Boletín de Negociaciones de la Tierra

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Servicio Informativo sobre Negociaciones Relacionadas con el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible

 

Formato PDF
Versión en inglés
Versión en francés


Publicado por el Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible (IIDS)

 

Vol. 9 No. 395
Miércoles,
 17 de octubre de 2007

HECHOS DESTACADOS DEL GRUPO DE TRABAJO SOBRE EL ARTÍCULO 8 (J):

MARTES, 16 DE OCTUBRE 2007

El martes, los delegados se reunieron en dos subgrupos de trabajo (SGT): el SGT I se ocupó del informe compuesto sobre el estatus y las tendencias del conocimiento tradicional (CT), un plan de acción para la retención del CT y un régimen internacional sobre el acceso y la participación en los beneficios (APB); el SGT II consideró un sistema sui generis para la protección del conocimiento tradicional y un código ético de conducta para garantizar el respeto de la propiedad cultural e intelectual de las comunidades indígenas y locales.

SUBGRUPO DE TRABAJO I

INFORME COMPUESTO: Continuaron las discusiones sobre la fase II del informe compuesto acerca del estatus y las tendencias del CT, y MÉXICO pidió un cronograma para los talleres de creación de capacidades sobre el Artículo 8 (j). CHINA apoyó el desarrollo de directrices para el registro y la documentación del CT. COLOMBIA, ETIOPÍA, FILIPINAS y la FEDERACIÓN SHUAR pidieron que se aclare de qué modo pueden retener el control sobre su CT los pueblos indígenas una vez que se lo ha documentado.

Con respecto al cambio climático, muchos subrayaron los impactos negativos que tiene sobre las comunidades indígenas y el CT. GRANADA y TUVALU destacaron las amenazas a los PEIDs, la ASOCIACIÓN DE PRESERVACIÓN DE NACIONALIDADES INDÍGENAS DE NEPAL hizo hincapié en sus impactos sobre las áreas de alta altitud, y la ORGANIZACIÓN de MUJERES INDÍGENAS AFRICANAS enfatizó la vulnerabilidad de las mujeres indígenas. La UE destacó las contribuciones de los pueblos indígenas y las comunidades locales a la mitigación. BANGLADESH y PAKISTÁN apoyaron las actividades de mitigación. FILIPINAS y TIMOR DEL ESTE pidieron enfoques locales. NORUEGA pidió una mayor colaboración con otros organismos como el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático. ETIOPÍA pidió la identificación y protección de quienes guardan el CT.

En cuanto al aislamiento voluntario, la ASOCIACIÓN INTERÉTNICA DE DESARROLLO DE LA SELVA TROPICAL PERUANA instó a los gobiernos a que tomen medidas para la protección de las comunidades estables y establezcan áreas de uso exclusivo. La UE señaló que las áreas protegidas son sólo una de las tantas formas posibles de beneficiar a tales comunidades.

PLAN DE ACCIÓN SOBRE EL CT: El Copresidente del SGT I, Stewart, presentó los documentos acerca del plan de acción para la retención del CT (UNEP/CBD/WG8J/5/3/Add.1 y INF/9). BRASIL señaló que las bases de datos sobre el CT requieren una mayor discusión e hizo hincapié en la importancia del CFP de los pueblos indígenas. La UE propuso un texto relacionado con, entre otras cosas: medidas de retención del CT cuando se desarrollen políticas que afecten a las comunidades indígenas y locales; interacciones entre conservación, utilización sostenible y CT; y vinculación entre los Objetivos de Desarrollo del Milenio y el CT. TAILANDIA pidió que las estrategias nacionales de reducción de la pobreza se ocupen del CT y la diversidad biológica. CANADÁ propuso que los indicadores se ocupen de la meta 2010 y que se realicen más investigaciones en sitios sagrados y áreas protegidas. El GRUPO AFRICANO, con el apoyo de muchos, destacó las dificultades de traducción que tiene por el número de idiomas que existen en su región y la necesidad de incorporar idiomas al sistema de educación. También subrayó la necesidad de aclarar el estatus del CT de dominio público. Los JÓVENES INDÍGENAS DE LA ARGENTINA señalaron las dificultades de las comunidades indígenas que viven cerca de las áreas protegidas.

