Boletín de Negociaciones de la Tierra

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Servicio Informativo sobre Negociaciones Relacionadas con el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible

 

Formato PDF
Versión en inglés
Versión en francés


Publicado por el Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible (IIDS)

 

Vol. 9 No. 391
Jueves,
 11 de octubre de 2007

HECHOS DESTACADOS DE APB 5:

MIÉRCOLES, 10 DE OCTUBRE DE 2007

Los delegados del quinto período de sesiones del Grupo de Trabajo Especial, de composición abierta, sobre Acceso y Participación en los Beneficios (APB) de la Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (CDB) se reunieron todo el día en un plenario y continuaron considerando elementos de un régimen internacional sobre APB relacionado con el cumplimiento, el conocimiento tradicional y los recursos genéticos, y la creación de capacidades.

REGIMEN INTERNACIONAL SOBRE APB

CUMPLIMIENTO: Certificado internacional de origen/fuente/procedencia legal: Muchos delegados dieron la bienvenida al informe de una reunión de expertos sobre un certificado reconocido internacionalmente de origen /fuente/procedencia legal (UNEP/CBD/WG-ABS/5/7).

La UE señaló que un certificado de origen/fuente/procedencia legal otorgará pruebas de que los recursos genéticos han sido obtenidos en concordancia con las provisiones nacionales, y solicitó mayor consideración de cómo integrar el conocimiento tradicional y cómo un certificado se relacionará con otros elementos de un régimen de APB.

AUSTRALIA, con el apoyo de CANADÁ y COLOMBIA, propuso desarrollar un certificado de cumplimiento como un procedimiento de prueba que los requerimientos de acceso bajo la legislación nacional han sido alcanzados. BRASIL sugirió referir a “certificados de cumplimiento con la legislación nacional en cumplimiento con la Convención”, identificar los certificados por números únicos, y establecer autoridades nacionales en los países proveedores y usuarios para monitorear recursos genéticos y conocimiento tradicional. Muchos delegados señalaron que los certificados deben complementar, no reemplazar subrayando los contratos usuarios y proveedores. AUSTRALIA dijo que el certificado debe ser tratado sobre una base voluntaria e implementado a nivel nacional para reflejar el cumplimiento con la ley nacional.

JAPÓN y la CÁMARA INTERNACIONAL DE COMERCIO sugirieron identificar los objetivos de los certificados, llevando a un análisis de costo beneficio y, junto a AUSTRALIA y ARGENTINA, sostuvieron que los certificados deben ser efficiencia de costo. EE.UU. solicitó más información con respecto a los costos asociados con el certificado.

Los PMDA sostuvo que el certificado debe ser reconocido internacionalmente, cumplir con las leyes nacionales, e incluir ambas consecuencias para mecanismos por infracciones y puesta en vigor tales como puntos de control. Los PMDA y Burkina Faso, por el GRUPO AFRICANO, destacaron que el certificado de origen debe ser obligatorio. UCRANIA y PERÚ apoyaron un certificado obligatorio tanto para proveedores como usuarios, con PERÚ señalando que los sistemas legales nacionales no siempre otorgar APB efectivo. COSTA RICA declaró que un certificado de fuente debe ser un instrumento para verificar el cumplimiento con consentimiento fundamentado previo (CFP) y con términos mutuamente acordados (TMA). TAILANDIA sugirió establecer puntos de control para usuarios científicos y desarrollar mecanismos alternativos tales como números de serie reconocidos internacionalmente.

MÉXICO señaló que los certificados pueden facilitar el APB cuando el uso de recursos genéticos sea fuera del país proveedor. FILIPINAS destacó la importancia de la transparencia. ARGENTINA subrayó la necesidad de certificados para promover el rastreo. Los PMDA propuso vincular el monitoreo y el seguimiento de los recursos genéticos y solicitó medidas para proveer un acceso a la justicia expeditivo, efectivo y a bajo costo.

El FORO INDÍGENA INTERNACIONAL SOBRE DIVERSIDAD BIOLÓGICA (FIIDB) señaló que debe obtenerse el CFP del pueblo indígena, y destacó la necesidad de certeza con respecto a los derechos de los pueblos indígenas. Las ASAMBLEAS DE ÍNDIGENAS NORTEAMERICANOS señalaron que un sistema de certificado debe: reconocer las leyes tradicionales de los indígenas y sus derechos a las fuentes; basarse en autoridades e instituciones indígenas; y respetar el CFP indígena. Las ASAMBLEAS DE INDÍGENAS DE ASIA, el ÁRTICO, ÁFRICA Y el PACÍFICO y el FIIDB solicitaron que un certificado también cubra el conocimiento tradicional, con la ASAMBLEA DEL PACÍFICO oponiéndose a cualquier certificado que no lo haga.

