Boletín de Negociaciones de la Tierra

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Servicio Informativo sobre Negociaciones Relacionadas con el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible

 

Formato PDF
Formato Texto
Versión en inglés
Versión en francés


Publicado por el Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible (IIDS)

 

Vol. 9 No. 314
Viernes, 27 de mayo de 2005

HECHOS DESTACADOS DEL GRUPO ESPECIAL SOBRE RSPONSABILIDAD Y REPARACIÓN:

JUEVES, 26 DE MAYO DE 2005

Los delegados de la primera reunión del Grupo Especial Abierto de Expertos Legales y Técnicos en Responsabilidad y Reparación en el contexto del Protocolo de Cartagena sobre Seguridad de la Biotecnología de la Convención sobre la Diversidad Biológica (CDB) se reunió en el Plenario a lo largo de todo el día. Los delegados trataron el anexo del informe de la reunión del Grupo de Expertos Técnicos (UNEP/CBD/BS/WG-L&R/1/2) que contiene escenarios, opciones, enfoques y cuestiones para su posterior consideración.

ESCENARIOS, OPCIONES, ENFOQUES Y CUESTIONES A SER CONSIDERADOS

COMPONENTES DE LA DEFINICIÓN DE DAÑO: El Copresidente René Lefeber (Países Bajos) pidió comentarios sobre los componentes del daño al medio ambiente y el daño a la conservación y el uso sostenible de la diversidad biológica. INDIA, ALGERIA SENEGAL y ECOROPA sugirieron fusionar los dos componentes. ECOROPA hizo además hincapié en la investigación de la causalidad, y SENEGAL propuso una referencia a la explotación de la diversidad biológica.

SIRIA, MALI, UGANDA y BOTSWANA apoyaron que se retenga la referencia al daño al medio ambiente, en tanto SIRIA y MALI expresaron preocupación por el daño al suelo y al agua. EL SALVADOR sugirió la inclusión de daño a la productividad, estructura, funcionamiento y diversidad natural de los ecosistemas, tal como es mencionada en la Decisión V/6 (Enfoque del ecosistema) de la COP. TÚNEZ propuso una referencia al daño a la agricultura orgánica. Greenpeace sostuvo que el daño a la diversidad biológica bajo la CDB significa daño a la variabilidad, por lo que debe incluirse el daño a las especies individuales.

AUSTRALIA y la COALICIÓN INTERNACIONAL DEL COMERCIO DE GRANOS prefirieron referencia al daño a la conservación y el uso sostenible de la diversidad biológica. Y AUSTRALIA propuso incluir un umbral de daño y criterios para la definición de daño. BRASIL instó a una posterior discusión sobre la definición de daño y el alcance de la responsabilidad.

Con respecto al daño a la salud humana, numerosos países en desarrollo apoyaron que se retenga la referencia. El RU, en representación de la UE, y con el apoyo de COTE D’IVOIRE señalaron que la salud humana pueda estar cubierta bajo el daño tradicional. La COALICIÓN MUNDIAL DE LA INDUSTRIA argumentó que, bajo el Artículo 4 (Alcance) del Protocolo, el daño a la salud humana necesidad surgir como producto del daño a la diversidad biológica.

En cuanto al daño socioeconómico, en especial relacionado con los indígenas y las comunidades locales, muchos delegados sugirieron retener la referencia, destacando el Artículo 26 del Protocolo (Consideraciones Socioeconómicas). Tras dirigir la atención al informe de la Comisión para la Cooperación Ambiental sobre los efectos del maíz transgénico en México, MALASIA explico que el daño socioeconómico implica un daño a los valores culturales, espirituales y morales. ESTONIA se refirió al daño al patrimonio cultural y al estilo de vida tradicional. Y ZIMBABWE a la pérdida de seguridad alimentaria. BOTSWANA se refirió a la pérdida de habilidades de los agricultores y de independencia. EGIPTO puso énfasis en el daño socioeconómico resultante de los disturbios en una sociedad de estructura competitiva. La UE, con el apoyo de muchos, dirigió la atención a los vínculos con el daño al uso sostenible de la diversidad biológica y el daño tradicional. SUIZA y TAILANDIA enfatizaron la necesidad de una clara definición, y COLOMBIA sugirió agregar conceptos sobre daño moral y cultural.

ARGENTINA señalo que el daño socioeconómico no esta dentro del alcance del Protocolo. Estados Unidos destacó que, de acuerdo con el Articulo 26, se necesita establecer un impacto sobre la diversidad biológica antes de que sean tomadas en cuenta las consideraciones socioeconómicas internacionales. LA COALICIÓN MUNDIAL DE LA INDUSTRIA y la COALICIÓN INTERNACIONAL DEL COMERCIO DE GRANO señaló que el Articulo 26 del Protocolo está limitado a importar decisiones. La UNIVERSIDAD DE BERN remarcó que una definición más amplia del daño puede resultar en problemas de implementación a nivel nacional, y que el daño necesita poder ser asegurado para que el régimen sea operativo.