RÉGIMEN INTERNACIONAL DE APB: El Copresidente del SGT I, Stewart, presentó los documentos de un régimen internacional de APB (UNEP/CBD/WG8J/5/4/ e INF/10 y 13). La UE identificó una lista tentativa de cuestiones acerca de las cuáles el aporte de las comunidades locales e indígenas podría beneficiar al GT sobre APB, destacando entre ellas al certificado de observancia reconocido a nivel internacional. Además, con el GRUPO AFRICANO, señaló que el régimen internacional debería incluir la creación de capacidades. BRASIL, con el apoyo de INDIA y MÉXICO, destacó el vínculo entre el CT y el APB, y señaló que: la utilización del CT debería estar basada en el CFP y los términos mutuamente acordados (TMA), también solicitados por el GRUPO AFRICANO; y que un régimen sui generis debería ser desarrollado por las Partes para complementar el régimen internacional de APB. La UE, con la oposición de BRASIL, propuso que se establezca un grupo especial de expertos sobre el Artículo 8 (j) que brinde aportes al GT sobre APB. AUSTRALIA, con la oposición de ARGENTINA, BRASIL y MALASIA, presentaron una propuesta sobre las directrices para la participación en los beneficios para reemplazar la tarea 7 (directrices para garantizar una distribución equitativa con quienes tienen CT); la tarea 10 (prevención de la apropiación ilegal de CT); y la tarea 12 (directrices para la implementación del Artículo 8 (j)). NUEVA ZELANDA destacó que todo régimen internacional será implementado a nivel nacional y debe ser flexible para acomodarse a las diferencias nacionales. Tras destacar que el CT es una cuestión legal compleja, CANADÁ subrayó los méritos de las directrices para complementar las Directrices de Bonn.

CAMERÚN, con el apoyo de MALASIA, ARGENTINA y ETIOPÍA, y la oposición de AUSTRALIA, subrayó la importancia de un régimen legalmente vinculante. KENYA, CHINA, BRASIL, INDIA, CAMERÚN, SUDÁFRICA y MALASIA señalaron que el régimen internacional debería incluir, entre otras cosas: al CFP, la fuente de origen, los derechos indígenas y los sistemas sui generis. AUSTRALIA se opuso a la revelación del origen en los pedidos de patentes.

Las TRIBUS TULALIP pidieron salvaguardas contra los certificados falsos. La FEDERACIÓN SHUAR discutió la dimensión humana de la bioprospección. El GRUPO AFRICANO, MALASIA y la ASAMBLEA DE INDÍGENAS LATINOAMERICANOS subrayaron el vínculo inseparable entre el CT y los recursos genéticos. ARGENTINA argumentó que la CDB se ve debilitada por la falta de un mecanismo que asegure su aplicación. FILIPINAS, con el apoyo del CONSEJO DE PUEBLOS INDÍGENAS SOBRE EL BIOCOLONIALISMO, recomendó que el GT sobre el Artículo (j) brinde al GT sobre APB un texto específico acerca del Artículo 8 (j) antes del 30 de noviembre de 2007.

SUBGRUPO DE TRABAJO II

SISTEMAS SUI GENERIS PARA LA PROTECCIÓN DEL CT: El Copresidente del GT II, Breier, pidió comentarios acerca del proyecto de directrices para los sistemas sui generis de protección del CT (UNEP/CBD/WG8J/5/6 y INF/16). Muchos pidieron el rápido desarrollo de un marco internacional para la protección sui generis del CT. COLOMBIA propuso que el Secretario Ejecutivo prepare un proyecto de directrices en base a la información ya recibida. Tras señalar que tanto los derechos de propiedad intelectual como las medidas en contra de la apropiaci�n indebida son inadecuados para la protecci�n del CT, INDIA, TANZANIA, KENYA y el PUEBLO KUNA apoyaron el desarrollo de est�ndares internacional, con la oposici�n de AUSTRALIA, CANAD�, NUEVA ZELANDA y la UE (que prefiri� el desarrollo de una lista de elementos prioritarios).

CANAD� sugiri� que en las sesiones de APB 6 se consideren directrices para los arreglos nacionales de APB con respecto al CT, que complementen las Directrices de Bonn, y –con NUEVA ZELANDA-- propuso que la CdP 9 establezca un grupo de expertos t�cnicos para el desarrollo de tales directrices. ARGENTINA, BRASIL y FILIPINAS se opusieron.

La UE, FILIPINAS y TANZANIA se�alaron que los sistemas sui generis deber�an respetar de manera total a la Declaraci�n de las NU sobre los Derechos de los Pueblos Ind�genas (DNUDPI). CANAD� dijo que la OMPI deber�a desarrollar los elementos de los derechos de la propiedad intelectual de los sistemas sui generis, con la oposici�n del FORO IND�GENA INTERNACIONAL SOBRE LA DIVERSIDAD BIOL�GICA (FIIDB) que insisti� en que el GT sobre el Art�culo 8 (j) es el �rgano rector de los sistemas sui generis.

El GRUPO AFRICANO, COLOMBIA y la RED DE DIVERSIDAD BIOL�GICA DE LOS IND�GENAS CANADIENSES sugirieron que haya referencias a la creaci�n de capacidades y al financiamiento para el desarrollo de sistemas sui generis. ARGENTINA, con la oposici�n de MALASIA y CANAD�, advirti� que los sistemas sui generis pueden ser inconsistentes con el acuerdos de la OMPI sobre los Aspectos de los derechos de la propiedad intelectual relacionados con el comercio (ADPIRC). MALASIA inst� a los delegados a que hagan que las disposiciones de la OMC coincidan con la CDB y no argumenten que los DPI dificultan la implementaci�n de la CDB.