La ALIANZA AMERICANA DE LA BIOINDUSTRIA se opuso a cualquier sistema de certificado que involucre requerimientos de apertura obligatorios en las aplicaciones de patentes. La UICN sugirió que el mandato del grupo de expertos técnicos sea renovado y que se cree y testee un modelo de certificado. El GRUPO CONSULTOR SOBRE INVESTIGACIÓN AGRÍCOLA INTERNACIONAL señaló que el acuerdo estándar de transferencia de material bajo el Tratado Internacional sobre Recursos Genéticos Vegetales para Alimentación y Agricultura cumple con la función de un certificado de origen y puede servir como un modelo.

Monitoreo, puesta en vigor y establecimiento del conflicto: La UE sugirió posponer la discusión sobre este ítem hasta que los elementos principales de un régimen internacional sean identificados. El GRUPO AFRICANO y BRASIL pusieron énfasis en que las medidas para apoyar el cumplimiento están estrechamente vinculadas con el CFP y los TMA señalando que tales medidas nivela el campo de juego y promueve acceso a la justicia para los países en desarrollo.

ARGENTINA y CUBA, solicitaron un mecanismo de resolución de disputa para el APB, y MÉXICO propuso un estudio de viabilidad de un mecanismo de cumplimiento similar a aquel bajo el Protocolo de Bioseguridad. Tuvalu, para los PEQUEÑOS ESTADOS INSULTARES DESARROLLADOS DEL PACÍFICO, solicitó una lista de acciones indicativa que constituya una malversación de los recursos genéticos. TAILANDIA y PERÚ propusieron que el régimen internacional requiera a los países usuario facilitar el acceso mecanismos de arbitraje y recuperación para los países proveedores.

AUSTRALIA desafió a las delegaciones a demostrar por qué los mecanismos de establecimiento de puesta en vigor y disputa bajo legislación internacional privada son insuficientes para asegurar el cumplimiento bajo cualquier régimen de APB.

ARGENTINA señaló que las litigaciones son costosas y consumen tiempo. NUEVA ZELANDA señaló la necesidad de considerar qué puede ser alcanzado a través de contratos y regímenes nacionales y consecuentemente qué será requerido de cualquier régimen internacional para suplementar los mecanismos nacionales. Al señalar que las leyes nacionales otorgan remedios, CANADÁ apoyó un enfoque contractual para asegurar el cumplimiento.

CONOCIMIENTO TRADICIONAL Y RECURSOS GENÉTICOS: PERÚ dijo que el régimen debe definir los vínculos entre el APB y la protección del conocimiento tradicional, y BRASIL priorizó lo último como un elemento central de cualquier régimen de APB. La UE, UGANDA y BURKINA FASO sugirieron considerar los mecanismos para prevenir a los usuarios que evitan el acceso a la legislaci�n nacional de los pa�ses proveedores, con UGANDA agregando que cualquier r�gimen internacional debe contener medidas para prevenir infracciones. BURKINA FASO observ� que el r�gimen internacional debe estipular las medidas para la protecci�n del conocimiento tradicional.

El GRUPO AFRICANO, con el PMDA, destac� la necesidad de respetar a los tenedores del conocimiento tradicional con CFP y alent� a las partes a adoptar sistemas nacionales sui generis para el conocimiento tradicional en concordancia con sus leyes nacionales. Agreg� que los delegados deben tener en cuenta las provisiones relevantes de la Declaraci�n de las NU sobre los Derechos de los Pueblos Ind�genas (DNUDPI). Con el apoyo de la UE, el PMDA y el Grupo AFRICANO tambi�n declararon que los sistemas existentes proveen una protecci�n insuficiente para el conocimiento tradicional.

La UE, JAP�N y CANAD� reiteraron que la OMPI debe ser el foro primario para las discusiones sobre aspectos de la PI para la protecci�n del conocimiento tradicional y solicit� colaboraci�n entre los Grupos de Trabajo de APB y el Art�culo 8(j). Mientras la UE subray� que la DNUDPI refuerza los derechos de los pueblos ind�genas para participar en la toma de decisi�n en asuntos que los afectan, CANAD� objet� citar la DNUDPI, se�alando que la declaraci�n no es legalmente vinculante.