Con respecto al daño tradicional, la UE destacó la necesidad de considerar sistemas legales existentes. INDIA, MALASIA y UGANDA, con la oposición de ANTIGUA Y BARBUDA y GRANADA, apoyaron retener los componentes del daño tradicional.

VALUACIÓN DEL DAÑO A LA DIVERSIDAD BIOLÓGICA: En cuanto a los posibles enfoques para la valuación el daño a la conservación y uso sostenible de la diversidad biológica, SENEGAL y ECOROPA destacaron la necesidad de incluir el marco temporal completo necesario para la restauración. NORUEGA solicitó una guía y criterios para la valuación del daño cuando sea imposible completar la restauración. La UE pidió que la valuación del daño a la conservación se base en medidas razonables y señaló que diferentes consideraciones podrían ser apropiadas para valuar el daño en el uso sostenible. AUSTRALIA solicitó que las medidas de valuación no impongan costos onerosos sobre los Estados. EL INSTITUTO EDMONS destacó las variaciones culturales en la valuación del daño. Y VENEZUELA y MALASIA propusieron usar términos reconocidos internacionalmente.

En relación a los costos de las medidas de restablecimiento, GABÓN sugirió una referencia a los costos de la rehabilitaron del sitio en lugar de a la introducción de componentes originales. Con respecto a la definición de la pérdida de diversidad biológica, muchos delegados destacaron la necesidad de pautas y de diferenciar entre organismos vivos modificados (OVMs) y otras causas. Tras señalar que la valuación debe incluir la variación natural, CANADÁ solicitó a la Secretaría que compile la información existente. ESTADOS UNIDOS destacó las complejas causas del daño socioeconómico.

Muchos países en desarrollo solicitaron la creación de capacidades para el desarrollo de líneas base, particularmente en los países megadiversos, con UGANDA señalando incertidumbre sobre los niveles de diversidad biológica inicial. Tras destacar otras medidas de determinar el daño, COLOMBIA y PERÚ opusieron se opusieron a las líneas base como prerrequisito para la valuación. MALASIA agregó que probar una situación preexistente en un juicio no requiere de una línea base. SENEGAL observó que la evaluación debe ser conducida localmente. ARGENTINA puso énfasis en los umbrales y los puntos de referencia. GREENPEACE destacó que un daño podría seguir en curso y convertirse en significativo en a través del tiempo.

Muchos delegados solicitaron conservar una referencia a la situación especial de los centros de origen y de diversidad genética, argumentando que necesitan una mayor protección contra la contaminación.

CAUSALIDAD: El Copresidente Lefeber señaló que la causalidad no es usualmente tratada en los acuerdos internacionales sobre responsabilidad, pero que es una cuestión importante en el movimiento transfronterizo de OVMs. La UE sugirió mayores consideraciones sobre el nivel de regulación tanto a nivel internacional como doméstico. La COALICION INTERNACIONAL DEL COMERCIO DEL GRANO señaló que la causalidad debe establecerse a través de vínculos claros para conducir y acercar una causa, con la cargas de las pruebas sobre el demandante.

CANALIZACIÓN DE LA RESPONSABILIDAD: El Copresidente Lefeber invitó a los participantes a identificar mayores opciones para la conducción de la responsabilidad. La UE propuso agregar un enfoque administrativo basado en la asignación de costos de respuesta y medidas de restablecimiento. Con la oposición de EGIPTO, AUSTRALIA señaló que tanto la obligación del Estado como --con la UE-- la responsabilidad del Estado no corresponden. CUBA, KENIA y COLOMBIA estuvieron de acuerdo con la obligación primaria del operador y la responsabilidad residual del Estado.

Con respecto a la responsabilidad civil, IRÁN sugirió la extensión del daño como otro factor, proponiendo una estricta responsabilidad por daños para los centros de origen. ARGENTINA, CANADÁ y ESTADOS UNIDOS se opusieron a considerara a los OVMs como peligrosos, y estuvieron a favor de la responsabilidad basada en la falta. La COALICIÓN MUNDIAL DE LA INDUSTRIA propuso limitar la responsabilidad de los operadores al riesgo identificado por las autoridades públicas. Y SENEGAL hizo hincapié en el rol del productor en la provisión de información de la evaluación del riesgo. La COALICION INTERNACIONAL DEL COMERCIO DEL GRANO solicitó limitar la responsabilidad civil cuando existe una razonable preocupación por evitar el daño. INDIA, CUBA y MALASIA se expresaron a favor de una responsabilidad estricta. ECOROPA señaló que la responsabilidad basada en la falta podría dar una ventaja comparativa a los ciudadanos de los pa�ses que no son Parte del Protocolo. EL CONSEJO DE ACCION DE BIOTECNOLOG�A DE WASHINGTON y GREENPEACE prefirieron un r�gimen estricto de responsabilidad, y llamaron la atenci�n sobre la falta de transparencia y de sistemas de localizaci�n, y sobre los pagos de los contaminadores y los principios precautorios.