BRASIL propuso que se especifique que los sistemas sui generis deber�an estar basadas en la legislaci�n tradicional pertinente y garantizar el CFP de los ind�genas y los TMA. AUSTRALIA, con la oposici�n del FIIDB y la RIIDB, prefiri� una referencia a la “participaci�n previa” en lugar de al CFP ind�gena, y –con M�XICO-- solicit� que se especifique que los sistemas sui generis se basen en las leyes tradicionales s�lo cuando no entren en conflicto con las leyes nacionales o internacionales. La RED DE IND�GENAS CANADIENSES SOBRE LA DIVERSIDAD BIOL�GICA (RICDB) dijo que esto no deber�a quedar sujeto a las legislaciones nacionales y propuso que se analice el conflicto con las normas legales.

El Copresidente del SGT II, Breier, estableci� un Grupo de Amigos del Presidente para que prepare una propuesta sobre el procedimiento de desarrollo de directrices acerca de los sistemas sui generis. Se preparar� un proyecto de recomendaci�n para su posterior consideraci�n.

C�DIGO �TICO DE CONDUCTA: El Copresidente del SGT II, Retter, present� los documentos sobre un c�digo �tico de conducta que garantice el respecto hacia el patrimonio cultural e intelectual de las comunidades ind�genas y locales (UNEP/CBD/WG8J/5/7 y INF/15). El GRUPO AFRICANO recibi� con agrado los proyectos de elementos sobre creaci�n de capacidades. NORUEGA dijo que el c�digo deber�a complementar el r�gimen de APB. BRASIL, TANZANIA, la UE, ARGENTINA y la RICDB propusieron que en el pre�mbulo haya referencias a la DNUDPI.

BRASIL solicit� que se haga referencias a los principios “�ticos” a lo largo del texto. Tras se�alar que muchos de los elementos propuestos eran inaceptables, NUEVA ZELANDA y AUSTRALIA sugirieron que se prepare una lista concisa de principios y una descripci�n de foco y el objetivo del c�digo. CANAD�, con la oposici�n de la RCIDB y otros, solicit� que se reescriban o eliminen las referencias del texto que seg�n dijo infieren derechos de los ind�genas sobre la tierra, los recursos o la restituci�n, o reconocen las leyes tradicionales ind�genas, siendo que no son reconocidas por la CDB. M�XICO sugiri� que se incluyan referencias al acceso por parte de las comunidades ind�genas y locales a la tierra que tradicionalmente ocuparon.

Naturaleza y alcance: NUEVA ZELANDA, con la oposici�n de la RICDB, propuso que se limite la aplicaci�n del c�digo a la comunidad de investigaci�n, la industria extractora y a los desarrolladores, cuando interact�an con las comunidades ind�genas. BRASIL, TANZANIA, COLOMBIA y la RICDB dijeron que tambi�n deber�a aplicarse a gobiernos, agencias de financiamiento de investigaciones y a organizaciones privadas de investigaci�n, entre otros. NUEVA ZELANDA y CANAD� sostuvieron que el c�digo no deber�a promover actividades que no sean coherentes con las legislaciones nacionales. La RICDB sugiri� que el c�digo de conducta no deber�a diluir las obligaciones de los Estados en el marco de la legislaci�n de los derechos humanos. CANAD�, con la oposici�n de la RIDB, sugiri� que se elimine un p�rrafo sobre la promoci�n de la cooperaci�n de las Partes en la implementaci�n del c�digo.

Principios generales: La UE sugiri� que se reemplace el t�tulo “reconocimiento de las responsabilidades colectivas” por “protecci�n de los derechos”. NUEVA ZELANDA propuso, en cambio, “respecto por los asentamientos existentes”. La UE, TANZANIA, ARGENTINA y la RICDB pidieron que se incluyan el libre CFP de los ind�genas en los p�rrafos sobre revelaci�n y respeto. NUEVA ZELANDA y CANAD� tambi�n solicitaron que se eliminen las referencias a la protecci�n de las relaciones entre las comunidades ind�genas y su ambiente, y al enfoque precautorio, sosteniendo que no eran claras.

Consideraciones espec�ficas: NUEVA ZELANDA propuso que se separen las referencias al reconocimiento de los sitios sagrados y culturalmente significativos de aquellas que reconocen las tierras y aguas tradicionalmente ocupadas por los ind�genas y comunidades locales. BRASIL, con la oposici�n de CANAD�, solicit� una referencia a la Convenci�n 169 de la OMT (Convenci�n de Pueblos Ind�genas y Tribales) en los p�rrafos sobre repatriaci�n y participaci�n.