NUEVA ZELANDA y AUSTRALIA solicitaron al Grupo de Trabajo del Art�culo 8(j) desarrollar directrices sobre la integraci�n del conocimiento tradicional en la legislaci�n nacional sobre APB, con AUSTRALIA se�alando que esto solo debe tratar formas que no sean de DPI para la protecci�n del conocimiento tradicional. COLOMBIA solicit� el desarrollo de sistemas nacionales sui generis para la protecci�n del conocimiento tradicional. TAILANDIA se�al� que cualquier sistema sui generis para la protecci�n del conocimiento tradicional podr�a ser adoptado como un marco general o como un sistema m�s detallado. ECUADOR solicit� regulaci�n para asegurar el cumplimiento con el CFP y los TMA al garantizar el acceso al conocimiento tradicional.

M�XICO solicit� fortalecer el Grupo de Trabajo del Art�culo 8(j) al cual el Grupo de Trabajo sobre APB debe otorgar informaci�n. NORUEGA, con UGANDA, se�al� que el trabajo actual sobre sistemas sui generis, un c�digo de �tica de conducta y conocimiento tradicional debe se refinado, e indic� que cualquier nuevo sistema debe tratar los derechos de los pa�ses y los pueblos ind�genas.

ETIOP�A solicit� medidas para prevenir la bio pirater�a. FILIPINAS, y la TERCERA RED DE TRABAJO MUNDIAL:  solicitaron hacer foco en la bio pirater�a, defini�ndola como instancias de acceso recursos gen�ticos y conocimiento tradicional sin conocimiento y consentimiento de los tenedores; y sus usos, desarrollo y comercializaci�n basados en aplicaciones de DPI sin la participaci�n en los beneficios. Destac� la necesidad de una regulaci�n internacional para proteger a los tenedores del conocimiento tradicional y los recursos gen�ticos de la biopirater�a antes que obligarlos a probar la malversaci�n.

AUSTRALIA elev� su preocupaci�n sobre la definici�n de malversaci�n, se�alando que debe centrarse en el robe y excluir la brecha del contrato y el uso de buena fe recursos gen�ticos obtenidos inapropiadamente. Sugiri� que la malversaci�n de los recursos gen�ticos y el conocimiento tradicional requerir�n definiciones diferentes. HAIT� observ� que los ind�genas y las comunidades locales contribuyen a la investigaci�n y las innovaciones gen�ticas y deben beneficiarse correspondientemente con los DPIs asociados.

Las ASAMBLEAS DE IND�GENAS NORTEAMERICANOS solicitaron una participaci�n total y efectiva de los pueblos ind�genas en el monitoreo y desarrollo de mecanismos de cumplimiento del APB. Las ASAMBLEAS DE IND�GENAS DE AMERICA LATINA solicitaron reconocer a los pueblos ind�genas como propietarios del conocimiento tradicional y los recursos gen�ticos y que el acceso est� sujeto a libre CFP de los pueblos ind�genas. Las ASAMBLEAS DE LOS IND�GENAS DEL PAC�FICO pusieron �nfasis en que es prematuro explorar un r�gimen sobre APB antes de que las cuestiones relacionadas con el conocimiento tradicional sean resueltas.

El FORO PERMANENTE DE LAS NU SOBRE CUESTIONES IND�GENAS declar� que el desarrollo de un fuerte c�digo de conducta �tica para asegurar el respecto al legado cultural e intelectual de los ind�genas y las comunidades locales por el Grupo de Trabajo del Art�culo 8(j) puede asistir en el desarrollo de un r�gimen internacional de APB.

CREACI�N DE CAPACIDADES: El GRUPO AFRICANO solicit� requerimiento m�nimos obligatorios y apoyo multilateral para la creaci�n de capacidades y transferencia tecnol�gica para permitir a los pa�ses proveedores comprometerse en actividades de valor agregado. El PMDA, con el apoyo de ARGENTINA y CUBA, se�al� que los elementos del cumplimiento y participaci�n en los beneficios requerir�n creaci�n de capacidades y transferencia de tecnolog�a. TAILANDIA solicit� la creaci�n de capacidades para el acceso a mecanismos judiciales y de establecimiento disputas alternativas. La UE expres� su voluntad de continuar apoyando las actividades de creaci�n de capacidades para APB.

SUIZA present� su Herramienta de Gesti�n de APB, el cual provee herramientas y orientaci�n basada en una experiencia pr�cticas globales para los gobiernos, partes involucradas y practicantes en la implementaci�n de las Directrices de Bonn. Las Islas Salom�n, para los PEIDs del Pac�fico, solicitaron la creaci�n de capacidades conducidas por el pa�s. CUBA solicit� financiaci�n adecuada al respecto.