Luego los delegados discutieron posibles exenciones o incluso la mitigaci�n de la responsabilidad estricta. MALASIA, con el apoyo de muchos y la oposici�n de la UE, sugiri� borrar una exenci�n basada en el permiso de una actividad por medio de una ley aplicable o una autorizaci�n espec�fica. LIBERIA y otros cuestionaron una exenci�n con respecto a actividades consideradas no da�inas de acuerdo con estado del conocimiento cient�fico y t�cnico al momento de ser llevadas a cabo. El CONSEJO DE ACCI�N DE LA BIOTECNOLOG�A DE WASHINGTON observ� que tal exenci�n recompensa la falta de investigaci�n sobre los riesgos de los OVMs. A manera de compromiso, COLOMBIA sugiri� dos listados diferentes de exenciones y aspectos de mitigaci�n, y la UE propuso su posterior consideraci�n en la pr�xima reuni�n del Grupo Especial.

En relaci�n con las consideraciones posteriores sobre responsabilidad civil, NAMIBIA propuso agregar opciones sobre el prorrateo de la responsabilidad y --con UGANDA-- sobre la responsabilidad vicaria.

SEGURIDAD FINANCIERA: Los delegados discutieron opciones de mecanismos de seguridad financiera, incluidos modos de seguridad financiera y acuerdos financieros colectivos. MALASIA se�al� que ambos son necesarios y, con COLOMBIA, propuso un fondo basado en contribuciones de la industria biotecnol�gica. UGANDA destac� la necesidad de definir las circunstancias bajo las cuales podr�a tomar efecto un fondo. SUIZA se�al� que un fondo es incompatible con los principios de pago del contaminador, y MARRUECOS record� el rol del principio de la conducta responsable del operador. CANAD� alerto que una controversia sobre un fondo podr�a disuadir la ratificaci�n y sugiri� buscar orientaci�n sobre las opciones del r�gimen en la industria de seguros. NUEVA ZELANDA inst� a definir a partir de las experiencias nacionales. SUIZA sugiri� limitar la compensaci�n garantizada al da�o tradicional. ECOROPA se�al� que, de acuerdo al principio de precauci�n, los Estados no deben embarcarse en riesgos considerados incalculables por las compa��as de seguro.

ESTABLECIMIENTO DE DEMANDAS: Con respecto al establecimiento de demandas, incluidos los procedimientos interestatales y civiles, la UE sugiri� considerar procedimientos administrativos. GREENPEACE destac� la necesidad de un tribunal accesible tanto para los Estados como para los privados, y se�al� el potencial para las sinergias con el Tribunal Internacional para la Ley del Mar.

SOST�N PARA LA PRESENTACI�N DE DEMANDAS: En relaci�n con los tipos de da�o, NUEVA ZELANDA y la UE propusieron que los costos de las medidas de respuesta y restablecimiento tambi�n sean garantizados por la entidad a cargo de los costos. Con respecto al da�o tradicional, UGANDA Y COTE D�IVOIRE sugirieron garantizar el apoyo a personas o grupos que act�an en defensa del inter�s de las personas afectadas. NAMIBIA, en tanto, apoy� extender tal apoyo a los dependientes. Sobre el da�o al medio ambiente y la diversidad biol�gica, UGANDA destac� la posibilidad de las comunidades afectadas de presentar demandas. Con respecto al da�o a la salud humana, GHANA y UGANDA sugirieron ampliar el apoyo a los Estados afectados para que alcance tambi�n a las personas afectadas. ECOROPA, con la oposici�n de NUEVA ZELANDA y AUSTRALIA, sugiri� anular un elemento sobre el involucramiento directo en el movimiento transfronterizo de OVMs. EGIPTO propuso una mayor consideraci�n del nivel de involucramiento.

LIMITACIONES DE LA RESPONSABILIDAD: MALASIA se�al� que la limitaci�n de montos debe ser referenciada con la seguridad financiera.

NO PARTES: El Copresidente Lefeber se�al� la posibilidad de que las Partes acuerden un enfoque com�n hacia las no Partes. MALASIA y UGANDA sugirieron una obligaci�n para que las Partes que comercien con no Partes deban establecer acuerdos bilaterales con est�ndares m�nimos sobre responsabilidad y reparaci�n.

