrollo est�n basada en la proyecci�n de escenarios sobre el futuro de las emisiones del Informe Especial. AUSTRIA pidi� que se haga una distinci�n entre las fuentes grandes y peque�as, y sugiri� que se haga referencia a las proyecciones en la oraci�n sobre las futuras emisiones de los pa�ses en desarrollo.

CANAD�, con EE.UU. y NORUEGA, propuso incluir informaci�n sobre el almacenamiento y la captura al establecer el porcentaje de las emisiones mundiales de di�xido de carbono de combustibles f�siles que podr�an ser plausibles de captura. El Autor Principal Keywan Riahi aclar� que s�lo hay una referencia a la captura en RDP �y no al almacenamiento� porque falta literatura sobre el almacenamiento. CANAD� propuso utilizar la informaci�n sobre la generaci�n de emisiones de la electricidad, mientras que EE.UU. propuso incluir emisiones tanto de la industria como de la electricidad. MALASIA y B�LGICA se�alaron que el Informe Especial sostiene que entre el 20 y el 40% de las emisiones mundiales de di�xido de carbono de combustibles f�siles son t�cnicamente plausibles de captura, y propuso eliminar la referencia a la conveniencia econ�mica. AUSTRIA sugiri� separar la secci�n del p�rrafo sobre escenarios de emisiones de la secci�n sobre emisiones plausibles de captura. Tras posteriores discusiones y consultas informales, los delegados acordaron eliminar las referencias a los pa�ses en desarrollo y la conveniencia econ�mica, y sostener que la proximidad entre las futuras grandes fuentes y los potenciales almacenes no ha sido estudiada, en lugar de que es incierta.

Finalmente, con respecto a la figura que indica la relaci�n entre las fuentes de emisiones de di�xido de carbono y las cuencas sedimentarias con potencial de almacenamiento geol�gico, CHINA propuso eliminar la figura, sosteniendo que gran parte de la informaci�n no estaba apoyada en datos cient�ficos v�lidos, y que no inclu�a las emisiones de futuras fuentes. AUSTRIA, NUEVA ZELANDA, EE.UU. y CANAD� apoyaron el mantenimiento de la figura porque contiene informaci�n relevante. El Autor Principal John Gale explic� cu�les eran las fuentes de datos de la figura. Se convoc� entonces a un grupo de contacto para resolver esta cuesti�n, que se reuni� a la noche.

EN LOS PASILLOS

Durante esta jornada, el trabajo se estir� hasta altas horas de la noche. Pero, a pesar de la cantidad de texto que falta por analizar y del limitado tiempo que resta para hacerlo, a lo largo todo el d�a se vivi� en la reuni�n una atm�sfera animada. Varios veteranos del PICC no estaban sorprendidos por lo largo de las jornadas ni el ritmo con que se avanza. Y aunque algunos delegados se�alaron que el impulso y la buena voluntad de la sesi�n de la ma�ana comenzaron a dar lugar a serios desacuerdos a medida que avanzaba el d�a, ellos mismos se mostraron esperanzados respecto de que esta tendencia se revertir� el s�bado.
 

Este n�mero del Bolet�n de Negociaciones de la Tierra � <enb@iisd.org> fue escrito y editado por Ingrid Barnsley, Alexis Conrad, Mar�a Guti�rrez, y Miquel Mu�oz. Editor de Contenido Digital: Francis Dejon. Traducci�n al espa�ol: Socorro Estrada. Editora: Pamela S. Chasek, Ph.D. <pam@iisd.org>. Director de Servicios de Informaci�n del IIDS: Langston James �Kimo� Goree VI <kimo@iisd.org>. El soporte financiero permanente del Bolet�n es brindado por el Gobierno de los Estados Unidos (a trav�s del Bureau de Oc�anos y Asuntos Ambientales y Cient�ficos Internacionales del Departamento de Estado), el Gobierno de Canad� (a trav�s de CIDA), la Agencia Suiza para el Medio Ambiente, los Bosques y el Paisaje (SAEFL), el Reino Unido de Gran Breta�a (a trav�s del Departamento para el Desarrollo Internacional - DFID), el Ministerio de Relaciones Exteriores de Dinamarca, el Gobierno de Alemania (a trav�s de su Ministerio Federal de Medio Ambiente - BMU, y su Ministerio Federal de Cooperaci�n para el Desarrollo - BMZ), el Ministerio de Relaciones Exteriores de Pa�ses Bajos, la Comisi�n Europea (DG-ENV), y el Ministerio de Medio Ambiente de Italia. El soporte financiero general del Bolet�n durante el a�o 2005 es brindado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el Gobierno de Australia, el Ministerio Federal de Gesti�n de la Agricultura, la Silvicultura, el Medio Ambiente y el Agua de Austria, el Ministerio de Desarrollo Sostenible y el Ministerio de Asuntos Exteriores de Suecia, el Ministerio de Medio Ambiente y el de Relaciones Exteriores de Noruega, el Ministerio de Medio Ambiente y Relaciones Exteriores de Finlandia, SWAN Internacional, el Ministerio de Medio Ambiente de Jap�n (a trav�s del Instituto para las Estrategias Ambientales Globales - IGES), y el Ministerio de Econom�a, Comercio e Industria de Jap�n (a trav�s del Instituto de Investigaci�n sobre Industria y Progreso Social Global - GISPRI). El financiamiento para la traducci�n al franc�s del Bolet�n es brindado por la Organizaci�n Internacional de la Francofon�a y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia. La financiaci�n para la traducci�n al espa�ol del Bolet�n fue provista por el Ministerio de Medio Ambiente de Espa�a. Las opiniones expresadas en el Bolet�n de Negociaciones de la Tierra son de los autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista del IIDS o de sus auspiciantes. Extractos del Bolet�n de Negociaciones de la Tierra pueden ser utilizados en publicaciones no comerciales con la cita acad�mica correspondiente. Para obtener informaci�n acerca del Bolet�n de Negociaciones de la Tierra o solicitar su servicio informativo, contacte al Director de Servicios de Informaci�n del IIDS por correo electr�nico <kimo@iisd.org>, tel�fono: +1-646-536-7556 o en 212 East 47th St.#21F, New York, NY 10017 USA. El equipo de trabajo del Bolet�n de Negociaciones de la Tierra en el PICC-24 puede ser contactado en la sala 4A, 4� piso, ICAO, o por correo electr�nico en <Ingrid@iisd.org>.