EN LOS PASILLOS

Los Copresidentes anunciaron que preparar�n un nuevo texto que sea considerado disparando reacciones encontradas entre los delegados. Algunos opinaron que el nuevo texto marcar� un gran paso hacia las negociaciones substantivas sobre el r�gimen internacional. Otros aceptaron con pesar que el texto podr�a mostrar menos convergencia que lo esperado y m�s a�n poner fin a las esperanzas de creaci�n de coaliciones multiregionales.

Un n�mero de delegados se�al� la eficacia de las propuestas presentadas por los participantes ind�genas de varias coaliciones de asambleas regionales, ya que este enfoque refleja la diversidad de las cuestiones ind�genas. Otro delegado coment� que este enfoque s�lo podr� ser efectivo si las asambleas no se contradicen entre ellas en relaci�n con las demandas clave, ya que esto podr�a debilitar su posici�n de negociaci�n. Otros delegados se�alaron que la evaluaci�n de la participaci�n ind�gena en el proceso de APB no debe pasar por su participaci�n en la sesi�n plenaria, sino por el nivel de presentaciones substantivas realizadas en las negociaciones del grupo de contacto.

Este n�mero del Bolet�n de Negociaciones de la Tierra � <enb@iisd.org> fue escrito y editado por Asheline Appleton, Sikina Jinnah, Harry Jonas, Stefan Jungcurt, Ph.D. and Nicole Schabus. Editora Digital: Leila Mead. Traducci�n al espa�ol: Socorro Estrada. Editora: Pamela S. Chasek, Ph.D. <pam@iisd.org>. Director de Servicios Informativos del IIDS: Langston James “Kimo” Goree VI <kimo@iisd.org>. Los donantes permanentes del Bolet�n son el Reino Unido (a trav�s del Departamento para el Desarrollo Internacional - DFID), el Gobierno de los Estados Unidos (a trav�s del Bur� de Oc�anos y Asuntos Ambientales y Cient�ficos Internacionales del Departamento de Estado), el Gobierno de Canad� (a trav�s del CIDA), el Ministerio de Relaciones Exteriores de Dinamarca, el Gobierno de Alemania (a trav�s de su Ministerio Federal de Medio Ambiente - BMU, y su Ministerio Federal de Cooperaci�n para el Desarrollo - BMZ), el Ministerio de Relaciones Exteriores de Pa�ses Bajos, la Comisi�n Europea (DG-ENV) y la Direcci�n General para la Protecci�n de la Naturaleza del Ministerio de Medio Ambiente y Territorio de Italia. El soporte financiero general del Bolet�n durante el a�o 2007 es brindado por la Oficina Federal para el Medio Ambiente (FOEN) de Suiza, el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio de Medio Ambiente de Noruega, el Gobierno de Australia, el Ministerio Federal de Medio Ambiente de Austria, el Ministerio de Medio Ambiente de Suecia, el Ministerio de Asuntos Internacionales y Comercio de Nueva Zelanda, SWAN Internacional, el Ministerio de Medio Ambiente de Jap�n (a trav�s del Instituto para las Estrategias Ambientales Mundiales - IGES) y el Ministerio de Econom�a, Comercio e Industria de Jap�n (a trav�s del Instituto de Investigaci�n Mundial sobre Progreso Industrial y Social - GISPRI). El financiamiento para la traducci�n al franc�s del Bolet�n es brindado por la Organizaci�n Internacional de la Francofon�a y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia. La financiaci�n para la traducci�n al espa�ol del Bolet�n es provista por el Ministerio de Medio Ambiente de Espa�a. Las opiniones expresadas en el Bolet�n de Negociaciones de la Tierra pertenecen a sus autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista del IIDS o de sus auspiciantes. Est� permitida la publicaci�n de extractos del Bolet�n de Negociaciones de la Tierra en publicaciones no comerciales y con la correspondiente cita acad�mica. Para obtener informaci�n acerca del Bolet�n de Negociaciones de la Tierra o solicitar su servicio informativo, contacte al Director de Servicios Informativos del IIDS por correo electr�nico <kimo@iisd.org>, tel�fono: +1-646-536-7556 o en 300 East 56th St. Apt 11A, New York, NY 10022, Estados Unidos de Am�rica. El equipo del BNT en la APB-5 puede ser contactado por correo electr�nico escribiendo a <stefan@iisd.org>.