M�todos: NUEVA ZELANDA cuestion� el prop�sito de esta secci�n, se�alando que se refiere a principios m�s que a m�todos. La UE propuso que se agregue conocimiento secreto y sagrado en una referencia al respeto intercultural. BRASIL, con la oposici�n de NUEVA ZELANDA, sugiri� que se eliminen las referencias a la investigaci�n y las relaciones de la investigaci�n. Se preparar� un proyecto de recomendaci�n revisado.

EN LOS PASILLOS

Mientras contin�an las negociaciones en los subgrupos de trabajo, algunos delegados comentaron que el Grupo de Trabajo sobre el Art�culo 8 (j) se est� quedando atrapado en una din�mica similar a la que vivi� el Grupo de Trabajo sobre APB la semana pasada. Al parecer, sus negociaciones estar�an estanc�ndose en el punto muerto entre aquellos que se centran en la implementaci�n nacional y los que desean negociar un instrumento internacional vinculante. En ese contexto, algunos delegados se�alaron que dicho debate ya ha sido revisitado y que es el momento de “avanzar” e involucrarse con el mandato m�s espec�fico del GT sobre el Art�culo 8 (j). Otros, en tanto, bromearon planteando que el debate sobre si el cambio clim�tico est� dentro del alcance de la Convenci�n est� fuera del alcance de este grupo de trabajo.

Este n�mero del Bolet�n de Negociaciones de la Tierra � <enb@iisd.org> fue escrito y editado por Asheline Appleton, Harry Jonas, Stefan Jungcurt, Ph.D., Olivia Pasini y Nicole Schabus. Editora Digital: Leila Mead. Traducci�n al espa�ol: Socorro Estrada. Editora: Pamela S. Chasek, Ph.D. <pam@iisd.org>. Director de Servicios Informativos del IIDS: Langston James “Kimo” Goree VI <kimo@iisd.org>. Los donantes permanentes del Bolet�n son el Reino Unido (a trav�s del Departamento para el Desarrollo Internacional - DFID), el Gobierno de los Estados Unidos (a trav�s del Bur� de Oc�anos y Asuntos Ambientales y Cient�ficos Internacionales del Departamento de Estado), el Gobierno de Canad� (a trav�s del CIDA), el Ministerio de Relaciones Exteriores de Dinamarca, el Gobierno de Alemania (a trav�s de su Ministerio Federal de Medio Ambiente - BMU, y su Ministerio Federal de Cooperaci�n para el Desarrollo - BMZ), el Ministerio de Relaciones Exteriores de Pa�ses Bajos, la Comisi�n Europea (DG-ENV) y la Direcci�n General para la Protecci�n de la Naturaleza del Ministerio de Medio Ambiente y Territorio de Italia. El soporte financiero general del Bolet�n durante el a�o 2007 es brindado por la Oficina Federal para el Medio Ambiente (FOEN) de Suiza, el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio de Medio Ambiente de Noruega, el Gobierno de Australia, el Ministerio Federal de Agricultura, Silvicultura, Ambiente y Gesti�n del Agua de Austria, el Ministerio de Medio Ambiente de Suecia, el Ministerio de Asuntos Internacionales y Comercio de Nueva Zelanda, SWAN Internacional, el Ministerio de Medio Ambiente de Jap�n (a trav�s del Instituto para las Estrategias Ambientales Mundiales - IGES) y el Ministerio de Econom�a, Comercio e Industria de Jap�n (a trav�s del Instituto de Investigaci�n Mundial sobre Progreso Industrial y Social - GISPRI). El financiamiento para la traducci�n al franc�s del Bolet�n es brindado por la Organizaci�n Internacional de la Francofon�a y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia. La financiaci�n para la traducci�n al espa�ol del Bolet�n es provista por el Ministerio de Medio Ambiente de Espa�a. Las opiniones expresadas en el Bolet�n de Negociaciones de la Tierra pertenecen a sus autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista del IIDS o de sus auspiciantes. Est� permitida la publicaci�n de extractos del Bolet�n de Negociaciones de la Tierra en publicaciones no comerciales y con la correspondiente cita acad�mica. Para obtener informaci�n acerca del Bolet�n de Negociaciones de la Tierra o solicitar su servicio informativo, contacte al Director de Servicios Informativos del IIDS por correo electr�nico <kimo@iisd.org>, tel�fono: +1-646-536-7556 o en 300 East 56th St. Apt 11A, New York, NY 10022, Estados Unidos de Am�rica. El equipo del Bolet�n de Negociaciones de la Tierra en Art. 8 (j)-5 puede ser contactado por correo electr�nico escribiendo a <stefan@iisd.org>.