ELECCI�N DEL INSTRUMENTO: SENEGAL, apoyado por muchos, solicit� un instrumento legalmente vinculante. NUEVA ZELANDA, con la oposici�n de MALASIA, sugiri� que una opci�n ser�a no tener un instrumento. La UE prefiri� un enfoque en dos etapas, incluyendo el desarrollo de un instrumento no vinculante, la evaluaci�n de sus efectos, y la consideraci�n subsecuentemente del desarrollo de un instrumento legalmente vinculante. Adem�s destac� la creaci�n de capacidades como medio para la realizaci�n de dicho objetivo. BRASIL y EL SALVADOR sugirieron que todas las opciones sean retenidas para su futura consideraci�n.

EN LOS PASILLOS

Mientras el Grupo Especial continuaba con su metodolog�a de discutir posibles elementos de responsabilidad y reparaci�n, algunos delegados se�alaron el desaf�o de confiar en esquemas de seguros para proveer un mecanismo de seguridad financiera a los riesgos resultantes de los OVMs. Otros participantes se�alaron que un alcance amplio y la falta de limitaciones de la responsabilidad podr�a desalentar a los aseguradores privados a ofrecer cobertura. Observaron que, como en otros reg�menes de responsabilidad, la ausencia de seguridad financiera podr�a convertirse en un bloque que se interponga en las negociaciones y la entrada en vigencia de un posible elemento legalmente vinculante. No obstante, algunos destacaron que tales dificultades no deben desalentar las negociaciones, ya que en el sector de los seguros las innovaciones siempre siguieron a la evoluci�n de los conceptos legales para la protecci�n de las v�ctimas.


Este n�mero del Bolet�n de Negociaciones de la Tierra � <enb@iisd.org> fue escrito y editado por Stefan Jungcurt, Pia M. Kohler, William McPherson, Ph.D., Elisa Morgera, y Elsa Tsioumani. Editor de Contenido Digital: Francis Dejon. Traducci�n al espa�ol: Socorro Estrada. Editora: Pamela S. Chasek, Ph.D. <pam@iisd.org>. Director de Servicios de Informaci�n del IIDS: Langston James �Kimo� Goree VI <kimo@iisd.org>. El soporte financiero permanente del Bolet�n es brindado por el Gobierno de los Estados Unidos (a trav�s del Bureau de Oc�anos y Asuntos Ambientales y Cient�ficos Internacionales del Departamento de Estado), el Gobierno de Canad� (a trav�s de CIDA), la Agencia Suiza para el Medio Ambiente, los Bosques y el Paisaje (SAEFL), el Reino Unido de Gran Breta�a (a trav�s del Departamento para el Desarrollo Internacional - DFID), el Ministerio de Relaciones Exteriores de Dinamarca, el Gobierno de Alemania (a trav�s de su Ministerio Federal de Medio Ambiente - BMU, y su Ministerio Federal de Cooperaci�n para el Desarrollo - BMZ), el Ministerio de Relaciones Exteriores de Pa�ses Bajos, la Comisi�n Europea (DG-ENV), y el Ministerio de Medio Ambiente de Italia. El soporte financiero general del Bolet�n durante el a�o 2005 es brindado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el Gobierno de Australia, el Ministerio Federal de Gesti�n de la Agricultura, la Silvicultura, el Medio Ambiente y el Agua de Austria, el Ministerio de Desarrollo Sostenible y el Ministerio de Asuntos Exteriores de Suecia, el Ministerio de Medio Ambiente y el de Relaciones Exteriores de Noruega, el Ministerio de Medio Ambiente y Relaciones Exteriores de Finlandia, SWAN Internacional, el Ministerio de Medio Ambiente de Jap�n (a trav�s del Instituto para las Estrategias Ambientales Globales - IGES), y el Ministerio de Econom�a, Comercio e Industria de Jap�n (a trav�s del Instituto de Investigaci�n sobre Industria y Progreso Social Global - GISPRI). El financiamiento para la traducci�n al franc�s del Bolet�n es brindado por la Organizaci�n Internacional de la Francofon�a y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia. La financiaci�n para la traducci�n al espa�ol del Bolet�n fue provista por el Ministerio de Medio Ambiente de Espa�a. Las opiniones expresadas en el Bolet�n de Negociaciones de la Tierra son de los autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista del IIDS o de sus auspiciantes. Extractos del Bolet�n de Negociaciones de la Tierra pueden ser utilizados en publicaciones no comerciales con la cita acad�mica correspondiente. Para obtener informaci�n acerca del Bolet�n de Negociaciones de la Tierra o solicitar su servicio informativo, contacte al Director de Servicios de Informaci�n del IIDS por correo electr�nico <kimo@iisd.org>, tel�fono: +1-646-536-7556 o en 212 East 47th St.#21F, New York, NY 10017 USA. El equipo de trabajo del Bolet�n de Negociaciones de la Tierra en el GTRRSB-1 puede ser contactado por correo electr�nico en <elsa@iisd.org>.